No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

domingo, 5 de octubre de 2014

¡Tengo un amante O.O!

Queridos lectores, 

Sadee me ha llamado la atención por teneros algo abandonados últimamente, tiene razón y lo siento muchísimo. Quizás alguno pensará que he estado estudiando como una loca súper concentrada, atendiendo a tope en las clases y por eso no he tenido tiempo de escribiros una entrada. Pero no, ni de coña, ha sido todo lo contrario. Tengo tan pocas ganas de estudiar que me pongo a escribir mi nuevo libro, se me pasa en tiempo volando y no me da tiempo a escribiros.

Y es que lo de que el tiempo vuela, tempus fugit, cuando haces algo que te gusta es dolorosamente cierto. Justo, el otro día, llegué de clase a eso de las 18 horas. Me puse a escribir y lo siguiente que recuerdo es a Anastasio llamando a mi puerta a las 22.35 porque ya era muy tarde y quería cenar. Y yo estaba en plan O.O ¿qué narices ha pasado con las horas? Me las han robado. Me parecía imposible que el mismo tiempo que se me hace una eternidad en clase y otra mayor cuando estoy estudiando, se me hubiera escapado de entre los dedos sin apenas notarlo cuando estaba escribiendo. Me parece muy injusto, porque precisamente, cuando quiero una eternidad es cuando estoy escribiendo.

También es cierto que no os he escrito mucho porque os iba a contar lo mismo de siempre y me habia propuesto que este año fuer aun poco diferente. Pero bueno, no puedo negarme al destino. Lo cierto es que cada día me acuesto pensando que lo único que quiero hacer por el resto de mi vida es escribir. Me quedo escribiendo, de hecho, hasta altas horas de la madrugada, unas horas que no tengo y que cualquier mente racional las pasaría durmiendo. Pero yo no soy racional. Yo soy todo sentimientos, insitnto, emociones, pasiones... yo soy escribir y lo que me produce, lo que me da y me hace vivir. No soy otra cosa. No soy medicina, lo siento, pero no soy diagnósticos, listas y protocolos; ni un mundo de reglas que no comprendo. Soy una persona rara, sin llegar a merecerme el eufemismo de especial.

He llegado a pensar qu escribir es, al mismo tiempo, mi bendición y mi castigo. Es mi bendición porque es lo que me hace feliz, lo que me hace libre. Sé que esto aún me va a hacer parecer MÁS rara si es que es posible, pero yo estoy enamorada de escribir. Y es así, no sé si es triste, patético o bonito. Pero cuando estoy escribiendo una escena de amor y pienso en qué se siente al estar enamorada, describo lo que siento cuando escribo; cuando leo esos relatos de amor amoroso 100% lleno de unicornios y arco iris donde los protagonistas quieren una eternidad para amarse yo pienso que la eternidad sería un completo hastío por mucho que quieras a alguien, hasta que me imagino una eternidad escribiendo, en mis mundos ficticios y en mis propias nubes, y entonces me parece bien. Así que he llegado a la conclusión de que la escritura es mi gran amor. ¿Maldición? Pues primero porque tener la mente de escritora hace que enfoques el mundo con otra perspectiva, yo creo, me dedico más a observar y a escribir, que a vivir; segundo, porque no sé si la escritura es un amante celoso o no o si estará dispuesta a compartirme.

En fin, no me tengáis muy encuenta el último comentario, me duele la cabeza y me pongo sentimental. Oh, pero el sábado mismamente, escribí una escena que me salió de las entrañas, del mismo corazón, una que escribía para un personaje, que ponía en otro cuerpo, en otra voz, pero que eran, realmente, mis palabras dirigidas a mis amigas, una pequeña declaración escondida entre mis creaciones, y era tan auténtico, lo sentía tan dentro de mí, lo escribí viviéndolo como algo tan real, que yo sola, en mitad de la noche y en la soledad de mi cuarto, comencé a llorar, pero unas lágrimas densas cuales gotas de lluvia, que recorrían mis mejillas y caían con un sonoro GLOP sobre mis manos mientras escribí. Y la sensación de que te duelan las yemas de los dedos, ¡de que se te duerman las yemas de los dedos! porque llevas horas aporreando el teclado y tus dedos no pueden más, pero tú no lo notas, apenas lo aprecias, y, si lo haces, no le das importancia, porque estás en un mundo en el que el dolor de tu cuerpo no importa. No vives en él, no estás en tu cuerpo.

Creo que podría pasarme la vida escribiendo. Comenzar por la mañana y no detenerme hasta desfallecer de hambre, si las musas me acompañan. Pero la realidad me reclama cada día (de 8 a 18 para ser exactos). Aunque puede que escriba en alguna que otra clase. Oh, fue muy gracioso. Esperad, que os cuento. El viernes, a última hora, ya me había pasado 2 de 3 horas pensando en nuevas escenas subiditas de tono para mi libro erótico (el que estoy escribiendo) y la hora que falta me la pasé escribiendo. Pues cuando llegó la última hora, apareció un profesor que era joven y guapo (especie que se daba por extinta en la universidad) y me empezó a dar la risa tonta porque pensé "llevo todo el día pensando en escenas eróticas y podía alegar que era por el bien de mi arte, porque la clase no acompañaba al erotismo; pero si lo hago en esta clase todo el mundo pensará que es por puro vicio y nadie se creerá lo del arte" Sin embargo, os juro por Snoopi que yo lo hago todo por el arte porque, como he dicho, el escribir es mi gran amor y un profe menos feo que los demás no podrá desbancarlo.

Ahora he encontrado una pequeña manera de engañar a la mente para que se digne a estudiar creyendo que escribe. Me invento cuentos sobre lo que me tengo que estudiar. Hacer un micro relato erótico sobre el Sdr Nefrítico no es... ¿a quién pretendo engañar? Me resultó alarmantemente fácil.  Y me hizo mucha gracia, así que la voy a escribir aquí para que me deis vuestra opinión. Quizás, hasta le sirva a alguien para repasar.

Se me ocurre que escribir relatos médicos es como una manera de que a mi marido impuesto viejuno y que no me atrae en absoluto (medicina) meta en casa a mi amante jardinero buenorro (escritura) Vale, ahora es cuando me doy cuenta de que leo demasiado relato erótico. Me pasaré al histórico en breves.

Voy a proceder a escribiros los relatos-esquemas :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario