No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

sábado, 19 de abril de 2014

La Eternidad es posible

Queridos lectores, 

Hoy está nublado. Por una vez, el cielo acompaña al mundo que vigila desde las alturas. Se ha vuelto gris, frío y con amenaza con tormenta.


Una vez más, he estado quejándome por vicio viviendo en mis mundos de yupi, llegando tarde a la realidad. Hace ha dos días que murió Gabriel García Márquez, un gran escritor al que he admirado y admiro por sentar un precedente, por romper la norma literaria establecida y crear su propio estilo, el llamado Realismo Mágico. No lo creó él exactamente, los primeros esbozos de este estilo aparecen ya en lanovela de Juan Rulfo, "Pedro Páramo", pero si no se puede tener una conversación sobre el Realismo Mágico sin nombrar a Márquez. Fue si no su creador, al menos, un gran exponente que difundió un nuevo mundo creativo lleno de magia, misterio y superstición que se integraba con la cotidianidad de la gente y, muchas veces, servía para plasmar y denunciar los horrores que se vivían con los dictadores que habían tomado el poder en la America Latina.

No hace falta que diga que yo no conocía a Gabriel G. Márquez personalmente, pero por lo que leí de él y sobre él, me parecía una persona interesante, clara, real. De hecho, hasta ayer cuando me enteré de su muerte, era mi escritor vivo favorito. Ahora ha pasado a ocupar un puesto de honor entre Edgar Allan Poe y otros muchos autores que han dejado su huella en la vida. Ya lo sé, no lo estoy escribiendo en un tono tan triste como para que se note que ha muerto un gran escritor, no me estoy dejando llevar por la pena descontrolada ni os estoy bombardeando a imágenes lacrimógenas. Ni lo voy a hacer. Porque, en realidad, no ha muerto. Un gran escritor, un verdadero escritor como Gabriel García Márquez nunca podrá morir porque pervivirá por siempre, a través de sus obras, en las mentes y los corazones de todos y cada unos de sus lectores. Aquellos que, leyendo sus obras, traigan a la vida una vez más sus palabras, sus pensamientos y recuerdos. Todo lo que un escritor imprime en lo que escribe, que es mucho más (y lo digo por experiencia) de lo que quisiera. Siempre dejamos parte de nuestra alma en lo que creamos y, por eso, nunca llegará a morir.

Se ha hablado mucho de la inmortalidad a través de los años. Ponce de León y la Fuente de la Juventud, las manzanas de Idunn que mantenían jóvenes eternamente a los dioses nórdicos, los millones de cremas de baba de caracol y otras porquerías que venden juventud en tarritos. Todo es inútil, queridos míos, la muerte no se puede eludir, el tiempo no se puede engañar. Preguntarle a Sísifo, un personaje griego que, por tres veces, logró engañar a la Muerte evitando así que se lo llevara y viviendo unos meses de más. Por esa temeridad fue condenado al Tártaro, el infierno griego, acarreando una pesada piedra que tenía que subir a lo más alto de una montaña y al llegar, la piedra caía y volví a subir. Así por toda la eternidad. No, el tiempo no se engaña, la Muerte no se evita. Pero la eternidad sí que es posible porque nosotros viviremos por siempre en nuestro legado: nuestros hijos, los actos que hayan repercutido en otras personas... Todo eso nos mantiene vivos en memorias y corazones. Los libros hacen algo más. Mantienen vivo al autor en los recuerdos, pero no solo al autor, también a sus sueños, anhelos y esperanzas; a sus pensamientos más íntimos y a sus miedos. A todo lo que dejara por escrito.

Así que García Márquez ha muerto y con ello hemos perdido una gran persona, pero el gran escritor sigue vivo.
Por cierto, este verano creo que haré un maratón de sus obras en su honor, me releeré toda su bibliografía. Y, otra cosa, por favor, no seáis como los periodistas y no digáis que ha muerto de cáncer linfático O.O, ¡se dice linfoma!

