No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

jueves, 20 de febrero de 2014

El colmo de los colmos

Supongo que todos os sabréis chistes de esos típicos sobre los colmos. En plan ¿cuál es el colmo de un astronauta? Que su mujer sea una lunática. Y cosas así. ¿Pues cuál es el colmo de un estudiante de medicina, futura médica con suerte? Tenerle alergia al látex -.-' Sí, lo sé, peor casi imposible. Y no digo imposible del todo porque también podría ser alérgica a otros materiales de los que hacen los guantes. En fin, que es como si un camionero tuviera una fobia incontrolada por las formas redondas o, simplifiquemos, le tuviera alergia al volante. Lo bueno es que puedo elegir una especialidad donde el contacto con los guantes sea el menor posible, ya puedo ir descartando la cirugía, lo malo es que hasta que pueda elegir especialidad aún me queda mucho y a ver cómo me las apaño.

Todo esto viene porque hoy me tocaba limpiar la cocina en el piso de estudiantes donde vivo y me he tenido que poner un guante de látex porque el fregadero estaba bastante sucio y no soy muy asquerosa (entre otras cosas porque ya he hecho prácticas con heces y orina y esas cosas) pero todo tiene un límite. Me me puesto un puñetero guante y ahora me pican las manos que no veas. En fin, que tengo puntería hasta para las alergias, lo que no me pase a mí...Por cierto, un consejo, haceros las pruebas de la alergia antes de decidiros por un futuro profesional, pero ¿qué narices? ¿No fue Bethoveen músico a pesar de su sordera? Pues nada, seré médico con alergia al látex e improvisaremos sobre la marcha, a eso me dedico la mayor parte del tiempo. Los obstáculos están para saltarlos.

Hoy han venido a ver la universidad los chicos del instituto. Cuántisisma gente, hay un montón de jóvenes que quieren estudiar medicina. Esto reafirma mi opinión de que el mundo está loco o por lo menos mal informado. Es imposible que todos esos chicos sepan cómo es la carrera de medicina y aún así quieran entrar. ¿No? Yo lo flipo con la new generation
No sé si alguno de los que me leéis queréis estudiar medicina o por si alguien interesado lo lee, voy a daros un consejo. La medicina es una carrera muy bonita si lo piensas como ayudar a la gente. Pero también es una amante exigente, quita muchísimo tiempo, te quita vida, tranquilidad, horas por todas partes. Así que, por favor, si queréis estudiar medicina ¡adelante! Pero estad SEGUROS. De verdad, meditarlo bien, informaros. Yo entré sin saber ni dónde iba, la cogí por coger y a veces, muchas veces me arrepiento. Ya comenté mi razón para quedarme, y la mantengo, pero cuesta. ¿Cómo os lo diría? La medicina tiene muchas cosas positivas y útiles. Puedes sentir que haces algo que vale la pena o que lo hará en un momento dado si llegáis a ser médicos y podéis ayudar a alguien. Eso está muy bien, pero también es muy hipotético. La realidad es que la mayoría de la gente no te lo agradece como te gustaría una vez ejerces, las clases son eternas, las asignaturas complicadas, las prácticas agobiantes...

Tened claro que si elegís medicina elegís el estrés, los nervios, los agobios y el miedo puro a cambio de una sonrisa. Me refiero a la sonrisa de los pocos pacientes que sepan agradecer lo que has hecho. Y muchas veces habrá que aguantar bofetones metafóricos de gente que quiere más de lo que les puedes dar, pero tú como médico siempre debes estar dispuesto a corresponder al golpe con una sonrisa, calmar al paciente y hacerlo lo mejor posible con todos y cada uno de ellos. Si esa sonrisa, ese pequeño premio os merece la pena, adelante. Si lo vais a hacer por hacer, lo podéis hacer también por supuesto y a lo mejor os acaba gustando. Pero pensadlo de verdad. 

Yo hablo por hablar, pero desde la experiencia, porque yo fui la primera que la escogió sin un motivo real que he encontrado con el tiempo. Y por cierto, haceros la prueba de alergia al látex por si hay alguien con tan mala suerte como yo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario