No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

miércoles, 8 de octubre de 2014

El lobo que habita

Queridos lectores, os dejo otro de mis pésimos intentos de estudiar :)

LUPUS ERITEMATOSO CUTÁNEO

El lupus es un lobo que acecha para devorarnos. La bestia interior que anida y ataca cuando menos te lo esperas. Se cuenta que, en sus ataques, las víctimas sufre lesiones múltiples cutáneas y sistémicas, inflamación sin remisión.

Pero comencemos por el principio. Los lobos prefieren a las mujeres, a ser posible en edad reproductiva, su instinto animal los hace sentirse atraídos por los factores hormonales. Y, es incluso peor, con las personas de raza negra.

Es difícil describir las características de un animal tan complejo. Pues no es un lobo cualquiera, sino… Cierra los ojos e imagina que tu mundo está patas arriba, que todo por lo que luchas se desvanece, que la injusticia te atrapa. Abre los ojos y deja que la rabia te domine por completo. Ya has despertado a tu lobo. En el caso que nos ocupa, podría tratarse parecido. No es una bestia vulgar a la que nos referimos, sino al más prodigioso, dantesco y maquiavélico monstruo al que se podría nombrar y, no es otro, que el que habita dentro de los hombres.

A veces, un mero contacto con el agente infeccioso basta producir la actividad cruzada con un antígeno propio, si existe una predisposición genética favorable que haga a tu lobo despertar. ¿Cuál es el mayor miedo de un pastor? ¿Puede un lobo disfrazarse de oveja? Quizás no las bestias salvajes que nosotros conocemos, quizás ellos no tengan la sagacidad de buscar un subterfugio hacia las filas enemigas. Pero nuestro propio lobo sí, se disfraza de anticuerpos, componentes normales de nuestro organismo que atacan a nuestras defensas, pero no, no son esto, son anti-cuerpos, que una vez han entrado en contacto no dejarán escapar a su presa.

Mas no seguiré más adelante, no me adentraré en el oscuro mundo de estos seres sin antes advertiros que debéis reconocerlos antes de su gran ataque, pues en caso contrario ya no habrá escapatoria. Hay 4 claves que debéis recordar si deseáis conservar la vida: exantema malar, exantema discoide (rojez por la sangre), fotosensibilidad (la oscuridad huye de la luz), úlceras orales (por su entrada putrefacta)

Ahora sí, continuemos. Hay muchos tipos de lobos. El lupus ertematosos cutáneo agudo, es un amante fugaz, que pasa por tu vida para abandonarte, sin dejar cicatriz. Como la pequeña mariposa que se posa sobre una flor para robar su néctar y, después, se marcha. Así, producirá el eritema malar en alas de mariposa o en vespertilo, siempre con preservación del surco nasogeniano y filtrum como los pequeños besos de un amante incierto que rozan, tan solo, las mejillas. Quizás, si tu amante es demasiado intrépido, las lesiones puedan generalizarse a manos y articulaciones, pero siempre respetan las articulaciones. A los lobos les gusta la piel expuesta, devoran con fruición la piel que muestras.

El lupus eritematoso cutáneo subagudo es tan rápido como el anterior, de pasada por tu vida y sin dejar cicatriz. Quizás, solo pequeñas marcas que hace con sus labios, rojizas, redondeadas con centro claro pero borde más edematoso, anulares o psoriasiformes. (Clave: el subagudo hace chupetones)

Aunque el más letal es el lupus eritematoso cutáneo crónico. Los hay de muchos tipos, con muchos nombres. El DISCOIDE tiene una extraña afición por la rojez de los cuerpos una vez golpeados, su maldad no alcanza límites, su sed de sangre es insaciable y lo único que conoce es el dolor. Su mayor placer es producir eritema+hiperqueratosis+atrofia. Las huellas en los cuerpos de sus desprevenidas víctimas son placas eritematosas bien delimitadas, redondeadas, con áreas atróficas, tapones córneos y telangiectasias. Estas curarán, claro, el tiempo lo cura todo, pero dejarán una profunda cicatriz en los lugares rozados por su lengua viperina. Normalmente, se localizan en cara, cuero cabelludo, brazos, la cara anterior del tórax, dorso de las manos, palmas, plantas… cualquier lugar que pueda atacar es aceptable por esta bestia insaciable. Incluso, en el punto álgido de su excitación, disfruta arrancando el cabello a sus víctimas produciendo una alopecia cicatricial.

PANICULITIS lúpica, es el más profundo, llega hasta el interior de nuestras almas o, si solo le ofreces tu cuerpo, hasta el tejido celular subcutáneo. Tiene dos características que lo hacen inconfundible y es que, una vez que decide marcharse, deja a su víctima profundas depresiones por la atrofia del tejido y que tiene una preferencia especial, rozando lo fetichista, por la porción proximal de las extremidades superiores, cara, muslos, nalgas, mamas. A veces, la piel suprayacente es normal o tiene lesiones.

El NEONATAL es un grado de perversión y depravación que no alcanzo a explicar. No tiene compasión ni de los más pequeños. Son las madres las que, sin quererlo, exponen a sus pequeños a estas bestias sedientas de sangre al tener los anticuerpos anti-Ro (pensar en rodens-roedores-que es lo que comen los lobos) y que se transmiten por el embarazo. Así son una presa fácil. Las lesiones cutáneas son transitorias, aunque se den en la cara y cuero cabelludo. El problema es cuando llega al interior de los pequeños y la bestia decide despertar allí provocando trastornos de la conducción cardíaca, afectación hepática y trombocitopenia.

Si buscáis una clave más para lograr identificar al monstruo interior que campa a sus anchas en nosotros, podemos pensar en la histología. Cuando una persona se transforma la piel se endurece (hiperqueratosis folicular y vacuolización de la capa basal), se engruesa (engreosamiento de la membrana basal), se compacta (infiltrado inflamatorio y depósitos de mucina)

Si se mira con atención e IF se verá en la piel afecta depósitos granulares de IgG, IgM y C3 en la membrana basal. En la piel sana expuesta, el fenómeno de lupus band test en el que se muestra depósitos granulares en banda.

Aunque es fácil, a veces, ocultar nuestro verdadero interior, alarmantemente fácil. Ocultamos quiénes somos bajo montañas de formalismos y normas sin sentido, incluso los lobos pueden camuflarse así. Pero habrá algo que no podrán evitar:
·         Anti-DNA de doble cadena: los lobos odian estar encadenados y la plata.
·         Anticuerpos anti ENA:
-          Anti-Sm: S cuando es sistémico y salvajemente imparable.
-          Anti-Ro y anti-La: por los roedores y la lana de las ovejas.
-          Anti-RNP: Reza porque No te Pille.


Así que, ya sabéis, protegeos del lobo que habita en vuestro interior, aunque me temo que a veces ni siquiera los corticoides son suficientes para ocultar la maldad que albergamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario