No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Como en un parque de atracciones

 Hola, ¿qué tal vuestro día? Yo acabo de volver a casa tras otra jornada maratoniana, aunque no tanto como la del lunes. Os quería contar algo que he estado pensando esta mañana en clase, porque resulta que en la única hora libre del día, los chicos de clase han comenzado a jugar con una pelotita, a lanzarla unos a otros de formas impensables. Es curioso como la universidad puede ser al mismo tiempo un templo del saber, una sala de torturas y un documental de fauna salvaje. Personalmente, me divertía viéndolos jugar, me ha recordado a mis años de instituto. Y, claro, yo he madurado muy poco desde aquellos años y ha sido todo un consuelo ver que los chicos han madurado todavía menos que yo. En fin, que resultaba casi divertido verlos correr de un lado a otra tras la pelota cual perro tras chuletón, hasta que la pelota me ha dado a mí. Mira que había cabezas peligrando, pero ha venido a darme a mí -.-' Soy gafe.

El caso, y lo siento chicos pero hoy os toca sufrir, es que he estado pensando, mientras los veía emocionarse intentando colarla en la papelera, que las mujeres y los hombres somos muy distintos. Y pensaréis "chica, pues no has descubierto nada nuevo" Lo sé, lo que quiero explicar es lo complicado que resulta a veces ser una mujer. Las hormonas y las neuronas se confabulan en nuestra contra. Chicos atentos porque eso que dicen en las películas de que cuando una mujer dice que no es que sí y cosas de esas raras, no es verdad. No es que digamos cosas que no sentimos o cosas así, lo que pasa es que nuestro humor es una auténtica montaña rusa. Bueno, no quiero caer en generalizaciones tontas, así que, personalmente, yo vivo en una montaña rusa constante. Estoy en un estado normal, y me da de golpe un bajón o me levanto con una energía para fundir el mundo. Ya no sé si soy bipolar o estoy loca simplemente o son las hormonas. Pero es que claro, si las mujeres somos montañas rusas, los hombres son como el trenecito de la bruja (y ni siquiera, porque no suelen usar escoba). Un mismo estímulo (pongamos una situación difícil, una frase de alguien) a las chicas nos puede generar un super bajón o una alegría, pero los chicos lineal... no quiero decir que sean un encefalograma plano (que quizás alguno) sino que es mucho más difícil (al menos por lo que he observado) que les afecte algo.
Mujeres

Hombres

Y yo me pregunto ¿por qué? ¿Por qué las tías lo hacemos todo tan complicado a veces? ¿Por qué tenemos que buscarle siempre un por qué a las cosas?...¿Veis? Siempre buscando razones y dándole vueltas: pues este me ha dicho esto, y qué querría decir, y por qué me lo ha dicho.... ¡NO! O.O por favor un descanso para nuestras pobres cabezas. Siempre con líos, es horrible. Y la culpa la tienen la mayor parte del tiempo los hombres. Sí, no me digáis que no. Porque vosotros no os dais cuenta de que las cosas que nos decís nos afectan mucho y desencadenáis un vaivén emocional que nos deja fatal, pero os desentendéis como si no hubierais hecho nada. Que vale, quizás no habéis hecho nada malo, malo, pero no pensáis en cómo nos sentimos y eso nos jode mucho.

Y no es justo que nosotras os tengamos que perdonar "porque sois chicos y no lo entendéis" porque tenéis cerebro ¿o no? Pues intentad tenerlo en cuenta cuando habléis con vuestras novias, hermanas, amigas... lo que sea.
Bueno ya sé que hoy me he puesto algo ininteligible, hablando de entender a la gente, pero son cosas que hay que dar a conocer precisamente hoy que es el Aniversario de Clara Campoamor. Una gran mujer que luchó por los derechos sufragistas de las mujeres y en su honor hoy me he permitido ciertos toques feministas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario