No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

jueves, 13 de marzo de 2014

Entonar el mea culpa

Hola queridos lectores, 

Hoy quiero hablaros de un tema importante (bueno, relativamente importante) pero como para ello tendré que mencionar a varias de mis amigas, he pensado que ya es hora de presentarlas. Sobre todo, por evitar el jaleo de "una me dijo" y "la otra", "pero luego la primera"... Así que voy a poner nombres a esas maravillosas personas de las que tanto os hablo (como se nota que algunas me leen, ¿eh? =P.

Bueno, pues como hice con Anastasio, voy a usar pseudónimos, porque me encantan los pseudónimos. Aunque hoy solo os presentaré a cuatro de ellas, que son las que intervienen en esta historia: Mérida, Sadee, Kim, Ada.
Ada (lo voy a hacer en orden alfabético) es la más responsable y formal del grupo. Es una persona que siempre está dispuesta a escuchar, a ayudar, siempre tiene un consejo útil y se lo toma todo en serio. De hecho, a veces le digo cosas en broma y ella empieza a considerarlas como si se lo hubiera dicho en serio. Como ayer que le comenté que los humanos desafiamos la fórmula de Enstein de E=mc2, porque se supone que cuanta menos masa, menos energía y más estable es el sistema. Por tanto, todo tiene a tener menos masa, menos mi culo. Era una broma un poco mala, pero una broma. Y ella se puso a rebatirlo con teorías. Es tan genial. Su pseudónimo es la abreviatura de Adalia que significa "la que es justa y noble", la define bien.
Kimmy está tan loca como yo, es un auténtico terremoto, en todo, es incapaz de parar. Yo me canso solo de escuchar todo lo que hace: karate, pesas, correr... y encima tiene novio (eso desgasta mucho). Kim viene de Kim Possible porque es totalmente ella: peleando, haciendo ejercicio, dispuesta a salvar el mundo... pero siempre divina de la muerte. Todavía no comprendo cómo consigue llevar todos los días tacones, otra de las razones por las que la admiro profundamente.
Mérida, por la princesa Disney que le gusta, en realidad no participa en esta historia, pero le he puesto un pseudónimo tan bonito que la quería poner. Mérida es la que me pasó los relatos eróticos que me han dado tantos problemas, pero también me han dado tema para muchas conversaciones interesantes. A ella le debo mucho, en realidad, gracias a ella me integré en el grupo y las conocí a todas. Pero esa historia la contaré otro día ;)
Sadee significa princesa y ella podría serlo. Sadee es la más dulce y muy buena persona. Es que tiene carácter de princesa, es amable, simpática, sociable, encantadora, siempre encuentra las palabras necesarias para apoyarte... solo le falta hablar con los pájaros y se la llevarán a Disneyland Paris.

En fin, estas son algunas de mis chicas. Os pongo una imagen ilustrativa de nosotras.

Y ahora ya voy a hablar del tema que me ocupa hoy: la culpabilidad. Ayer comí con Kim y Ada y lo estuvimos hablando. Kim y yo, que tenemos caracteres parecidos, tenemos una tendencia intrínseca y frustrante de cargar el peso del mundo sobre nuestros hombros. Yo me acabo sintiendo culpable por todo haya hecho algo o no. Por ejemplo, ayer por la tarde volví a la Feria del Libro, lo sé, no debería ir pero es que ¡hay libros! me llamaban *.* En fin, fui y me compré otros cuatro =S... sí, me he dejado la paga en libros. Y luego me sentía muy culpable por malgastar, tanto que no me compré ni leche ni galletas por no gastar más y esta mañana me he ido a clase sin desayunar -.-' (y qué hambre, por cierto).

 Aunque eso es anecdótico, el caso es que tiendo a culparme de todo. Cuando algo no sale bien, aunque mi participación en el asunto haya sido mínima, la culpa es mía. Como una vez en la que llamó el fontanero para venir a arreglar la lavadora y nadie le cogió el teléfono porque no había nadie en casa y, claro, no vino. Pues luego mi madre se cogió un cabreo de impresión y la culpa acabó siendo mía por no estar en casa (no me acuerdo de qué estuve haciendo, creo que salí a comprarme subrayadores. De fiesta no estaba, eso seguro) El caso, es que si me presionáis un poco acabaré confesando lo que sea y lo peor es que no lo haré de broma, me sentiré realmente culpable.

Esto viene porque hoy me he venido del hospital en coche con Sadee y no se lo he dicho a Anastasio porque él me había retado a venirme andando (que lo hago) pero a las 14.00h y lloviendo pues no me apetecía. Pero es que yo soy muy cabezona y cuando me retan a algo, lo tengo que hacer O.o. En fin, que le he dicho que me iba andando, pero me he ido en coche y al llegar a casa pues me ha reñido por mentir =( Me lo merezco, me he sentido muy mal, iba a darle una pepsi compensatoria (porque los jueves ya no me queda comida, mañana me voy al pueblo) pero no ha querido.

Yo tengo esta tendencia a sentirme culpable de todos los males del mundo, pero realmente, Anastasio no coopera nada. Ayer me recordó lo de las prácticas malditas de inmunología y me dijo que había actuado fatal por haberme cambiado yo (que ya me he descambiado) y me sentí como una mierda. Luego tengo a mi madre, otra gran persona incapaz de asumir sus culpas, añadimos a mi hermano pequeño y el lema "la culpa siempre es de otro" y parece que todos se hayan puesto de acuerdo en que el "otro" sea yo ¬ ¬

Vamos que, por si fuera poco, con mi agobiante tendencia a culparme de todo, los demás me culpan a mí. Y ahora dudo de si yo me culpo de todo porque estoy acostumbrada a que todos me culpen, o me culpan los demás porque como yo me culpo dejo que me culpen. ¿Lo pilláis? Es como ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?

En fin, lo que yo quería preguntaros es ¿por qué siempre buscamos un culpable a todo? Seguro que la culpa la tienen las series americanas policiales...O.o ¿Veis? Siempre buscando un cabeza de turco. Pues bueno, sí, el mundo está lleno de culpables de muchas cosas y de otros tantos inocentes. Y yo seré culpable de muchas cosas también, ¿pero de qué sirve recordarnos una y otra vez todo lo que hemos hecho mal, todo en lo que hemos metido la pata y es culpa nuestra? Pues de nada en absoluto, así que ¿por qué no vivimos felices y tranquilos y dejamos a los culpables para los juzgados?

Y hasta aquí mi entrada de hoy. Voy a ponerme a estudiar ya o me sentiré culpable por no dar un palo al agua O.o... digo, no, culpable para nada, una vaga quizás, perezosa también, pero culpable para nada ;)

PD: ya se pueden dejar comentarios. Pensaba que se podía desde el principio, pero resulta que no lo tenía configurado, no soy nada buena con la informática. Pues eso, por si a alguien le interesaba ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario