No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

martes, 9 de septiembre de 2014

La emoción del escritor

Queridos lectores, 

Estoy de subidón post-escritura!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Tengo ganas de saltar, gritar, dar vueltas y hacer toda clase de florituras que no soy realmente capaz de hacer, así que mejor escribo. 

Bueno, pues resulta que hoy he escrito un montón de escenas muy intensas y ahora tengo tanta energía en mi cuerpo debido a esta emoción que he tenido que adquirir para poder escribirla que no me puedo concentrar para seguir escribiendo. Lo peor es que tengo ganas, muchas ganas, de compartir esta alegría con alguien pero mis padres pasan de mí y cambian de tema cuando me pongo  a hablar de "eso de escribir" y no quiero marear a mis amigas, así que me desahogo aquí. 

Vale, voy a comenzar por el principio. Lo primero que hay que celebrar es que hoy he escrito mi primera escena de sexo explícito, estoy muy orgullosa de mí porque lo he hecho bastante seguido sin pararme (apenas) a escandalizarme entre palabra y palabra. Bueno, yo lo quería hacer con un toque duro y pasional y según Mérida me ha salido "cuqui", lo cual significa que aún tengo mucho que mejorar, pero aún así estoy muy contenta. 

Luego, he escrito una escena verdaderamente intensa en la que he mezclado las voces de muchos personajes, era una escena en la que todos mostraban un poco de locura y yo casi me vuelvo loca también al escribirla. Me he puesto una canción que es la que suelo usar para momentos de locura intensa y la he puesto en repetición, de manera que estaba totalmente aislada del mundo con todos mis sentidos en la escena que se desarrollaba en mi mente mientras la plasmaba en el ordenador. Tanto que mi padre ha subido a ver si seguía en mi cuarto porque, al parecer, me estaban llamando a gritos y no contestaba, y luego mi hermano ha entrado a mi cuarto sin que me enterara para decirme algo de que es Gandhi (no lo he llegado a entender porque estaba en  un limbo entre la realidad y mi escena). El caso es que a los dos los he sacado casi a patadas de mi cuarto porque cuando estoy concentrada estoy MUY concentrada, pero hasta el punto de marearme ligeramente al volver a la realidad. Conclusión: necesito un cartel de "Cuidado, escritora concentrada muerde" o algo así

***

Bueno, chicos, un rato bastante largo después de haberos escrito lo anterior vuelvo más tranquila. La verdad es que estaba tan cerca del final que no podía concentrarme en escribiros algo con sentido porque estaba deseando volver a mi libro y tengo que daros una gran noticia. ¡Lo terminé! Es una sensación maravillosamente gratificante cuando escribes la palabra FIN en la última página. Ahora tengo algo menos de una semana antes de que empiecen las clases, por lo que puedo empezar a releerlo y retocar los detalles y esas cosas que van cambiando a lo largo del libro. Estoy agotada, si os soy sincera, y no he hecho nada a parte de estar sentada escribiendo, pero la intensidad de las emociones y el grado de concentración que ha conllevado escribir este final me ha dejado exhausta :)

La verdad es lo escribí ayer por la noche (por eso he dicho un rato bastante largo después de la primera parte de la entrada) pero estaba demasiado agotada para completar. Con una sonrisa de satisfacción, apagué el ordenador para ir a buscar mi merecido descanso en brazos de Morfeo. Pero el dios de los sueños tuvo a bien darme con las puertas en las narices y no conseguía dormirme de ninguna de las maneras porque había dos ideas rondando por mi mente para nuevos libros. Dos nuevos libros que ya he comenzado. No son complicados de escribir en el sentido estructural o de diseño como el anterior. Estos van a ser más lineales y sencillos para poder llevarlos mientras estudio este año.

Me temo que tampoco ahora podré acabar con tranquila esta entrada porque ayer mi madre tuvo un pequeño accidente, nada grave, solo lo suficiente como para que hoy yo tenga que ser la chófer, chica de los recados, mujer de la limpieza, cocinera y, encima, ahora soy jornalera porque me tengo que ir con mi padre a coger almendras, otro de las grandes ventajas de ser de campo (-.-')

Lo siento, prometo esforzarme más en mi próxima entrada pero me están gritando para que me vaya a pasar calor golpeando unos árboles con el propósito de hacer caer unos frutos secos. 

1 comentario:

  1. Nora!
    Que tus sueños den frutos y tus esfuerzos levanten pasiones!
    Larga vida!

    Tot morgen.

    ResponderEliminar