No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

sábado, 8 de marzo de 2014

Nuestro día

Queridos lectores,

Hoy sí es el Día de la Mujer ¿no? (Me lo ha vuelto a chivar google) Pues feliz día a todas las mujeres del mundo. Yo, personalmente, no soy muy dada a celebrar días aleatorios porque a veces, como comentaba ayer, parece que se ponen días a las cosas que se ignoran durante el resto del año. Por ejemplo, ¿de qué sirve tener un día del agua si se siguen contaminando los mares y desperdiciando? ¿de qué sirve tener un día del árbol si se sigue talando indiscriminadamente el resto del año? Y así con casi todo lo que tiene un día. Lo que nos lleva a la utilidad de un día para la mujer, cuando nosotras, lo que merecemos no es un día, sino una vida entera de dedicación e igualdad.

No me considero especialmente feminista, simplemente, después de las barbaridades que las mujeres hemos sufrido a lo largo de la historia, pues pienso que merecemos más reconocimiento, no solo un día. Todavía, en la época en la que vivimos, seguimos asediados con noticias sobre violencia de género. Y no sé por qué le dicen violencia de género, porque la expresión correcta sería "de género masculino". Hay algunas veces en que la violencia viene de una mujer, pero muchas menos.

A mí me gusta mucho leer y me encanta la historia y lo que he aprendido leyendo, desde la Prehistoria hasta ahora, es que las mujeres no lo hemos tenido nunca fácil. En la Antigua Grecia, cuna de la democracia y el saber, tan avanzados que se veían y las mujeres no eran consideradas ni siquiera ciudadanas. Contaban igual que un jarrón o, incluso, menos si era un jarrón caro. Después, según avanzamos en la línea del tiempo, me da hasta miedo recordar las barbaridades que tendrían que sufrir solo por haber nacido mujeres. Ser consideradas inferiores, posesiones, mercancías con las que comerciar, trofeos que llevarse en los saqueos, ser simplemente un trozo de carne. Me pongo mala solo de recordar las cosas que he leído a lo largo de mi vida.

¿Y por qué? ¿Por qué los hombres piensan o pensaban que éramos inferiores? ¿Por qué a lo largo de la historia hemos estado tan maltratadas? Pues os diré mi opinión: por envidia pura y dura. Pero para que entendáis mis razonamientos y los chicos no acaben lanzándome piedras, voy a empezar por el principio.

Los seres humanos somos animales. Con los siglos de evolución hemos ido domando a esa bestia que se esconde en nuestro interior, pero no podemos negar nuestra naturaleza Somos animales. Pero somos unos animales especiales, eso si. Hace millones de años, nuestros antepasados eran, poco más, que primates que vivían en grupos y sobrevivían como podían. Tuvieron suerte de desarrollar un arma para sobrevivir que no fueron ni las garras ni los colmillos, sino el cerebro (bueno, unos lo desarrollaron más que otros). La Naturaleza es sabia ¿sabéis? La especie tenía que perdurar y para eso nos dotó de unos instintos especiales. Tenemos miedo, para escapar de los malotes que nos quieran comer, tenemos tendencia a comer demasiado porque entonces no se sabía cuándo se volvería a comer. Pero, a las hembras de la especie, tuvo que dotarlas de algo más: amor maternal para que cuidaran de las crías y protegieran a la siguiente generación. Así que, mientras los machos se quedaban con el instinto de matar y poseer cosas para sobrevivir, nuestra mente se desarrolló hacia ámbitos menos bélicos.

El amor nace en la mujer, la vida nace en la mujer y ahora sí que estoy sonando como una feminista total. Pero es que lo que los hombres dijeron que era nuestra debilidad, el quedarnos embarazadas y todas las molestias que ello conlleva, en realidad es nuestra mayor fuerza. A saber qué harían sin nosotras. Y creo que toda esta historia de injusticias y barbaries contra la mujer nace de ese deseo desbordado de los hombres por poseer y dominar, y además de la envidia de que nosotras tenemos algo que ellos nunca podrán tener.

En fin, más allá de mis consideraciones y este discurso tan raro que os dejo hoy, y aunque yo no sea muy partícipe de los días de "algo" sí que aprovecharé este día para recordar a todas esas grandes mujeres que han ido, poco  a poco, abriéndose paso entre los hombres. Porque nosotras sí que somos heroínas y no esos pijos en ropa interior. Mis abuelas iban a trabajar al campo de sol a sol estando incluso embarazadas y al llegar a casa tenían que arreglarlo todo, cocinar y tener contento al marido. Todas esas mujeres que han sido el sexo fuerte por mucho que los hombres nos quisieran hacer creer lo contrario, que han sido los pilares de nuestras familias, precursoras de las igualdades que hoy tenemos... ellas no solo se merecen un día, se merecen una vida en nuestro recuerdo.
Así que...
¡Feliz Día! Y no porque sea el día de la Mujer, sino porque las mujeres merecemos ser felices ;)
Vosotros también chicos, pero como veis, no hay un Día Mundial del Hombre y eso es precisamente porque ya tenéis 365 días al año, así que hoy disfrutaremos un poco más nosotras ;)
PD: a ver cuándo hacen un día del estudiante puteado que a ese me apunto sí o sí, qué remedio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario