No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

lunes, 11 de agosto de 2014

Una tarde concurrida

Queridos lectores, 

Hoy he tenido un día de lo más extraño. Se podría decir que he tenido cierta vida social porque he hablado con bastante de gente (para mí hablar con alguien que no sea mi hermano o mis padres ya es hablar con mucha gente). Primero me ha hablado Ada quien, supongo, se habrá leído alguna de mis anteriores y me ha querido preguntar cómo estaba. Claro que es una pregunta demasiado difícil y le tengo demasiado cariño como para aburrirla con mi vida. De todas formas, qué le voy a decir sin ni yo sé cómo estoy. Después, adivinad quién ha hecho acto de presencia, vale, miento, he contactado yo con él, con Anastasio. ¡Aparición estelar del verano! Me tiene abandonada ¬.¬ y le tenía que preguntar unas cosas para hacer papeleo del año que viene. Total, que va el tío y me pregunta qué tal el verano, otra pregunta difícil a la que no sabía si contestar con sinceridad o fingir que me lo estaba pasando estupendamente. He sido medianamente sincera y he dicho que me aburría. Pero lo peor ha sido que le he dicho lo de Spirit y la cornada del toro y luego le he preguntado por su verano y ya no me ha contestado (¬.¬) odio que me dejen a medias en una conversación. Aunque el colmo de los colmos de mi agitada vida social de hoy lo ha puesto una de mis primas que ha venido a pasar la tarde conmigo. 

Os he hablado de ella, creo, es la prima que me dijo que le escribiera unas canciones. El caso es que todo lo que escribo es casi como un hijo mío, porque lo he creado, y además son letras bastante personales por lo que no estaba nada convencida de dejárselas, pero al final no he podido contenerme. Porque quiero confiar en la gente aún cuando sé que no debo, que no puedo. Al minuto de habérselas dejado leer y grabar me había arrepentido. Porque me da vergüenza que mis letras vayan pululando por el mundo, mis pensamientos, mis ideas... Aunque en realidad eso es lo de menos porque más aireadas que están mis ideas en el blog o en mis novelas no lo estarán en mis canciones, lo más importante es que si canta alguien las letras quiero ser yo. Mi mayor miedo es que mi prima se quiera apropiar de ellas. 

Pero como ya os he dicho, al final no he podido evitarlo porque hemos estado bastante rato hablando y, en cierta manera, la he entendido más de lo que ella cree o pueda imaginar. Ella es profesora y es lo que siempre ha querido ser pero con lo mal que está este puñetero país no podía trabajar, se tuvo que ir... Y me decía que todo el esfuerzo que había supuesto estudiar y todo lo que había hecho no le había servido de nada. Sí, la entiendo más de lo que cree. También me he dado cuenta mientras hablamos que, a pesar de ser familia, apenas sabemos nada la una de la otra. Yo, ahora, sé algo más de su vida, sé lo que me ha contado, pero la idea que tiene de mí... bueno, digamos que es como la que tiene el resto del mundo, no tiene nada que ver con la realidad. No cree que pueda tener una doble vida, no lo debo aparentar. Supongo que ella cree lo mismo que toda mi familia, que soy ese modelo de hija que mis padres han querido tener: estudiosa, seria, apasionada de la medicina, algo creída, un poco prepotente... 

Entiendo por qué doy esa imagen a veces, porque me cuesta hablar con la gente, establecer conversaciones, relaciones. Pero eso no es porque sea una borde creída a la que el resto de la gente no le cae bien, es que soy demasiado tímida y tengo demasiado miedo de meter la pata con lo que digo, así que me quedo callada y como me siento idiota estando callada rodeada de gente pues me auto-margino. Y no os hablo de reuniones sociales, sino de las mismas reuniones familiares. No me sé comportar. Soy tan tonta...

En fin, me pregunto qué pensaría mi prima, igual que me pregunto qué pensarían mis padres y los demás si supieran algo de cómo soy en realidad. Porque claro se supone que yo soy una especie de Barbie  a la que mis padres visten y dicen cómo actuar. El futuro establecido, la imagen que se supone que tengo es la de una futura médica seria de bata blanca que gana mucho dinero, conduce un Mercedes y tiene una casa en algún lugar no demasiado lejos de mis padres, con un marido y dos niños. Esa médica seria y estirada tiene poco que ver con la chica alocada y tirando a bohemia que se imaginaba más bien como profesora de historia un tanto muerta de hambre que se dedica a escribir y lucha por publicar. Hay secretos que no puedo compartir con nadie, que todavía no puedo decirme ni siquiera a mí misma, es así. Pero vamos, que son dos imágenes bastante contrapuestas, seguro que esas dos personas (la que quieren que sea y la que hubiera querido ser no se llevarían bien... a lo mejor de ahí nacen mis crisis de identidad).

Y, como mi prima, yo también me he preguntado muchas veces de qué ha servido todo mi esfuerzo, todas mis tardes encerradas estudiando para que mis padres me eligieran la carrera. Podría decirle a mi prima que, aunque la idea de ser pediatra y estar con niños sí que ha logrado hacerse un hueco en mi corazón, la medicina nunca fue mi primera opción, ni apenas mi elección; podría hablarle de todas las noches que he llorado porque sentía que desperdiciaba mi vida en esta carrera; podría confesarle lo sola que me siento cada día porque hace demasiado tiempo que olvidé cómo comportarme con la gente y las pocas personas que logran aguantarme están desperdigadas por el mundo... Podría pero entonces tendría que decirlo, poner en voz alta mis pensamientos y eso es algo que nunca he hecho, que no hago. No lo digo en voz alta y no sé si es por qué lo hace más real o porque, simplemente, hablar me da más vergüenza, así que, como mucho le daré la dirección del blog. 

Aunque si no se lo imagina es que no sabe leer con atención, porque se ha llevado mis letras de las canciones ¿no? Y de qué creéis que hablan. He hecho cuatro en total, ninguna habla de amor, solo de secretos ocultos y vidas sin vivir. Una de las que le he cantado, la que dice que más le ha gustado, era en la que hablaba de cómo había tenido que cambiar enteramente para poder encajar en el mundo. 

No sé si están bien escritas porque son en inglés (para poder cantarlas por mi casa sin que nadie me entienda) Pero sí, básicamente, se trate de una canción, poesía o novela, siempre tienes que escribir desde el corazón, sobre todo cuando se trata de sentimientos, tienes que ser sincera, tienes que decir lo que de verdad sientes. Por eso, por el momento, no podré hacer bonitas canciones de amor, ni vanos poemas esperanzadores. Solo sé escribir de soledad, miedo, incomprensión y esa frustrante sensación de que se te va la vida sin vivirla. 

No sé, lovely readers, realmente no sé muy bien qué pensar de toda la charla con mi prima ni de lo que piensan de mí, de lo que yo misma pienso de mí. Por ahora me conformo con esto, con estos momentos a la 1 a.m. mientras mi familia duerme, el pueblo (aunque no por entero) duerme y yo puedo salirme al fresco (porque en los pueblos, por la noche refresca) y contemplar el oscuro cielo mientras escribo, puedo escuchar música, marearos con mis problemas, leer con tranquilidad y pensar que esto es la realidad, esta paz, esta soledad, sí, pero una soledad buena en la que no me siento forzada; mientras que el resto del día que paso triste, agobiada o aburrida es el verdadero sueño, la verdadera pesadilla de la noche. 

De todas formas, como algún día tengo que dormir, voy a ir cortando ya para ponerme a leer como la lectora empedernida y completamente viciada que soy. 

Buenas noches ;)

1 comentario:

  1. La vida es única, y nadie más que tu debería de entender tu vida. No vivas la vida de los demás, vive tu vida. Tus sueños, tus pasiones. Los seres que nos rodean quieren lo mejor para nosotros, quieren tener aquello que ellos no tuvieron, pero en ningún momento nos pregunta que es lo que queremos. ¿Tu crees que es correcto engañarte a ti misma? Porque quien se está engañando eres tu y solo tu. No creo que seas una cobarde, sólo ten valor ... Ahora has empezado una carrera, una bella carrera, por qué no? pero nunca abandones lo que tu quieres hacer. No puedo hablar muy en alto, puesto que militar quería ser y me derivaron hacia otro destino. Militar no es para mujeres, decían. Aquí estoy, luchando día a día conmigo misma y con la sociedad que en esta generación individualista y solitaria nos toca vivir. Mis padres, reunidos les hice sentar y antentos les hice escuchar. Poco a poco les cambié de idea y vivir mi vida es lo que tenián que asimilar. Tarde o temprano la represión en ti misma estallará en tu ser, y ... si no eres feliz porque te han condicionado ser modelo " Barbie" que yo creo que lejos estas de ser Barbie, entiendelo en el significado más teórico, no te reveles sino manifiesta que es lo que quieres ser, cómo quieres ser... pero hazlo ya, porque más tiempo pase, la bomba más grande es, más potencia tiene y... pagarán aquellos que no tiene por qué pagar.
    Tus canciones seguro que son maravillosas, pero cada persona, entiende, comprende, se identifica de una manera diferente. La música y su poder. Nadie es tonto de sus propios pensamientos, de sus propias fantasías, pues en si sólo fantasías son. Para entender a la persona que tenemos enfrente bien seguro que debemos de conocerla bien.
    Un saludo, buen trabajo, tienes un blog muy interesante, reflexivo, y una buena autoayuda.

    ResponderEliminar