No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

domingo, 20 de septiembre de 2015

La vuelta al cole

Queridos lectores,

Sí, soy yo aunque os cueste creerlo. A mí también. Os he tenido imperdonablemente abandonado estos días por varios motivos. Uno, ya lo sabéis y es que me he enamorado y como que el amor hace que las horas del día pasen más rápido y no te da tiempo de nada. Bueno, en realidad no, es más una cuestión de que me paso todo el rato en móvil hablando con ella y eso no me deja tiempo para nada más.

Pero , más allá de mi mejor o peor gestión del tiempo ha habido otro asunto interesante. ¿Os acordáis de la Ley de Murphy y como yo soy la ley empírica de la misma? Pues bueno, justo cuando empecé el curso estaba en clase y todo muy bien, muy cuco, muy cool y entonces vino mi ordenador a romperse.

Sí, algo sobre discos y cosas así que no entendí por más veces que me lo explicaran. El lado malo es que estuve unos días sin ordenador y el bueno es que ahora tengo uno mejor, más nuevo por lo menos. No, pero sí. Es mejor. Pienso que demasiado bueno para mí porque ya sabéis, tengo esta mentalidad de no merecerme las cosas, pero intento pensar que trabajo muy duro en la carrera y todo eso y que puedo merecer cosas chachis también así que aquí estoy escribiéndoos desde mi nuevo y asombrosamente caro ordenador (asombroso para mi bolsillo al menos, sé que para otros no tanto xD)

En fin, ha empezado un nuevo curso queridos míos y con él un nuevo año de agobios y estreses porque estudiamos medicina. Al menos, yo estudio medicina, está claro en el título y, si me leísteis durante el año pasado en mi crisis de identidad veríais que estaba algo desencantada de la carrera. Pero este año siento que tengo más fuerzas para ello. No quiero decir que esté ya estudiando como una loca, sino que tengo ganas de afrontar este nuevo año con sus vaivenes.

Lo sé, tengo complejo de veleta y soy terrible, pero bueno, así es la vida, no siempre sabes lo que tienes ni lo que necesitas por ti mismo y necesitas la ayuda de otros. Y desde que conocí a mi novia, que por cierto no tiene pseudónimo verdad, pues la llamaremos Anna. Pues desde que conocí a Anna tengo ganas de estudiar medicina. No sé por qué realmente, creo que es más una cosa de que como estoy feliz y ya no tengo tantos rollos de sentirme infeliz y atrapada que proyectar sobre la carrera, pues esta me gusta más. Me sigue estresando mucho, no os engañéis, pero eso es otra cosa.

En fin, tengo tanto que contaros ahora que Anna ha dejado el móvil cargando y os puedo hablar xD, lo siento. Lo primero: las clases. Este año doy:
- Neurología
- Farmacología clínica.
-Endocrinología
-Atención primaria
- Pediatría.

Y me están gustando bastante. Neurología y endocrino van a ser difíciles para mi mente memorística, pero están bien. Atención primaria es la que más me ha sorprendido porque al ser como médico de familia, pensaba yo, creía que sería más aburrida, pero engloba también la medicina de comunidad y tratamos algunos temas muy interesantes.

Este año la vuelta al cole se me presenta muy distinta a cualquier otro. Estoy en quinto de medicina lo que significa que es el último año que voy a pasar teniendo contacto diario con la mayoría de mis amigas porque puede que el año que viene lo hagamos en hospitales diferentes, en especialidades diferente y luego la vida seguirá y cada una tirará hacia donde pueda. Así que este año tengo que aprovecharlo mucho en ese aspecto. Tanto que le hice una camiseta a Ada, una de mis amigas más formales digamos. Son a juego, yo me he hecho otra, claramente.

En la suya pone: No conozco a esta loca -->
En la mía pone: En el fondo me quiere <--

Y son absolutamente geniales.

Otra cosa nueva de este año es que tengo ordenador nuevo que es un ordenador de personas mayores y serias, porque es más grande... y caro, ¿he dicho ya que es caro? La tecnología es un amante exigente.

Y, por supuesto, que tengo novia. Ese es un cambio importante porque ahora tengo a alguien a quien contar todo lo que he aprendido en el día en vivo o quejarme de la medicina o simplemente hablar.

Así que, he de decirlo, no sé si lo dije, este ha sido oficialmente para mis propios registros de la historia "El Verano del Amor" porque Ada y Mérida también han encontrado pareja. Si vosotros, mis queridos lectores, todavía no habéis aprovechado este verano en el que el amor rondaba por el aire cual partículas víricas, ¿a qué esperáis? Aún estáis a tiempo de contagiaros. Tenéis 3 días, acordaros que otoño empieza el 23. Ese día, Perséfone volverá con su marido en los infiernos griegos y las esporas del amor caducarán... no, no creo la verdad. Pero, ¿quién sabe? Nunca está de más intentarlo.

Yo seguiré con mi ordenador nuevo al que tengo miedo incluso de respirarle encima por si me lo cargo, porque soy tan terriblemente patosa, y todas las clases, apuntes, y cosas mil, pero prometo no tardar tanto en escribiros. Ahora ya tengo muchas cosas más que contar, algunas incluso relacionadas con la medicina xD...no siempre, ya lo sabéis.

Así que nada más por esta entrada porque era solo para daros la bienvenida al nuevo curso, aunque sea un poco tarde, y desearos una feliz vuelta al cole. Cada vez que lo digo me viene a la cabeza la canción que ponían todos los septiembres en el anuncio de la vuelta al cole del Corte Inglés. Hace poco Anna me preguntó que si había alguna canción que me hiciera llorar. Pues bien, querida, era esa xD Nah...sí, la verdad es que sí. Y eso que me encantaba el colegio y estudiar, pero como no solía tener buena relación con mis compañeros por lo de ser la empollona lo pasaba algo mal a veces, así que en septiembre me ponía triste.

Otra cosa con la que coincide septiembre (y sé que estaba terminando la entrada pero me he acordado y sigo, nadie lo ha notado) es con la vendimia. ¿Recordáis lo que es? Recoger uvas para hacer el vino, ¿sí? ¿alguien me sigue? Pues estamos en ello también, con lo cual este fin de semana he tenido un caos tremendo, casi tanto como en el que está sumido ahora mismo mi habitación porque llegué el viernes, fuimos a por el ordenador, hubo un problema cuando lo estaban preparando y teníamos que volver el sábado. El sábado estuvimos todo el día vendimiando y por la tarde tuvimos que volver a la ciudad... y hoy vendimiando también. Solo libro un rato de esta tarde porque tengo que estudiar, pero también lavar al perro.

¡Y mi Brave! Es tan gay... que recuerdo lo de que las mascotas se parecen a los dueños y tengo que darle la razón. Porque ayer vendimiando no paraba de subirse en la pierna de un chico y lo seguía con carita de enamorado. Aunque también es un Casanova nato porque lo hace con muchos ese intento de conquista.

Y ahora sí me despido hasta dentro de poco, de verdad lo digo, pero mi novia me está volviendo a hablar por teléfono y... vaya, ¿os dais cuenta? Ya no podré meterme con los romanticones de las películas ese de a ver quién cuelga primero. Que no lo hago... casi nunca. Y me he cortado vendimiando.

Pues lo dicho, mucha suerte a todos. Y a todos aquellos lectores, chicas sobre todo, que a principios de años me preguntasteis por la carrera, ¿qué tal os ha ido? Sé que entrar en medicina es difícil y el momento de elegir la carrera también es muy complicado, pero como dicen nunca es tarde si la dicha es buena. A veces las cosas no se consiguen a la primera o se tarda más que otras personas en encontrar el camino que queremos seguir el resto de nuestras vidas, así que no os agobiéis, lo importante es saber que, por imposible que parezca en ocasiones, al final siempre se llega :)

(Aquí os iba a poner una imagen de la vuelta al cole, pero me ha dado mal rollito esas imágenes, y no es verídico que los niños estén tan contentos con esas mochilas tan enormes, pongo minions xD)
Resultado de imagen de minions
¡Feliz vuelta al cole!

No hay comentarios:

Publicar un comentario