No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

domingo, 9 de febrero de 2014

¡Lo conseguí!

Lo hice chicos. Lo logré! Vencí las cadenas que me ataban a los libros, he ido al cine y me siento genial. ¡A la mierda todo! Puedo con todo, podemos con todo. Me ha encantado la película, era muy infantil y eso es lo mejor de todo. Con las películas infantiles no hay que pensar, te ríes (aunque solo sea de lo simples que son a veces)  y además siempre sacas una buena enseñanza. Lo que he aprendido de esta película es que todos somos especiales a nuestra manera. Tenemos algo que nos distingue, e incluso no distinguir de los de más, nos distingue.

Lo importante es creer que puedes lograrlo. Creer en ti mismo. Simplemente, creer. Cree, confía en que puedes hacerlo y lo lograrás. Es difícil, no os voy engañar. Ya habéis podido leer que yo soy la primera que no suele confiar en sí misma, dejo que los problemas me abrumen, que me superen y me olvido de que por grandes que sean mis problemas, yo lo soy más. ¿Por qué no podemos lograr lo que nos propongamos? Miradlo así, el mundo en el que vivimos no es más que un teatro. Lo hemos ido construyendo poco a poco, generación, tras generación. Todo lo que nos rodea, todo lo que nos parece tan importante, no son más que símbolos. Lo que quiero decir es que las cosas solo tienen la importancia que TÚ le quieras dar. Solo hay unas cuantas cosas, en mi opinión, que son realmente esenciales: los amigos, la familia y las mascotas... bueno, y la comida. El resto: la obsesión con el trabajo, con los estudios... es el relleno de la vida. Es la guarnición. Si nos hartamos con la guarnición nos olvidaremos de que el plato principal aún nos necesita.

Pero, vale, sí. Estoy simplificado. Mañana voy a clase y quiero que eso salga bien. No voy a pensar "bah, es la guarnición, que le den" Me encantaría, pero no. ¿Sabéis lo que voy a hacer? Voy a ir y a patearle el culo "metafóricamente" a las clases, voy a superar un día que os juro se me presenta como una montaña. Pues lo voy a conseguir porque no hay nada escrito, no hay nada imposible. Si las aves pueden elevarse en el cielo y volar hasta lugares inimaginables, si los peces pueden explorar las profundidades marinas y las estrellas brillan a millones de años luz, ¿por qué no voy a poder yo aguantar un año con un horario de locos? Lo haré y os lo iré contando.

Y recordad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario