No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Liarla bata

Queridos lectores,

Aquí estoy un día más, retransmitiendo desde la peor clase de neurocirugía de hoy. Y es peor todavía que mi manía de escribir en clase, porque ahora que he descubierto que puedo escribir desde el móvil, bueno pues eso, aún es más visible mi empanamiento.

El caso es que todo el mundo está con cara de aburrimiento, como si esto fuera una tortura china, pero yo estoy como muy entretenida. Porque hago el mismo caso que en el resto de clases, o sea de poquito a nada, pero como el resto también se aburren ahora escuchan mis geniales bromas.

Tan geniales como cantar "Palomitas de Maíz" cuando el profe habla de harmatomas. Si entendéis por qué es que sois calidad papa. Y si no, os diré que la imagen radiológica del harmatoma se le llama "en forma de palomita de maíz" porque los radiólogos del mundo pasaban mucha hambre, pobres u.u. O iban mucho al cine, en cuyo caso, morrudos e.e


Así que volviendo a la clase o mi ausencia mental de la misma, debe ser muy aburrida porque he logrado que Ada y Sadee se pongan a leer mi blog. O es que soy muy persuasiva, pero realmente no, así que es muy aburrido.

Bueno, digamos que el profesor y yo compartimos el mérito de que los estudiantes prefiera  leer mi blog en sus clases.

Y la aventura continua. Sinceramente se me ha pegado una canción en la mente y no puedo parar de cantarla. Lo que hace que tanto la clase como mis posteriores horas de estudio vayan a tener hilo musical repetitivo. Aprovecho para avisar que si me veis moverme raro y de manera descoordinada de repente no es que esté teniendo una crisis epiléptica, sino que estoy bailando la canción que canto mentalmente. 

Para eso me gustan realmente mucho los ascensores. No solo por su connotación pornosa (y a aquellos que no sepáis por qué un ascensor tiene connotación pornosa: qué en todos los osos amorosos hacéis con vuestra vida???!!!) Sino que además es u  lugar cerrado, en movimiento e insonorizado en el que puedo cantar en alto sin que nadie me oiga.

Esta profunda reflexión sobre los ascensores, me lleva a mi tema de hoy. ¿verdad que es muy importante tener un médico que no sea incompetente? Y no hablo de las prácticas, sino de la vida real (no, las prácticas no cuentan como vida real, es más como un juego de simulación). Después de estar dos semanas en un centro de salud con los de primaria me di cuenta de lo desvalorizada que está la atención primaria para lo importante que es.

Porque mientras estamos en la carrera todo el mundo o casi todos piensan en qué especialidad coger. No he oído a nadie decir: "que ganas de estar en mi consulta y hacer recetas" ni "oh dios creo que me he enamorado...del abucasis" ni siquiera "quiero ser médico de familia".

Y bueno, admito que puede ser algo tedioso a veces. Pero es el médico al que más consulta la población general y le puede llegar de todo, así que debería saber de todo. Pero mi experiencia con la primaria me dice que no es así. Si me permitís algunos ejemplos de mala praxis médica o, como yo prefiero llamarla, LIARLA BATA...


Por ejemplo, el caso de un chico joven llegado de un país africano en el que estuvo en verano, llega con fiebre, malestar y algo así como granos o picaduras rascadas. Yo no lo vi, pero me enseñan la analítica que le pidieron para la segunda consulta que es donde lo veo. Y en la analítica encontramos: anemia, PCR elevada (signo de infección), IgE elevada que, según el médico no era nada porque era la que se elevaba en la alergia y es cierto, pero también es la que se eleva en infecciones por parásitos muy comunes en algunos países de África. 

Y con todo eso, el médico en cuestión solo había pedido las pruebas de la varicela. 


No sé mucho de medicina, pero hasta yo sé que ahí hay que descartar enfermedades de la zona en la que estuvo, y no solo la varicela. Por suerte para el mundo, los del laboratorio donde hacían las pruebas le dijeron al médico lo que tenía que pedir. 

Y cosas así y más graves que no sé si debo decir o no por eso de no violar el secreto médico, pero que sinceramente creo que llegan a lo denunciable. 

Así que volviendo al tema de la entrada, lo que parece fácil, puede no serlo tanto. E, incluso yo que vivo renegando de la medicina más días de los que vivo amándola, sé que es importante estar lo mejor formado posible porque si no, pueden pasar esas cosas en las que por lo que parecen "tonterías" o cosas sin demasiada importancia, casi fáciles, pues puede depender la vida de una persona. Vivimos sin responsabilidad, ¿eh? 

Así que tras este productivísimo día en el que tras siete horas en la universidad, tres de ellas libres, he logrado leer una página de apuntes (me acuerdo de que están subrayados de verde) y escribir esta entrada de blog. Pero solo para dormir más tranquila y decirme a mí misma que he hecho algo útil, diremos que he transmitido una importante lección: si sois médicos, no la liéis bata mis queridos. Sé que no apetece, sé que es aburrido, sé que es mortal, pero mirad el lado positivo, hay gente más inútil que nosotros en el mundo y son gobernantes de países, así que no puede irnos tan mal. 

Se me va la inspiración escuchando a un profesor decirme cómo hacer recetas...en quinto con la de veces que he visto recetas...recetas en papel que ya no son ni válidas... u.u

Así que eso es todo por hoy amigos. Suerte y chau ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario