No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Living la vendimia loca

Queridos lectores, 

Estoy cansada, exhausta, agotada... NO, lo siguiente. Tras mi primer día de vendimia la espalda no me responde y mi mente no da para escribir (vengo de intentarlo) Solo quiero tumbarme. Pero primero queria escribiros algo, aunque sea poco y mal, sobre el día de hoy. Hemos hecho dos viñas y media, he visto tanta uva que no podré probarla hasta diciembre, con suerte, y eso. 

La verdad es que estoy ahora bastante bien, pero esta mañana se me ha puesto dolor de cabeza por la mañana y ahí sí que se me ha hecho eterna la vendimia, porque el dolor y el cansancio son muy malos compañeros. Ha sido horrible. He llegado a casa sin tenerme a penas en pie y aún doy gracias porque una chica que se venía a vendimiar llevaba unas pastillas que me han apañado un poco. Menos mal que se me ha pasado y la tarde ha pasado con mayor normalidad. Aunque me duelen todas las lumbares, músculos, huesos, tendones y todo lo que pueda haber ahí. 

En un momento del día, la chica que me ha dado los fármacos me ha preguntado qué escribía, porque es amiga de mi padre y este le había dicho muchas veces que me quedaba escribiendo o algo así, pero nunca había sabido decirle de qué escribía. Ha sido un momento en el que he puesto cara de circunstancias (-.-') recordando todas las veces en las que le he explicado a mi padre de qué iba ami libro, pero veo que por donde entraba salía y no logró penetrar en su mente. 

En fin, ¿he dicho que estoy muy cansada? Para los profanos de la materia y el campo, diré que vendimiar es una actividad rural que consiste en agacharse sobre un arbolito (aka vid) y cortar con unas tijeras las uvas. Parece fácil, ¿verdad? pero probad a hacerlo con miles de cepas o vides en un día y veréis cómo quedáis. Luego está el tema de que te ensucias lo que no está escrito. Hoy, encima, el suelo estaba arcilloso-embarrado y ha sido la mar de entretenido patinar por esa resbalosa superficie sin caerme de culo. Mis zapatillas están ciertamente inutilizables y yo muy cansada...

Lo bueno es que hemos avanzado mucho porque se ha venido gente contratada por mi padre. Hay una cosa, queridos míos, que tenéis que saber de la vendimia y es que: cuando vendimias, sí o sí, te vas a manchar. Así que hay que ir pordiosero, zarrapastroso, andrajoso, pero desde luego, nada de ir monísimos de la muerte. Así que, cuando esta mañana he visto a una chica que se venía, con una camiseta blanca, vaqueros, zapatillas blancas y maquillaje mi cara ha sido O.O... "esta no sabe dónde va" Divina, estupenda, muy guapa ella, pero ¿en vaqueros a la viña y con zapatillas blancas? No me extraña que haya pasado calor. 

Ahora estoy en mi única y merecida hora de descanso del día, que no llega a una hora porque tengo que bajar a por Brave, ya que yo he sido la que lo ha traído y mi madre, aunque no ha ido a vendimiar, no está en condiciones(según ella) de ocuparse de él. 

Oh, las vendimias, ese gran compañero de fatigas, tradición imborrable de los pueblos de la tierra, que nos une con las profundas raíces de nuestros orígenes y nos devuelve, con la recogida de ese suculento y jugoso fruto, al reencuentro con la Naturaleza.... Pues os digo una cosa, prefiero ver la naturaleza en los documentales de la 2 ¬.¬... Es broma, me encanta la naturaleza, pero el dolor de riñones y el barro por lugares innombrables del cuerpo, no. 

Pero vamos, que es una juerga, con la música del tractor a tope y los jornaleros gritando a todo pulmón frases y palabras inconexas, entre ellas, un amplio repertorio de palabrotas de todo tipo. Estamos to locos, ¡viva la vendimia! A tope de power... xD Esto pasa por pasar demasiados horas rodeada de gritos del tipo: "Agachaaaaa el lomo" "Que t'atascaaaas y necesitas una cadena pa remolcar ese culo" "Rubia, que ya te remolco yo" ¬.¬ No gracias,,, jaja pero ha sido divertido. 

Bueno, y ya escucho voces (no, aún no estoy loca) de mis padres llamándome para que baje a algo (por favor, que no sea nada que implique estar de pie... aunque no me hago ilusiones). Bien, mis queridos lectores, os deseo un buen día lejos de toda viña, campo de cultivo o lugar de trabajo en general. 

Hasta pronto ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario