No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

viernes, 18 de abril de 2014

Tempus Fugit

"Siempre sería un misterio para ella saber cómo sobrevivió a aquellas interminables horas de soledad. Se recordaba, vagamente, pensando en voz alta, canturreando alguna canción inventada para que el silencio no fuera tan atronador"


Queridos lectores, 

Como podréis imaginar por este pequeño preludio, me siento un poco sola. Supongo que un poco de soledad nunca es mala, te ayuda a aclarar las ideas cuando necesitas distancia del mundo. Pero la peor soledad es aquella que sientes cuando estás rodeado de personas. Sé de lo que hablo porque es la soledad que he sentido gran parte de mi vida, cuando estaba en el instituto y nadie me hablaba. No estaba sola, esta rodeada de un número considerable de compañeros, pero me sentía sola. 

Algo así me está pasando hoy. Hemos celebrado una comida familiar en el campo. Sí, con la familia grande, la de mi padre, la que hace muchas tonterías, y ha sido divertido, lo admito. Me he podido llevar a Brave y he estado todo el rato con él. Además, tenía tema de conversación explicando los juegos favoritos de Brave (mi perro para los despistados). La comida en sí ha sido divertida. Pero también he de admitir que me agobia un poco tanta gente. Yo estoy loca en muchos aspectos y me sale la vena familiar, vale, lo admito, también hago cosas estrambóticas en clase y cuando estoy con mis amigas. Pero no le llego ni a la suela de los zapatos al resto de la familia. 

Una de mis primas mayores ha hecho una tarta genial, tiene mucho talento para la repostería y la ha moldeado con forma de minion. 

Le ha quedado muy bien y yo me he impresionado tanto con su talento que, no lo he podido evitar, les he mandado una foto a las chicas y a Anastasio, porque tenía que difundirlo. De verdad que era impresionante. Bueno, pues las chicas no han dicho nada en especial. Anastasio la ha criticado como siempre (¬-¬'). No sé por qué me molesto en mandarle cosas, en hacerlo partícipe de mi vida. Hace unos días, hablando con Mérida, ella me dijo que Anastasio y sus amigos son la "chupi-pandi" o sea los guays, los cool, los chachis de la clase. Grupo en el que yo ni quiero ni puedo encajar. No me sorprendió mucho porque Anastasio en la universidad no me habla, parece que no existo, me dice lo justo y si nos cruzamos, a veces, ni me saluda. Y yo al principio, porque soy inocente, pensaba que le daba vergüenza por lo de vivir juntos y tal o porque ya nos veíamos muchos, ahora he pasado a pensar que le da vergüenza, sí, pero porque yo no soy de la "chupi-pandi". En fin, que él ya ha dado a entender algunas veces, bien en palabra, bien en comportamiento, o al menos esa impresión me ha dado a mí, que no somos amigos, somos compañeros de piso. Y como se va de Erasmus, ya no somos nada. Así que recordarme esto, por favor, la próxima vez que tenga ganas de mandarle algo a Anastasio porque además de eso, es que siempre consigue chafarlo todo. 

Bueno, pero tampoco es por eso por lo que me he sentido sola. Es que, pasada cierta hora tras comer, yo me he tenido que volver a casa para estudiar y los demás se han quedado con Brave, se lo han llevado de paseo y han jugado con él. Y encima me han mandado fotos de recochineo (¬-¬) Si lo hubieran hecho sin Brave me hubiera dado igual, pero a mí me gusta pasar tiempo con él y he sentido que me lo quitaban. Que me quitaban mi tiempo, mi cachorro y mi vida. Sobre todo, cuando los que están con él o pasando el tiempo con mi familia no son mi propia familia, sino los novios/as, que son una especie de agregados a la familia. Ellos pueden disfrutar de algo que yo no puedo. Y me diríais que me habría podido quedar. Pero no puedo, mi padre quería que estudiara y me ha bajado. Podía haberme negado, pero después me exigirán unas notas que precisan de unos conocimientos que no puedo tener sin estudiar, sin estudiar mucho, además. Así que no puedo. Y a veces siento que me roban mi vida, que soy un fantasma. Porque nunca estoy, bueno estoy estudiando. No salgo en las fotos, no formo parte de las anécdotas ni de los recuerdos y otros viven las cosas que a mí me niegan porque tengo que estudiar. 

Eso tampoco importa mucho porque es así desde siempre, es mi calabaza gigante, es mi realidad. Pero hoy me ha tocado las narices porque ha pasado con Brave. Y no quiero que me lo roben, no quiero que se olvide de mí, ni que prefiera a otros porque yo paso más tiempo estudiando que jugando con él. No quiero perderme su vida ni sus juegos como me pasó con Esmeralda por tener que estudiar. 

El tiempo pasa, el tiempo corre, vuela, huye de entre nuestras manos sin que lo podamos detener. Y cada segundo que pasa perdemos algo. Perdemos juventud, perdemos vida, momentos y oportunidades; perdemos recuerdos. Pero a Dios pongo por testigo de que esto no me volverá a pasar. La próxima vez que me manden a estudiar en vez de poder pasar tiempo con la familia, me rebelaré... Me iré a estudiar pero me llevaré a Brave ;)

Y ahora voy a seguir estudiando, porque la verdad es que importa poco que me encierren en mi cuarto para que estudie con las pocas ganas que tengo últimamente -.-'

No hay comentarios:

Publicar un comentario