No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

domingo, 4 de octubre de 2015

Cosas que decir

Queridos lectores, 

Hola. Ahora tendría que estar estudiando neurología para las prácticas de mañana o tendría que haber estudiado, también valdría. Pero, antes que estudiante, soy humana y, ante todo, soy una humana que se aburre estudiando. 
Resultado de imagen de homer munch

No. Realmente, os escribo porque he estado pensando, y espero que no os resulte un hecho sorprendente, que hay dos frases que utilizamos indiscriminadamente. Seguro que lo habéis visto, en todas las series médicas siempre lo dicen mucho. "Todo irá bien" y "No te pasará nada"

Y son palabras, una promesa encerrada en dos frases que esconden una realidad utópica e incontrolable, porque el mundo, queridos míos, es imprevisible. Y lo que conocemos hoy, podría no ser cierto mañana. Así que, ¿cómo prometer a un paciente que creerá en nuestra palabra que todo irá bien mañana cuando no lo sabemos? ¿Cómo decirle que no le pasará nada cuando no lo podemos controlar?

Lo que sí podemos siempre es decirle que estaremos con él o con ella en cada paso del camino y haremos todo lo posible. Y puede que el camino lleve baches, puede que algunas cosas vayan mal, puede que las pasemos putas, como se dice en mi pueblo, pero no te dejaré caer. 

Y esto no es solo con los pacientes. En nuestra vida, en general, una vez que colgamos las batas,  y volvemos a ser humanos hartos de estudiar, tendremos amigos que pasen un mal día, tendremos una pareja que pase un mal día, tendremos problemas propios y ajenos. Y, entonces, esas míticas frases que aparecen en todas las series de médicos vendrán a nuestros labios y nos sentiremos tentados de decirlo de nuevo. 

"Todo irá bien"

"No te pasará nada"

Y sabes que querrías poder jurarlo fielmente y estar seguro de que fuera así, pero no puedes. Porque, de nuevo, la vida es incontrolable y no somos más que humanos. Y habrá problemas por el camino, sean enfermedades, problemas burocráticos, parientes locos, loros mutantes...¿quién sabe qué depara el futuro y la evolución?

Así que, de nuevo, no lo puedes prometer. Y lo dices, pero sabiendo que no lo sabes, sintiendo la duda, porque la vida es duda y no sabes qué pasará mañana o pasado o después. Nadie lo sabe. 

Pero hay una cosa que siempre puedes decir y prometer sin mentir ni tentar al destino. Y es decir que siempre estaré ahí para lo que necesites. Que no me rendiré tan fácilmente como la gente quiera hacer creer. Que la vida es dura, pero yo lo soy más. 

Resultado de imagen de la vida es dura pero yo lo soy mas

Que juntas somos más fuertes. Y, si el mundo no nos comprende y se nos queda pequeño, podemos volar con nuestra imaginación a un lugar distinto hecho solo para dos donde nuestros mares se unan. 

 

Puedes decir muchas cosas, incluyendo un te quiero. Y te quiero más en los días malos que en los buenos. Porque es entonces cuando se demuestra de qué estamos hechos. Y te quiero por tus defectos, porque siempre te esfuerzas en mejorar por mí; y por tu pasado, porque lo compartes conmigo. Por las palabras y los silencios, por estar, por ser, por quererme como yo te quiero. 

Y cuando ya no quedan palabras y no sabes qué decir. Ni las más usadas frases alcanzan y, entonces, piensas, y te pierdes y dudas porque, ah, cuán perversa es la duda que se cuela donde nadie la invita. Y si fuera Shakespeare te diría:

Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo
Aunque no soy Shakespeare, ni tú Romeo (sino Julieta). Ni la vida es una tragicomedia... aunque a ratos lo parezca.  Y no me preguntéis por qué he acabado escribiendo casi en verso.

Pero, en fin, no podemos prometer que todo, todo, absolutamente todo irá bien, porque es imposible. Sin embargo, sí que podemos decir que cuando la duda apriete y el ánimo desvele, estaré contigo aunque no me veas. Velaré por ti en la distancia, seré tu manto cuando el frío asole tu alma. Seré tu aliento cuando falten las palabras. Seré tu roca cuando azote el viento y no sepas a qué aferrarte. Seré tu guía, tu consejera y tu amiga. 

Así que no tengo certezas absolutas para tus dudas, solo estas promesas escritas una noche de octubre en la que no me apetecía estudiar neurología, pero tan ciertas como si hubiera estudiado :D jeje. Pero que valen más que las dudas de voces que no comprenden ni conocen. Porque hay personas que se empeñan en sentir solo con el tacto y, otras, que aprenden a volar con el corazón ;)

Resultado de imagen de rosa azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario