No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

viernes, 16 de octubre de 2015

Estamos todos chachi

Queridos lectores,

Estoy tirada en la cuneta. Literamente. Bueno, más que tirada, sentada en un bloque de hormigón, pero para el caso es lo mismo. Y os lo voy a relatar porque es todo un episodio caótico digno de quedarse para los anales de la Historia.

Me volvía a casa con mi padre en su camión, lo cual es chachi porque me ahorro el dinero del autobús y voy más cómoda. Todo ventajas. Salvo porque hoy ha averiado un compañero y el jefe de mi padre le ha dicho que debía dejarle su camioneta y esperar a la grúa en la averiada.

Y así he acabado en la cuneta de la carretera esperando a la grúa.

Pero la historia solo mejora porque al enterarse mi madre ha decidido venir a por mí porque puede que técnicamente el jefe de mi padre no tenga que enterarse de que me voy con él. El problema, mis queridos lectores, es que mi madre no tiene ni idea de cómo venir.

Es más, no ha pisado la autovía en años y no es la mejor conductora del mundo...o sea, para nada. Y mi padre y yo hemos intentado detenerla... pero cuando mi madre tiene una idea en la cabeza ya puedes decir misa.

Total, que ahora mismo mi madre está perdida en algún punto de las carreteras españolas y nosotros en la cuneta. Porque, para darle emoción al asunto, mi madre se pasa las indicaciones de mi padre por el forro y ha acabado en otro pueblo.

Y la tensión del momento reside en que si viena grúa antes que mi madre, ¿cómo lo hacemos? Porque si me quedo yo aquí esperando a mi madre puedo morir de vieja y encima no sé explicarle cómo llegar. Si me voy con la grúa, mi madre se quedará perdida dando vueltas entre los pueblos.

Que, por cierto, se ha quedado mi hermano solo para cuando salga de clase y nadie lo ha avisado ni a nadie para que lo recoja así que se quedará esperando a quien lo recoja. Y sin llaves de casa.

Em...mi madre da señales de vida y estaba en otro pueblo os comunico. Buscando la salida.

Aquí mientras, mi padre se queja de mi madre, que luego no quiere coger el coche para ir por nuestro pueblo y hace que lo lleve él. Y yo os escribo. Y así escribiendo se me hace hasta divertido todo. No reiré en presencia de mi padre.

Oh. Creo que llegó mi madre. Es un milagro.

Como dato a parte, mi culo está lleno de resina por sentarme bajo un árbol xD. Y mi madre que acaba de aparecer ha dicho que se había dejado la plancha encendida. Por si faltabam cosas,¿no? Universo como te cebas -.-'

Total, en resumen, volvemos para casa y estamos todos chachi.

PD ahora que ya he llegado a casa os puedo informar de que mi casa no ardió a causa de la plancha. Aunque el coche en el que nos recogió mi madre también se averió. Pero pudimos llegar a casa. Así que de nuevo sí, todos chachis... menos el coche xd

No hay comentarios:

Publicar un comentario