Por otra parte, os decía que el cielo está gris y no solo por la muerte de Márquez, la situación en este nuestro planeta requiere un cielo gris como el de ahora. La situación en Rusia y Ucrania cada vez me preocupa más. El envío de tropas, la epidemia de mal entendido patriotismo, no me gusta nada. Sabéis que las personas tenemos símbolos. Las banderas, las naciones, los clubes de fútbol... todo son símbolos, hasta el dinero, cosas que tienen el valor que nosotros le damos. El problema es que somos capaces de morir y matar por esos símbolos. La patria en el sentido regio de la palabra será todo lo bonita que queráis. Yo vivo en España, vale, pero no es mi Patria, no es mía y solo mía, como algunos la entienden. Yo vivo aquí porque nací aquí, por mera casualidad de la vida. La tierra es tierra, las fronteras son líneas que alguien pintó en el suelo. No merece la pena morir por ello, no se puede matar por ello. Lo importante no es la tierra, sino quién viva en ella, a quién tengas que proteger. Lo que intento decir es que los dirigentes parecen tener una ambición malsana por poseer más territorio y no deja de ser tierra. Tierra que tienen que asolar para gobernar. ¿Y de qué sirve un campo yermo, una tierra poblada de cadáveres y no de personas? Ya os lo digo yo: de nada.

Puede que se arme gorda, que se líe parda, que nos veamos mal, espero que no, espero equivocarme. Pero desde este pequeño rincón que tengo para poder expresarme, tengo que deciros que, si realmente se puede cambiar el mundo, es el momento de intentarlo. Porque ya sabéis que he leído mucho de las Guerras Mundiales y esto me resulta demasiado familiar, el único cambio es que con el desarrollo armamentístico de hoy en día, el mundo no sobreviviría a una tercera. Y aunque no haya un conflicto a nivel mundial, no es cuestión de cerrar los ojos y pensar "mientras a mí no me afecte estaré bien". Ya ha pasado en Siria, ya pasó en Libia, ya está pasando. Sé que no podemos hacer gran cosa, ya veis, yo que estoy aquí hablando y dando discursos morales, me limito a sentarme en mi ordenador a escribir. Pero es algo, me intento hacer oír, hacer leer mejor dicho. No cerremos los ojos a los problemas de los demás. Habrá algo que podamos hacer.

Y mientra pensáis eso, os digo una última cosa. Ayer como dije, comí con mi familia y les dije a mis primos y pareas respectivas que me iba de boda de uan amiga, de Sadee. Todos empezaron a escandalizarse porque se casaba demasiado joven y empezaron a decir cosas como que casándose a los veinte y pocos se divorciaría a los treinta. Claro, no me pude quedar callada ante tal difamación y por si alguno pensó lo mismo cuando leyó sobre la boda y piensa que no es buena idea que se case joven os voy a decir lo que le dije a mis primos y primas (todas mayores que Sadee y yo): Quizás si fuera otra persona, si fuera de otra manera, yo también podría pensar que se precipitan en casarse. Pero os puedo asegurar que no es así. Conozco bien a Sadee, sé que es una chica responsable, sensata y que medita sus decisiones bien. Si fuera como yo, un poco loca sería otro cuento, pero no Sadee porque ella es una persona madura y con confianza en sí misma. Por eso, yo estoy plenamente convencida de que si ha decidido casarse no es por precipitación o puro capricho, sino porque está verdaderamente enamorada y sabe que Mael es el hombre con el que quiere pasar el resto de su vida. Y si el amor es verdadero y quieren estar juntos ¿por qué esperar a mañana, pudiendo ser hoy? ¿Qué va a cambiar de aquí al mañana? Cambiarán muchas cosas, claro, porque el futuro es incierto y, precisamente por eso, porque nunca sabes lo que te depara el mañana, ellos quieren estar juntos desde hoy. ¿Para qué posponer la felicidad? Si vosotros, aunque lleváis más tiempo con vuestras parejas y sois más mayores, no os queréis casar, está bien, eso es que no estáis seguros, que no sabéis si dentro de un año, un mes o un día lo seguiréis queriendo. Pero ellos lo saben y, por eso, merecen casarse.

Claro que no lo dije así exactamente porque por escrito me expreso mejor, pero fue un intento de esto =)
Y ¿por qué no? Si hemos dicho que la eternidad es posible, si el amor que se impregna en un libro puede vivir para siempre, ¿no podrá hacerlo también el amor entre dos personas?

Bueno, espero no haberos aburrido hoy y meditad sobre lo que os he dicho. Si a alguien se le ocurre una solución a los conflictos del mundo, por favor que empiece a contar el secreto ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario