No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

viernes, 7 de febrero de 2014

Chinchilla, chinchilla, chinchilla

He intentado poner solo una entrada al día para no saturar porque no quiero estresar a nadie. Pero es una emergencia. Mi perra se ha muerto. Murió el miércoles. Mi padre me lo ha dicho hoy, al llegar a casa. No voy a profundizar mucho en el tea porque ya estoy al borde de las lágrimas y siendo de día me pueden ver. Esperaré a que se haga de noche y se vayan a dormir para llorar en mi cama. No se lo diré a nadie fuera de aquí por ahora porque me compadecerían o me darían unas condolencias que no merezco. Ya dije que me había pasado estudiando más tiempo estudiando que con ella. No la he cuidado demasiado en todo este tiempo, no merezco que nadie sienta pena por mí. Otra buena razón para no estudiar. 

Bueno, voy a parar ya porque no sé cuánto más podré seguir reteniendo el mar de lágrimas en mis ojos. Mañana será otro día, eso espero. Pero hoy...

hoy solo quiero que la noche llegue pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario