No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

miércoles, 23 de abril de 2014

El día del libro y la rosa

¡Queridos lectores!
¡Es 23 de abril! El día por excelencia del mundo mundial. A mí me gustan las flores en general, pero admitámoslo, las rosas rojas son preciosas, y me encantan los libros, así que júntalo todo y ponlo en un solo día en que el que te regalan estas dos cosas y qué tienes: un día perfecto... en la teoría, porque si eres una pringada como yo a la que nadie le regala nada, pues la perfección no llega a tanto. Pero qué más da, un día es un día y he decidido que si nadie me lo regalaba, pues me hacía un "Juan Palomo: yo lo quiero, yo me lo compro" Y me he auto-regalado un libro y un peluche, que no tiene nada que ver con la tradición, pero era monísimos y puestos a gastar...  En fin, que es un día estupendo porque, te regalen o no, hay rosas rojas y libros por todas partes *:*


Pero hagamos un break, una pausa, un paréntesis. Antes de meterme de lleno a hablar del día de hoy os tengo que contar una cosa antes de que se me olvide, más que nada porque es muy graciosa. A ver, ayer estaba preocupada porque hoy me iba en autobús a la práctica y siempre que tengo que coger el autobús pues acabo durmiendo a ratos, horas sí, horas no, porque temo dormirme y perderlo, así que esta noche no he dormido apenas. Y pensaréis ¿y eso era gracioso?No, esperad un segundo. El caso es que, al dormir a ratos, me he despertado recordando todo lo que había soñado. Suelo tener pesadillas, como Emma ayer, no porque sueñe con muertos, que también, sino por la sensación de angustia apremiante. Sí, Morfeo ha decidido no agraciarme con sueños placenteros y gusta de darme pesadillas nocturnas. Ayer, para variar, tuve mis pesadillas, pero también tuve un sueño bonito y dulce, y quedaros con esas palabras: "bonito y dulce". Y ahora es cuando yo os digo que mi imaginación ha desaprovechado todo el material que le he estado dando, porque cómo puede ser, que alguien me lo explique, que después de leerme los 8 libros eróticos  que me dejó Mérida, varias veces además, después de haber grabado en mi mente tantas escenas explícitas y tantas cosas ...
Pues vaya mi mente somnolienta y un sueño en el que estaba, atención, sentada al lado de un chico mono (tampoco lo recuerdo muy bien, pero en el sueño tenía la sensación de que me gustaba) y lo resuelva todo, acabe la escena y el sueño con... un beso en la mejilla (¬.¬) Un dulce y casto beso en la mejilla, muy bien, muy bonito. ¿Pero dónde ha quedado toda esa información pervertida que le había metido a mi cerebro? Pues parece que no cuajó. Con esto queda claro que aunque la mona se vista de seda mona se queda y que aunque una chica como yo se intente hacer pasar por viciosa no se lo cree ni ella misma. Así que así que me quedo, a dos velas, con un sueño bonito  y un beso en la mejilla. Muy bonito todo.

También he tenido pesadillas y me acabo de acordar de una O.O He soñado que me presentaba a un examen de la escuela de idiomas para un título y me enteraba a mitad del examen cambiaba de idioma, los profesores iban y venían, de pronto, aparecían cosas de medicina ¡O.O! qué miedito =S

Bueno, volviendo al día de la rosa y el libro, Ellen ha sido la única que me ha mandado, al menos un whatsapp con algo referente al día de la rosa. ¿Ves? Si yo no pido mucho, ni siquiera una rosa real, me vale con una foto por whatsapp. Menos mal que tengo rosales propios y también me he podido auto-regalar una rosa, eso sí, una rosa rosa (valga la redundancia) porque el rosal rojo no tiene flores ahora. 

Intento ponerme a estudiar a ratos, pero me cuesta horrores hacerme a la idea de quedarme fija frente al papel. Siento que me falta algo, que estoy incompleta. Es una sensación que se aloja en el centro de mi pecho y no me abandona (como el desodorante jeje xD). ¿Habéis tenido alguna vez esa sensación? ¿La de que estáis incompletos? ¿La de que falta algo en vuestras vidas? No sé lo que es, solo sé que mientras me siento así, vacía por dentro, no puedo concentrarme, no puedo estar a gusto porque ese desasosiego que me persigue sigue excavando en lo más profundo de mi alma y necesito hacer algo para detenerlo. Leo un rato, escribo, y me sirve por un rato, es un placebo, un entretenimiento, porque cuando vuelvo al mundo real, la sensación sigue ahí y no puedo deshacerme de ella. Me pregunto qué será lo que me falta para sentirme completa y si algún día lo encontraré. Pienso, o quiero pensar, que es algo que nos pasa a todos, todas las personas necesitan algo o a alguien y supongo que no lo sabemos hasta que lo encontramos. La vida es una búsqueda. Cuando somos pequeños buscamos la seguridad en nuestros padres, conforme crecemos, buscamos nuestra propia identidad y, al ser adultos, buscamos aquello que nos complete, que nos haga sentir que hemos llegado a la meta de nuestro camino. Aunque también he leído en alguna parte que "La vida es un viaje y vivir, el itinerario" así que no hay metas posibles. Simplemente, el lugar en el camino a partir del cual camines por placer y no por necesidad porque ya tienes todo lo que necesitas. 

Mientras sigo en mi búsqueda (voy a coger complejo de "Buscando a Nemo"), os deseo un buen día a todos, que os regalen una rosa o un libro o las dos cosas, y sobre todo, que encontréis aquello que estáis buscando ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario