No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

jueves, 27 de marzo de 2014

Chinchilla 3.0

Hola queridos lectores,

¿Ayer dije que ya no me podía ir peor? Pues debería haberme callado, porque la cosa ha empeorado. Aquí llega otro Chinchilla, este ya es el 3.0, por lo menos. Resulta que esta semana teníamos prácticas clínicas de una cosa de la que nos habían dicho que fuéramos solo el jueves. Y eso hemos hecho, hemos ido hoy jueves y nos han dicho que tendríamos que haber ido ayer y el martes. Y ha sido un "genial" (-.-')
Otra nueva adquisición para mi gran semana.

Yo ya no sé qué hacer chicos, ¿cuánto puede soportar una persona? Ah, espera, que ha habido algo más. Hoy en clase, un profesor me ha dado donde más duele. Resulta que le he hecho una pregunta sobre una enfermedad que tengo, la talasemia, nada demasiado grave cuando vives con ello, y me ha dicho que se la explicara a los demás.

Yo, pues, no sabía muy bien cómo explicarlo porque tenía miedo de meter la pata y como no lo he hecho muy bien, el profesor se ha puesto a dar un discurso sobre lo poco que redactamos en la universidad, lo poco que redactamos en el instituto. Va y dice "¿Y cuántas veces has redactado en el instituto?" Y yo"¡¿PERDONA?! Llevo toda mi asquerosa vida redactando, es lo único que me gusta hacer, que quiero pensar que se me da bien hacer, así que no vengas tú ahora a tocarme las narices porque tenía prisa por irme a una práctica y no te lo he explicado bien. Oh que desastre.

Y volviendo al tema de las prácticas, pues como no fuimos el martes y el miércoles las tenemos perdidas y no nos dejaban recuperarlas y sin hacerlas no te puedes presentar al examen. Luego, después de hablarlo, hemos llegado a la conclusión de que era culpa de la organización deficiente que NO nos había informado del cambio de horario y condiciones y por eso no asistimos. Por ahora, nos deja recuperarlas, aunque tendremos que ir en vacaciones de pascua. En fin, un asco todo, pero espero que al menos sí nos dejen recuperarlas porque aún no las tengo todas conmigo.

La vida es un asco, ¿lo he dicho antes? Es que estos últimos días es un golpe tras otro. El universo no me dejar recuperar. (Vais a perdonar mi lenguaje soez) Pero el karma debe de haber leído la entrada en la que me quejaba de tener la vida sexual de un quahog porque ahora me está jodiendo por todos los lados posibles. Bueno, para ser justos, hoy, en compensación a la horrible semana en la que me diagnostican una enfermedad crónica, le tengo alergia a mi perro, mis padres están al borde del divorcio, otro se lleva el mérito de mi trabajo y pierdo unas prácticas que tendré que recuperar en vacaciones, el universo me ha regalado una coca-cola zero, bueno, ni siquiera me la ha regalado, solo qeu si costaba 90 céntimos y he metido 1 € me ha devuelto mal y me ha dado 50 céntimos, así que me ha dado una coca-cola por 40 céntimos y un viaje en coche que me ha ahorrado los 72 céntimos del viaje en metro. ¿Genial verdad? Que roñoso es el universo. Ah, y un drogadicto me ha dicho guapa y ciertas cosas más que prefiero no recordar. (-.-')

Os juro que hoy lo he pasado fatal, cuando me han dicho lo de las prácticas he sentido un abismo abriéndose en mi interior, tenía ganas hasta de vomitar. Ha sido horrible y he vuelto a pensar muy seriamente lo de cambiarme de carrera, chicos. Lo digo en serio, no sé si me compensa. Si sigo aquí, si sigo así, con este estrés, con esta vida... es que no hay nada que me guste, que me haga querer seguir luchando. En este momento lo que me ata al mundo son mi madre, que si me pasara algo se pondría muy mal, y mis libros, porque me gustaría que me publicaran algo una vez en mi vida. Por lo demás no sé si merece la pena seguir. Sé que no debería decir esto, pero estoy tan desanimada, tan frustrada, tan enfadada con el mundo, tan triste. Porque Anastasio se va de Erasmus, mi casa es un campo de minas, mi carrera en una batalla campal en la que cualquier error es irreparable, no tengo nada más. No sé a qué aferrarme para superar todo esto, de verdad, que me supera. Ya dije que yo no soy fuerte y ya llevo encima más cosas de las que puedo soportar. Sé que hay gente que está mucho peor, que lo ha pasado mucho peor, todo lo mío tiene solución, pero es que el universo me ha tirado tantas piedras encima que no consigo levantarme. Me quiero rendir, no puedo, pero me quiero rendir. Quiero dejar la carrera y dedicarme a escribir. ¿Por qué tiene que ser todo tan complicado? ¿Por qué no podemos ser felices? ¿Para qué sirven tantas reglas, tantos esquemas, tantos obstáculos en el camino?

Yo quiero vivir, pero no esta vida, no ahora. Me gustaría ser un móvil para quedarme apagada o fuera de cobertura cuando me apetece. Desconectar un rato de verdad.

Pero bueno, no os preocupéis, no voy a hacer nada raro. Lo superaré como siempre y seguiré adelante. No os preocupéis y hacedme caso, intentad sed felices. No os aferréis a normas vanas que no llevan a ningún sitio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario