No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

viernes, 30 de diciembre de 2016

La última del año

Queridos lectores, 

Aquí estoy en la que probablemente sea la última entrada del año. Entre otras cosas porque ya estamos a 30 de diciembre y me prometí a mí misma que en cuanto terminara con el estrés de la presentación me pondría a tope para terminar mi TFG. Y el caso es que ya lo tenía acabado y pensaba que estaba bien, pero resulta que en la conclusión final me falta añadirle chicha, así que aún me queda bastante trabajo. Pero lo lograré...espero. 

Os mentiría si os dijera que no me quita el sueño. Más que nada porque a noche me desperté a eso de las 4:30 a.m. en parte por los nervios y en parte por el dolor de garganta. Me hice una infusión con una buena dosis de miel y, mientras contemplaba las posibilidades de dormir o ponerme a ver los mejores momentos de The Big Bang Theory para reírme un rato antes de dormir, no dejaba de darle vueltas a estos temas: el TFG, si lo acabaré a tiempo, si estará bien, si no me habría equivocado haciéndolo de mi libro, que por original que sea, puede ser algo raro. Y en mi libro, la verdad es que también pensaba en mi libro. 

Antes de seguir escribiendo he de recordaros que ayer hice mi segunda presentación, en mi pueblo, y aunque mi madre siguiendo en su línea pensaba que no vendría nadie y no se venderían apenas libros, sientiéndolo mucho por los de la librería, resultó que se vendieron todos los libros. Claro que casi todos eran familia o conocidos o antiguos profesores. En fin, creo que fue bien. Habló un chico muy majo que es el Gestor de Cultura, un antiguo profesor al que le pedí que hablara por lo que os comenté de que era obligatorio que hubiera un presentador, no me podía presentar a mí misma. Y luego hablé yo. No sé si lo hice bien o mal porque la verdad, cuando me dan un micrófono, al principio me da vergüenza y me cuesta arrancar, pero luego me emociono y pierdo los papeles. Intenté que mi hermano me grabara, pero a pesar de habérselo dicho y de intentar recordárselo mediante gestos desde el escenario, no lo hizo. Parte de la culpa es mía también, porque estaba tan nerviosa que a lo mejor se lo dije muy rápido y no me entendió bien antes del evento. Pero en fin, la cuestión es que me había preparado un poco la introducción, pero a partir de un punto ya fue libre y no sé ni lo que dije. 

Mi abuela fue una espontánea, porque la mujer está mayor y empezó a hablar mientras yo hablaba diciéndome: "lo estás haciendo muy bien" o algo así, y yo la metí, claro que sí, ¿por qué no? En plan: "mi abuela aún no se ha leído el libro pero ya le gusta" o algo así. Ya os digo que se me olvida lo que digo cuando me emociono. 

En fin, creo que la gente se lo pasó bien porque se rieron mucho. Uno de los presentes luego, cuando le firmaba el libro, me dijo que si me sobraba tiempo me podía dedicar a hacer monólogos, cosa que no descarto. Nunca se sabe. 

Aunque no llegué a decir una cosa importante. Sí que hablé de que el mensaje que intento transmitir con estos libros es que las consecuencias de una guerra como puede ser la Segunda Guerra Mundial no se terminan con el fin de la guerra, sino que las seguimos arrastrando, y cómo nos comportamos como pueblo determina la Historia. Eso lo dije. Pero precisamente por eso, porque ese es el mensaje de mis libros, me parecería hipócrita quedarme con el dinero que sacase de ellos. Por eso mi intención es donar la mayor parte. Claro que no será mucho porque apenas gano un euro por libro, menos lo que se lleve Hacienda, pero bueno, es algo. Porque escribo por placer, no por ganar dinero, para mantenerme ya estudio una carrera. En fin, eso me faltó por decir. Como ahora resulta que la gente buscando mi libro encuentra mi blog xD que lo sepa. 

Ah bueno, pues una de las cosas que me quitaba el sueño era precisamente todo esto del libro y la universidad, porque no sé, creo que me gustaba más escribir en las sombras y no tener que hacerme tanta publicidad. A veces, porque hace bastante tiempo que no escribo con la universidad, temo que lo de publicar haya hecho que se me escapen las musas. Pero bueno, creo que simplemente estoy algo estresada. Cuando me quite el TFG de encima y me gradúe, entonces tendré que ponerme a estudiar a tope para el MIR, pero intentaré descansar escribiendo. La verdad es que se me han acabado los veranos, que era la época en la que escribía. Porque el próximo verano tengo que prepararme el MIR y, a partir de ahí, si todo sale bien, estaré trabajando. Así que ya veremos. Por otra parte, siento que ya he adquirido un compromiso con la gente que se lee el libro y quiere saber más sobre Kenneth y Emma y no quiero tardar en seguir escribiendo. Pero no hago milagros con el tiempo. 

En fin, si alguien que se ha leído la novela y quiere seguir leyendo sobre Kenneth y Emma quiero que sepas que estoy en ello y está todo en mi cabeza xD y que tengo bastante escrito, pero habrá que tener algo de paciencia porque...bueno sobre todo porque estudio medicina y es difícil compaginar tanto como querría. 

Así que hasta aquí mi última entrada del año, para desearos un Feliz Año 2017, aunque eso también lo haré en la primera entrada del año que viene. Espero que hayáis tenido un buen año y sino, al menos, ahora que se acaba pues se recuerda solo lo bueno y mucha suerte en los exámenes, trabajos y demás torturas de la vida universitaria o vida en general. ¡Ánimo!

martes, 27 de diciembre de 2016

Feliz Navidad

Queridos lectores,

Odio mi internet. Había escrito ya la entrada para felicitaros la Navidad y en vez de publicarla como le he dicho o, al menos, guardarla, la ha borrado. Se ha perdido vamos. Y precisamente yo que me quejaba de todo lo que tenía que hacer en poco tiempo. 

Tengo una nueva presentación de mi libro este jueves con lo que he tenido que volver a hacer flores de regalo y otras de decoración. Encima tengo que encontrar a una personalidad para que me presente. El caso es que como los libros tardaban tanto en llegar yo ya estaba casi segura de que tendría que cancelarla, pero resulta que llegaron y ya se están vendiendo y al final sí que hay presentación. Pero lo supe con una semana de margen. Ahora he tenido que hacer todo deprisa y no sé quién me va a presentar. Muchos profes están de vacaciones de Navidad y los políticos tienen un pleno. En fin, faltan a penas dos días y ni siquiera sé que voy a decir. 

Por si fuera poco llevo un resfriado interesante, no es un gripazo por suerte, quiero decir que en mi caso me suele bajar al pecho y producir bronquitis con facilidad por el asma, pero por ahora es solo garganta y mucosidad, lo cual está bien porque no me encuentro tan mal. Pero el miércoles me entrevistan en la radio y a este paso me tendré que sonar los mocos en directo. 

Además tengo que acabar el TFG, hacer la presentación para su defensa, ponerlo bonito y bien hecho y estudiar lo de la cacademia para ponerme al día. 

Claro que no podré hacer nada de esto mientras sigo pendiente de lo de la presentación del libro. He pensado que aprovechando y para que no me quede una entrada sosa voy a poner mi borrador del discurso para saber qué decir en la presentación. Así será como si estuvierais allí. 

Vale. Esta presentación ha sido algo caótica desde el principio, he de confesaros. Primero que la distribuidora parecía no encontrar Utiel en el mapa, no salía en su GPS, porque mis primos en Barcelona ya tenían su libro sin que yo dijera nada y aquí todos los días hablando con la editorial y las librerías hasta que logramos que llegaran. De hecho yo ya me veía cerca de cancelar la presentación. Pero los libros llegaron y el siguiente problema fue que comenzaron a venderse tanto que casi no hay para la presentación. Aunque esto ya no me molestaba tanto porque si la gente ya lo tenía podía firmárselo simplemente. Así que esta última semana tocó ultimar los detalles que no había preparado porque ya pensaba que cancelaríamos la presentación: hacer los regalitos, la decoración, pensar en qué decir, buscar a alguien que me presentara...

Que digo yo, si estoy en mi pueblo, si he nacido y crecido aquí, ¿quién no me conoce? Vale que no a todos os sonará mi cara porque me paso la vida en mi casa estudiando, pero seguro que todos conocéis a mi familia. 

Os ahorro un rato de hablar de mí y mi familia y vamos a lo que me interesa y debo perfilar: el hablar de mi novela. Y es que si no valía con escribirla y corregirla, desde que la hice mi TFG ahora sí que la conozco a la perfección. No os diré que es una novela perfecta, tiene errores obviamente, algunas erratas, un par de errores médicos, errores históricos aún no me he encontrado, pero todo se andará. Pero lo importante es que no está mal... No sé venderme xD Vale, probemos de nuevo. 

Cuando la gente me pregunta de qué género es mi novela yo, rápidamente, contesto "de género negro", pero no es simplemente eso. Claro, empieza con un asesinato y ese es el hilo conductor de la historia, lo que le da un propósito: descubrir al asesino, descubrir qué lo une a los asesinatos del pasado...pero también la historia es una parte importante ya que uso un doble hilo narrativo. Hay un pedazo de historia que sale al principio de cada capítulo y poco a poco se ve la conexión que tiene con el presente. 

Y... aún me quedaría mucho por decir pero por culpa del catarro no me encuentro del todo bien así que prefiero terminar aquí la entrada y seguir luego pensando qué decir porque si espero a terminarla no os felicitaré nunca la navidad. 

Así que ¡FELIZ NAVIDAD!

Resultado de imagen de feliz navidad minion

martes, 13 de diciembre de 2016

Primer día en urgencias

Queridos lectores, 

Hoy no estoy teniendo mi mejor día. Los lunes, en general, me vengo en el autobús desde mi pueblo lo que se traduce en un madrugón considerable a las 6 de la mañana. Y mi día ya vaticinaba no ir a mejora. Lo he sabido cuando he entrado a la universidad para dejar mis cosas y lo he primero con lo que me he encontrado ha sido con, no uno, sino dos coches funerarios que traían los cadáveres para anatomía patológica, sala de autopsias que están en los sótanos. Sí, entro por el sótano a la universidad. 

He pensado en cuanto lo he visto que os lo escribiría, lo que no pensaba es que sería tan profético con mi día. Y no, no he matado a nadie, pero ha sido una locura y con muchos pacientes al borde de la muerte. 

Y ahora me duele la cabeza. 

En fin, poco a poco que así no hay quien se entere de los acontecimientos. Lo sé, lo sé. Hoy era mi primer día en el servicio de urgencias. Lo que ha comenzado, después de ver lo que os he comentado de los cadáveres. Y al principio me aburría un poco la verdad, no me hacían demasiado caso. Pero la cosa se ha puesto interesante cuando un hombre ha entrado en parada de repente y se ha congregado un montón de gente para reanimarlo. 

Pff siento que no me voy a expresar con nada de claridad porque estoy agotada y lo siguiente. 

He llegado al piso donde vivo y he visto tantos altavoces y tantos trastos por todas partes que con las mismas, he cogido mis cosas y mi bocata para comer y me he venido a la universidad a estudiar o intentarlo, porque me siento la cabeza abotargada. Como estar entre el borde entre el desmayo y el sueño. Una cosa así rara. 

Mi segundo día en urgencias (y es que ayer no terminé de escribir la entrada así que puedo contaros más cosas de hoy) no ha sido tan movido como ayer, pero también ha habido unas cuantas urgencias. Claro, como su nombre indica. Quizás lo más digno de mención ha sido un infarto, que es donde más ha habido que correr. Y había una señora la mar de maja que no paraba de decirme guapa cada vez que pasaba. Y, la verdad, cuando nadie me hacía caso y no tenía nada que hacer, me iba a charlar con la señora, que la pobre se aburría y yo también xD. Me ha dicho que me hiciera una trenza que estaría más guapa, pero es que se me va el pelo a la cara y no me gusta. 

¿Qué más, qué más? Ah sí, ayer por lo menos, me permití un momento de lujo para dejar de estudiar y merendar un café con leche fuera. Fue el único momento de la tarde en el que me desperté algo más. Así que creo que hoy haré lo mismo. Aunque es una lástima porque he cogido buen sitio en la sala de estudio. Justo unas que estaban se han ido cuando llegaba. Y tengo una mesa tranquila y apartada, con silla cómoda y enchufes. Aunque una chica de otra mesa ha venido a robarme mis enchufes  ¬.¬ menos mal que ya tenía uno pillado y no me lo ha podido quitar. En fin, tengo como una hora y 45 minutos para cargar y chupar electricidad a la facultad antes de irme a merendar. 

Ahora que lo pienso, la sala de estudio está hecha de una manera poco logística. La mayor cantidad de enchufes está en las bancas más incómodas porque están al lado de la puerta y molesta más el ruido de la gente entrando y saliendo, además de que hace más frío. Ayer me tuve que poner ahí, por eso lo tengo vívido. Me gusta mirar a la gente que entra y mira buscando el mejor sitio. Es más difícil si vas en grupo porque tienes que encontrar un sitio para más gente. Pero bueno, si a la vuelta de merendar me han quitado el sitio, me iré a la biblioteca que hay muchos más enchufes. Hay en cada mesa. Yo prefiero la sala de estudio porque hay más luz, tiene ventanas. Pero en el momento en el que se haga de noche dará un poco igual. 

Ya divago oye. En resumen, estoy muy cansada y voy a ver si puedo hacer algo útil ;)

domingo, 11 de diciembre de 2016

Tres razones para mi vagueza

Queridos lectores,

A ver si acertáis esto: ¿qué tienen en común una serie, mi perra y mi ojo derecho? Pues que son los motivos (o tal vez excusas) por lo que no he hecho nada útil esta semana con fiestas de por medio en la que me había planificado adelantar tanto. Pero iré por orden. 

Primero, la serie. Resulta que tenemos (bueno, mis padres tienen) la cosa esta de movistar con canales y películas y eso y alcahueteando encontré la serie de Poldark, la cual me sonaba porque mi madre la había nombrado antes como una serie que le encantó de joven y a la que había estado muy enganchada. Esta era la versión moderna claro, una que empezaron en 2015 o así, la que ella veía era la de 1975 me parece, pero se lo dije y se emocionó, así que nos pusimos a ver capítulos y nos enganchamos como locas. Pensaba que yo era la fangirl obsesiva de la familia pero mi madre me gana, no quería que dejara de poner capítulos y yo tenía que parar porque había días que madrugaba para ir al hospital o me tenía que poner a estudiar o cosas así. Por lo que mi madre aprendió a ponerse ella los capítulos y los veía sin mí. Ah que gran traición, ¿verdad? Pero bueno, por suerte no había demasiados capítulos porque la serie es corta y está a medias, así que ahora tenemos que esperar al año que viene. 

Segundo, mi perra. Esto ya podéis imaginarlo. Entre que me da pena dejarla sola y/o dejarla encerrada, la saco a pasear y en cuanto me pongo a estudiar, al cabo de media hora o menos ya estoy temiendo que se esté haciendo pis otra vez y vuelvo a sacarla. También intento subirla a mi cuarto, con su serie de catastróficas consecuencias porque esta perra es una auténtica lagartija terremotillo: se meó en mi alfombra, cosa que mi madre no va a perdonar y que tuve que limpiar a mano; muerde todo lo que pilla, lo que es más doloroso si es mi mano, pero más peligroso si es la alfombra del comedor que mi madre adora, aunque el resto de los habitantes de la casa pensamos que es fea y casi alentaríamos a la perra a comérsela (es broma xD); cualquier cable peligra y, por su puesto, se hace pis donde le da la gana. Total que aunque la suba a mi cuarto está bien porque no está sola y yo finjo que leo, pero tampoco me concentro porque me pongo a jugar con ella o a vigilarla para que no desmonte nada de la casa. Ahora hace aproximadamente media hora que la he metido en su casita y ya estoy pensando que debería sacarla y con escribir la entrada aún no me he puesto a estudiar, así que ya podéis pillar la dinámica. 

Y, por último, y quizás lo más raro: mi ojo derecho. Resulta que el martes que era fiesta salí a montar a caballo con mi padre. El mayor problema fue que ese día estaba algo aletargada, creo yo que porque estaba incubando algún virus respiratorio y mis defensas lo combatían, por ahora no he llegado a caer en el virus así que no sé, pero ese día me notaba la garganta que me dolía y estaba algo más somnolienta de lo normal. Quizás si por mí hubiera dependido no hubiera salido a montar, pero mi padre quería y el pobre hace tantos viajes para recogerme de la Cacademia en Valencia y me pueda venir a casa en vez de quedarme con las chinas que pensé que era lo menos que podía hacer. 

La verdad es que el día ya empezó algo caótico. Como estaba algo amerluzada por el posible resfriado no me enteraba bien de lo que mi padre me mandaba hacer y no lo hacía bien, incluso me equivoqué de cabezada y mi padre venga a reñirme porque no me fijaba. Pero en fin, el quid de la cuestión con mi ojo es que en una de las veces cuando mi padre se puso a galopar, una piedra del suelo salió disparada por el casco del caballo y me golpeó en el ojo derecho. En el momento no vi nada, el ojo me fue llorando, lo limpié, llegué a casa y lo volví a limpiar y al día siguiente, que no era fiesta, me fui al Hospital a prácticas, pero todo el día iba notando la molestia y el dolor en el ojo así que por la tarde fui al centro de salud y me vieron una úlcera corneal. Así que tuvieron que taparme el ojo. Y, la verdad, fue horrible. Pensé que podría hacer cosas, pero el otro ojo se me cansaba enseguida de ser el único que veía y entonces me dolía más que el otro, se irritaba o me picaba y entonces tenía que ir con los dos ojos cerrados. Menudo aburrimiento. No podía hacer nada. Estaba desesperada porque me quitaran la venda. Porque, oye, una cosa es no hacer nada porque no te apetece y otra porque no puedes. 

No podía ver la tele porque me picaba el ojo, ni escribir porque no podía mirar pantallas, ni leer, ni siquiera jugar con la perra porque como es tan bicheja me saltaba y me mordía y yo ni la veía venir (obviamente). 

Por no hablar de que fue el día que más visitas recibieron mis padres y como yo estaba en el comedor aburrida me encontré con todos: vinieron mis tías y amigos de mis padres (a por lotería porque es la época) y yo con mi súper parche en el ojo sin poder mirar a nadie. 

Intenté tomármelo como un reto porque mi bisabuela era ciega, murió justo el año que yo nací, así que no la recuerdo, pero siempre me han contado muchas historias sobre ella porque la pobre se las apañaba tan bien que mi madre decía que sus amigos dudaban de que estuviera ciega. La verdad es que era todo un personaje, por lo que me han contado, y podía limpiar la casa, cocinar y tejer sin ver, así que yo quería poder ir por la casa tuerta, no era tan difícil. Y andar y hacer mi cama y todo eso bien, pero resulta que todas las cosas que me gustan y me entretienen precisa del sentido de la vista, así que fue un día muy aburrido xD. Menos mal que me quitaron el parche pronto porque haber ido así por ahí o a la cacademia y eso hubiera sido un poco desastroso. 

Y aparte de eso, no quiero que mañana sea lunes y tenga que volver al hospital. Bueno, no es por el hospital, es más por irme a Valencia otra vez, pero bueno, son solo dos semanas y vacaciones. Pocas vacaciones porque como no tengo exámenes este año empiezo antes en enero, pero vacaciones al fin y al cabo. 

Así que mejor será que deje de enredarme e intente hacer algo de TFG que apenas lo he tocado en toda la semana. ¡Ánimo!

domingo, 4 de diciembre de 2016

El día en el que me plagiaron un fic

Queridos lectores, 

Día nuevo, entrada nueva. Y como es domingo y no tengo cacademia estoy en mi casa por fin. Lo bueno es que aquí cuando estoy aburrida o poco inspirada para el TFG no uso de excusa la comida, sino sacar a la perra, que por otra parte tiene que hacer sus necesidades fisiológicas. Por lo que al menos, no tengo tanto cargo de conciencia de estar cebándome a comida. Y eso que mi madre me compra mucha más comida y además cocina mejor porque mi cocina es básicamente de subsistencia. 

Pero bueno ya que estoy aquí voy a comentaros otra cosa que me ha pasado hoy. Resulta que como sabéis escribo, obviamente xD y entre otras cosas escribía fanfics en la página de fanfiction. Creo que llegué a ponerlo por aquí cuando empecé. Pues bien resulta que hoy me he enterado que una chica en wattpad había cogido uno de mis fics (el que más éxito ha tenido de los que he escrito la verdad) y lo ha subido ella a wattpad así porque sí. Puso que yo era la autora original (es decir, mi pseudónimo de fanfiction), pero no me pidió permiso en ningún momento. Y al enterarme me he cabreado lo que no está escrito. La verdad es que es una historia con mucha tirada y creo que salía que la habían leído más de 8.000 personas y la verdad molesta mucho esforzarte en hacer algo y que después el mérito se lo lleven otros. O que pongan en una esquinita que tú eres la escritora, pero aún así se llevan los halagos. Y ya no es por la fama, aunque a todos nos gusta que nos suban la moral. Es porque por ejemplo podía haber aprovechado todo ese tirón de lectura para promocionar mi libro o darme a conocer y así pues no sirve de nada. No creo que las 8.000 personas que lo han leído lo vuelvan a leer. 

La verdad es que estas cosas me dejan al borde del abismo en el que pierdes la ilusión por escribir. Porque ¿qué ganas?. Si escribes solo para ti, es decir, escribo relatos, cuentos y fics, pero nadie lo lee ¿de qué sirve? Si escribo para transmitir una historia pero nadie la lee, ni capta el mensaje que quiero enviar, es como si no lo hubiera escrito. Claro, he disfrutado ese momento y está bien, es lo que siempre he hecho. Pero llega un momento en el que se queda pequeño, en el que quieres compartir tus historias. 

Empiezas a escribir por internet porque es una manera fácil de compartirlas, sin tener que pasar por los líos de las editoriales. Simplemente tu historia y tú en el mundo para compartirla con otros, con mucho mimo porque es tu bebé y has puesto tu alma en cada palabra y te has esforzado y has reído y llorado mientras escribía. Pero claro, el problema es que ahí no está protegida y cualquiera puede cogerla y robártela, como me ha pasado a mí. Que es solo un fic. Pero era mío, era mi historia, era mi alma la que estaba ahí, mis palabras y mis experiencias mezcladas con la fantasía. 

Luego intentas hacerlo bien y registras a tu obra y buscas una editorial y la publicas. Y ni siquiera eso es fácil porque no es fácil ser pequeño en un mundo de tiburones. Por mucho que lo intente me sigo chocando contra la pared de la distribuidora, la editorial y los libros que no llegan a mi pueblo y yo ya estoy desesperada. Solo me queda irme a Madrid a por los libros yo misma. 

Y no me queda tiempo ni energía entre el hospital y el desgaste emocional y físico que conlleva un horario como el nuestro que hay días que se me junta la comida con la merienda, que tratas con enfermos cada día, yo en otorrino veo cánceres terminales cada día, y eso te agota emocionalmente, no solo que mi cuerpo no pueda con mi alma, es que mi alma no puede con mi cuerpo; el TFG; la cacademia con sus simulacros y horas y horas de clase y los manuales y hay que ir al día. Pues simplemente llego por la tarde con todo esto y no me veo con fuerzas para lidiar con distribuidoras, editoriales y librerías. Ni con personas que se creen que pueden robar tu trabajo sin más. 

En fin, ya no sé si es la lluvia o la vida, pero me ha dejado más afectada de lo que una tontería así debería, creo yo. Mi pequeña perra me alegra mucho, pero también me deja agotada, tengo a una tía en el hospital y aunque no está grave la han intervenido de urgencia (no quiero hablar de esto porque ahora que he puesto mi verdadero nombre con el tema del libro siento que es violar la intimidad de mis familiares) pero bueno que solo quiero coger a mi perra (pero dormida para que no muerda jugando xD) una manta, un café con leche y ver una peli chachi en la tele y olvidarme del resto de los problemas del mundo. 

Pero seamos sinceros, eso no puede hacerse. Así que simplemente seguiré tirando hasta que se pase el mal tiempo, tenga comentarios que me suban el ánimo, consiga que mi libro llegue  a las librerías, acabe el TFG y poco a poco, paso a paso. Como siempre :) ánimo chicos y cuidado con el temporal de lluvia eh. 

jueves, 1 de diciembre de 2016

La vida es cancerígena

Queridos lectores, 

Sí, lo sé, tres entradas seguidas, estoy en racha. Hoy he mejorado  mi pereza en el sentido de que no me he puesto a escribir la entrada antes de merendar para que llegara la hora de merendar  y no ponerme a hacer nada útil hasta después. He hecho algunas cosillas, he merendado...y el problema es que cuando he intentado ponerme con el TFG me he puesto a vaguear. Parece haber una fuerza magnética que me repele del Word cuando estoy trabajando en el TFG. Y no sé por qué, o sea es un tema que me gusta, no es que tenga que hablar de células ni cosas mega científicas y complicadas, va sobre asesinatos en serie y leo sobre criminología y todo eso. Pero aún así me cuesta bastante concentrarme. 

Aunque me queda ya menos, bueno menos que cuando empecé me queda, aunque por las noches me quite el sueño pensando en si me dará o no tiempo. Cosa curiosa que cuando quiero dormir, pensar en el TFG me quite el sueño y cuando quiero hacer TFG me entren ganas de echarme una siesta. Mi cuerpo caprichoso. Pero bueno, cuando me fuerzo a empezar escribo algo y como no es de cosas raras que no pueda entender pues no tengo que descifrar artículos científicos bioquímicos en inglés ni cosas raras. Aunque entre nosotros, y aunque mi trabajo me gusta, estoy deseando quitármelo de encima para poder decir que tengo una cosa hecha. Aunque cuando tenga el TFG listo y aprobado empezaré a agobiarme por el ECOE que es peor porque te hacen un examen práctico, ¡un examen práctico!

O sea, mi punto fuerte en la práctica es hablar con la gente (sí, incluso con mi sociabilidad nivel villana Disney como dijimos ayer). Hoy por ejemplo, había una mujer a la que le estaban aspirando el oído y le hacían daño y yo le daba la mano y la consolaba. Eso sabiendo que son actores o residentes a los que les obligan a hacer de pacientes ya no será igual. Bueno creo que lo hago bien, supongo que tengo mis días. 

Por cierto, hace nada que he merendado y ya estoy deseando que llegue la hora de cenar. Me paso el día comiendo. En parte me preocupa porque me voy a poner como un tonel, básicamente porque mi tiempo ( y mis ganas) de hacer ejercicio rozan la nulidad, caso tanto como mis ganas de hacer TFG. E intento comer cosas sanas. Por ejemplo, empiezo merendando una pieza de fruta para no sentirme tan culpable cuando me haga mi preciado bocata de jamón. Pero no creo que mi metabolismo tenga ese detalle en cuenta cuando almacene mi merienda en forma de panículo adiposo. Me da que no. Claro que solo se vive una vez y la comida está buena (menos cuando cocino yo, pero esa es otra cosa). 

Por ejemplo ahora tengo una costumbre nada sana de la que culpo completamente a la Cacademia porque cuando salgo los viernes a horas impestuosas y como tengo que andar hasta casa, paso a comprarme la cena. Y normalmente es algún sitio de comida rápida atasca arterias grasienta, pero como su nombre indica rápida y está buena, y ceno eso como premio por haber aguantado las horas de coñazo intenso porque yo lo valgo. Por suerte no es todos los días, solo una licencia poética que me permito de vez en cuando y del que espero que mis pantalones no se enteren. 

Aunque me pregunto ¿por qué tenemos que estar tan obsesionados con el peso siempre? Bueno ya no es solo el peso claro, es que la mayoría de esta comida es cancerígena. Todo en esta vida es cancerígeno. Vivir es cancerígeno porque las células se replican y al final un fallo en la replicación es lo que da lugar al cáncer. Tomar el sol, las comidas, la parte torradita de las comidas, los plásticos, teléfonos, radiaciones...Incluso aunque seas la persona más sana del mundo no estás a salvo de todos los factores cancerígenos que pululan en el aire, literalmente porque contamos la contaminación y el humo del tabaco. Aquí tengo un pequeño dilema porque estoy a favor de estar sano pero al mismo tiempo también pienso que solo se vive una vez y si te gusta comer yo qué sé, chocolate (que no es mi caso) pues no vas a estar siempre reprimiéndote, de vez en cuando te darás el gusto, digo yo. Todo esto viene porque se acerca la hora de cenar y mi subcosnciente intenta tentarme para que me haga patatas fritas, no creáis, y mi otro consciente le dice que hay puré de verduras abierto que hay que acabar. Pero las patatas fritas siguen siendo una gran tentación. Claro que también son cancerígenas. Pero no creo que el puré de verduras (por sano que suene) preparado y lleno de conservantes que se hace en el microondas sea mucho mejor. 

Al final, creo que lo mejor será que me levante a hacerme la cena o a tomar algo porque no paro de hablaros de comida y solo me da más hambre. Antes de que mis compañeras de piso lleguen a la cocina y ocupen todos los fogones. Ah y perdón por el título deprimente, pero me pareció que quedaba bien.

Pd: vengo a confesar. Al final me he hecho patatas fritas xD

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Tan sociable como una bruja Disney

Queridos lectores, 

Hola otra vez. Lo sé, no podéis creerlo, tanto tiempo sin escribir entrada, espaciándome en mis comentarios, estando ausente y de golpe dos entradas seguidas. Y pensaréis, tal vez, que me ha debido pasar algo emocionante digno de contar o, tal vez, me conocéis y sabéis que no, simplemente me apetece escribir y retrasar un poquito el momento de meterme de lleno en todos mis quehaceres. 

Pero hoy me apetece hablar un poquito de mi sociabilidad, esa herramienta social que no siempre me funciona como debería y me provoca una diarrea verbal o verborrea para los finos en la que ya no sé ni qué digo. Aunque más que por eso lo he estado pensando porque con todo el tema este de mis compañeras de piso ruidosas y que traen gente y todo eso, he pensado que parezco la mala de algún cuento. Y ojo, no me considero una mala persona, de hecho, siempre he pensado que daba más el perfil de princesa inocente y tona de Disney que de bruja malvada, pero siempre hay una figura del mal con la que puedo identificarme de maravilla y esa es La Bruja del Silencio. No os sonará, porque no es Disney, y no es nadie en particular, es un villano o villana (pero suele ser mujer) que odia el ruido, normalmente está enfocado a la música y obliga a los demás a permanecer callados. Por ejemplo, era el título de la mala en una pequeña obra de teatro que hicimos en el instituto y que escribió un profesor. Y también era más o menos el perfil de la mala de la serie de la Princesa Elena de Avalor, que es el spin off de la princesa Sofía y que sí, me encanta, porque soy así de infantil. 
Resultado de imagen de elena y sofia avalor

El caso es que esta mala en particular llega al reino de Elena, a ella la mete en un colgante en la que se queda atrapada años y la mala, Suriki, gobierna en su reino durante unos 40 año. Y el caso es que cuando Sofía va para derrotar a la bruja y volver a poner a Elena como regente y blabla, y el reino no está mal: no es un reino de oscuridad, no pasan hambre ni penurias ni les han quitado sus casa, vamos, están mucho mejor que en muchos sitios del mundo real (no de dibujos). Lo único que había hecho la susodicha bruja había sido prohibir la música. No digo que haya que prohibir la música o el ruido en general, pero que con tantas discusiones y quejas sobre el ruido de las chinas he podido identificarme con ella. 

Pero a lo mejor no era tan mala la bruja, a lo mejor tenía que estudiar mucho para sus exámenes de bruja y el jolgorio del pueblo le impedía concentrarse; a lo mejor necesitaba dormir por las noches o la siesta y de nuevo los pueblerinos cantarines se lo impedían. Y al final decidió tomarse la justicia por su mano. 

En fin, no es una apología de las brujas ni una condena de la música (en todo caso sería del ruido). Es más bien un pensamiento sobre dónde se dibuja la frontera entre ser una aguafiestas que podría convertirse en una tirana mágica que prohíba todo tipo de ruido y hacer defender tus derechos porque tienes que estudiar y descansar y los demás se pueden ir de fiesta a otra parte. Es imposible, será todo demasiado subjetivo. 

Pero cambiaré de tema porque veo que degenera (probablemente desde el momento en el que metí a la princesa Sofía). No debería tardar en ponerme a estudiar porque al ritmo que llevo esta entrada la terminaré rozando la hora de merendar, lo que no me dará más opción que ir a merendar directamente y empezar a trabajar después. Ah qué vida esta. Y tenía más pensamientos filosóficos que contaros que he estado pensando en otorrino hoy o que me llevan rondando desde que estuve en psiquiatría, porque en psiquiatría muchas personas que venían  no tenían una enfermedad psiquiátrica como tal, tenían una vida complicada que no sabían afrontar. Y parecía que eso te hacía pensar que la mayor enfermedad psiquiátrica es la vida. También puede ser su único remedio. Me quedé con ganas de comentarle al psiquiatra algunas cosillas como qué medicación debería empezar a plantearme tomar, aunque sí que le colé algunas cosas como preguntas académicas. En plan: en una pregunta del MIR leí... y luego ya preguntaba. Pero no, no le conté mi vida porque quería que me pusiera buena nota, no que me internara en alguna parte, quita, quita, con la de cosas que tengo que hacer. Tanto que hacer y tan pocas ganas. En la entrada de ayer se ve que puse ansiosa a Kim que leyó mi resumen de los tiempos que nos quedan. Y yo tengo que volver a hacer 50 flores de regalo para la presentación del libro en mi pueblo. Y todavía ni siquiera sé si lograré que la librería tenga los libros a tiempo. Qué difícil es la vida a veces, no me extraña que sea la principal enfermedad psiquiátrica. 

Uno cree que conforme te haces mayor y logras cosas irá siendo más fácil, irás cogiendo experiencia, pero ¡y una leche! la edad solo lo complica todo y no lo digo por las arrugas ni por las enfermedades que se derivan de la edad (que ahora que lo pienso sí, podría ser por eso) pero me refería más bien a todas estas cosas que cuando eres joven piensas que son solo cosas de "adultos" y cuando te quieres dar cuenta, tú ya eres un adulto y ahora también con cosas tuyas y tienes que apechugar. Y dices, vaya mierda, por qué no me plantaría a los ocho años (yo al menos me lo digo xD) pero parece ser que la vida no te deja esa opción, es como un examen tipo test de los puñeteros. 

Uy fíjate, si ya es la hora de merendar. Parezco el juego de la oca, pero en vez de ir de oca en oca, voy cada día de comida en comida. Menos mal que tengo fruta para sentirme sana, al menos antes de sacarme el bocata. 

Pues resumiendo: tengo mucho que hacer pero la hora de merendar es sagrada, la semana que viene hay puentes y rezo por llegar viva y estar una semana durmiendo en mi casa (porque no tengo puente pero puedo ir y venir los días de hospital), voy a terminar el TFG, a hacer 50 rosas de fieltro, y mirarme los manuales de la academia que me faltan...todo un día de estos. No preocuparse. Esto es lo fácil. Cuando nos graduemos y tengamos responsabilidad real y gente a nuestro cargo y horarios en los que no tienes tiempo de ir a comer, y luego haya que buscar trabajo...algo me dice que eso será lo realmente complicado y echaré de menos los días en los que me agobiaba por la fecha de entrega del TFG y otros trabajos. 

¡Ánimo!


martes, 29 de noviembre de 2016

El nuevo miembro de la familia

Queridos lectores,

Lo primero que he de decir: me duele la cabeza. Una pequeña cefalea tensional que se resume en que ya me puedo olvidar de todas las tareas que tenía programadas para hoy. A veces no sé por qué me paso tanto tiempo haciéndome horarios y calentarios sabiendo que no los voy a cumplir, luego me acuerdo de mi rasgo TOC y se me pasa xD. 

En fin, como os decía, tras unos días atareados, me he echado una siesta que ha resultado en despertarme con dolor de cabeza y tomarme un ibuprofeno, porque conozco lo bastante mi cabeza como para saber que no se me irá de otra manera y ya ni siquiera los fármacos me aseguran nada, he merendado más por la excusa de ver la tele que por el hambre, lo cual es raro en mí porque me gusta comer y me he decido a escribiros otra apasionante entrada para hablaros de las vicisitudes de la vida y de sexto. 

No sé si veis las noticias o lo sabéis, pero en Valencia está lloviendo sin parar, a ratos creo que se trata de un nuevo diluvio universal para castigar a los pecadores. Aunque es verdad que la lluvia hace que haya más silencio en las calles y se sustituye por el ruido del agua cayendo, lo cual me gusta. Así que punto positivo. Y es bueno para el campo y la tierra. Aún así es tan extraño ver llover sin parar durante días que me cuestiono seriamente de nuevo el punto uno. ¿Alguien tiene un arca a mano? No, solo pregunto. 

Bueno empecemos con lo bueno, hoy me he puesto a pensar que es 29 de noviembre, lo cual quiere decir que queda menos de un mes para las vacaciones de Navidad, un mes justo para la presentación de mi libro en mi pueblo, menos de dos meses para entregar el TFG y unos tres para defenderlo. ¿Agobia leerlo así verdad? Por si fuera poco está la Cacademia (academia del MIR cuyo nombre no revelaré por conservar el anonimato y no darle publicidad porque me tienen harta) si esta es la fase de contacto, me da miedo la fase intensiva. El caso es que para cuando llegue Navidad tendré ocho manuales como ocho soles para estudiarme. Ahora mismo tendría que estar haciendo esquemas y cosas de esas pero no me apetece y mi cabeza me ha hecho tomarme un descanso forzado. El resumen de todo esto es que estoy hasta arriba de trabajo, como supongo que os pasará a muchos de vosotros. Peeero por si fuera poco tengo un nuevo miembro en la familia, una perrita que hemos llamado Kira. El nombre no me convence porque tengo tendencia a poner diminutivos acabados en I, por lo que termino llamando a la perra Kiri o Kirita a veces y suena algo raro, a marca de queso para ser más exactos. Pero como mi hermano es muy tiquismiquis fue el único nombre que le gustó de toda mi lista de posibilidades. 

El problema de esta perrita es que los días que estoy en casa (y no son tantos como querría por la Cacademia) me los paso jugando con ella o pendiente de ella para que no esté sola, ¿conclusión? que todo lo que tengo que hacer sigue sin borrarse de la lista de tareas pendientes y así va la cosa. 

Tener un perro no es fácil, a veces no es tan bonito como la gente lo pinta, no es solo tener un peluchote al que acariciar de vez en cuando y luego encerrar, al menos no debería serlo. Dan mucho trabajo. Son como un bebé al fin y al cabo, tienes que enseñarles a comportarse, que no deberían hacer sus necesidades dentro de casa, a no ladrar para llamarte provocando la ira de los vecinos, a pasear atado con la correa (porque me niego a soltarlos a menos que tenga garantía de o que me hacen caso si los llamo o de que no hay coches) así que por el momento van con correa soy una madre sobreprotectora; luego tienes que ponerles la comida y a esta perrita mía resulta que no le gusta demasiado comer y se le olvida si no estás un poco encima, la mejor manera de que se coma el pienso es si se lo doy yo en la mano porque si no se pone a jugar y se olvida de que tiene que comer; hay que lavarlos y peinarlos, no tanto por ellos como por mi madre que odia el olor a perro, y luego hay que limpiar la casa. Y claro son animales con mucha energía que necesitan hacer ejercicio, quemar energía, jugar...E intentado jugar con una mano con el perro y estudiar mientras pero no acaba teniendo buenos resultados. 

En fin, tener un perro especialmente de cachorro no es fácil, pero son tan bonitos *.* con esas patotas enormes y peluditos que parecen peluches u ositos y, aunque muerdan porque los cachorros juegan mordiendo y hacen daño no creáis, son tan achuchables. 

Sabéis, leí un relato de Stephen King en el que hablaba de las personas que son más de gatos o más de perros, a mí me gustan los animales en general, pero supongo que sería más de perro. Aunque es difícil de asegurar porque es que no he tenido gatos en casa nunca, porque mi padre seguro que es de perros y a mi madre no le gustan los animales. Pero bueno, valoremos: los gatos es verdad que son más autosuficientes para sus necesidades y más limpios, y no huelen a perro (obvio) como diría mi madre, y además no tienes que estar horas paseando para cansarlos ni jugar tanto con ellos, puedes estudiar mientras se hacen una bola. Así puestos la verdad es que serían mi mascota ideal porque podría estudiar achuchándolos, pero no sé, hay algo en la alegría y el amor incondicional que te transmite un perrito cuando te ve y mueve la colita y salta y se nota que está siendo bombardeado por oxitocina porque los perros han sido seleccionados artificialmente por el hombre para sentir alegría cuando los ve (sé que así le he quitado todo el romanticismo xD)pero sí, hay algo en esa alegría de los perros, esa forma de mirarte con sus ojos enormes y expresivos que te hace sentir querida, no sé, prácticamente idolatrada. No es que necesite sentirme idolatrada cual diva, no digo eso, pero sí está bien esa sensación de amor incondicional y saber que para tu perro serás el mejor sin importar lo que pase o cuánto la cagues, como si llamas Pepe a un muñeco o no eres la mejor del mundo, para tu perro lo eres y te adora, y te busca. No sé. Quizás si hubiera criado un gatito desde bebé pasaría también, pero ya digo que gatos domésticos no he tenido nunca. Gatos salvajes que están por ahí, sí, pero en mi casa no. 

Madre mía, en serio, lo del diluvio universal 2.0 cada vez toma más peso en mi mente. 

Y eso quería contaros, sobre perros y gatos. ¿Sois más de perros o más de gatos? Ah y por si os sorprende que el maestro del terror Stephen King hiciera un relato sobre preferencias sobre animales domésticos, os diré que ese diálogo era una mera excusa para la historia subyaciente sobre una mujer que había sido probablemente asesinada por un asesino en serie, así que tranquilos, todo tiene su explicación. 

Hablando de asesinos en serie...eso me recuerda quizás demasiadas cosas, debería planteármelo. 1) Que tengo que ponerme con el TFG para terminarlo antes de las vacaciones y que el tutor lo corrija. 2) Que tengo que terminar de escribir la novela que empecé este verano y que las prácticas me hizo poner al final de mi lista de tareas pendientes. 3) Qué difícil es el tema de la publicación xD a ver si consigo que el libro llegue bien a las librerías porque es frustrante de verdad. 

Solía pensar o decirme que cuando tuviera este paso lo demás iría todo rodado, una vez que me publicaran digo, pero no, solo trae más trabajo. Supongo que así es la vida. El trabajo nunca acaba realmente y terminar un paso solo te lleva al siguiente, nunca a esa cima utópica. Ah, pero el camino debe ser lo importante. Eso dicen al menos xD

Pero bueno, os pondré una frase de un meme que me acaban de pasar: Si este año Leonardo Di Caprio pudo ganar un Oscar; Ed Sheeran, un Grammy; Trump, la presidencia de los EE.UU. y Selena Gomez en los American Music Awards, nosotros también podemos con lo que nos propongamos. Así que ánimo y vamos a por ello. Y, aunque a pesar de este repentino ataque de ánimo no me apetece ponerme con el TFG porque eso ya me requiere pensar demasiado, así que intentaré hacer alguna cosa fácil de mi lista de tareas, preferiblemente algo sencillo y que pueda hacer tumbada o sentada cómoda, tampoco soy demasiado exigente. 

Así que supongo que esta es la despedida. Tendría que terminar la entrada y ponerme a hacer algo, incluso escribir que es algo bueno, pero he estado tanto tiempo sin escribir (novela digo, no aquí) que tendría que releer para retomar y estoy mentalmente cansada para ello. Además me siento mal si me pongo a escribir con todo lo que tengo que hacer. A ver si acabo el TFG pronto, al menos el borrador que luego reexpresar lo escrito me es más fácil y me pongo a escribir. Bueno chicos ánimo...y compraos mi libro XD perdón por el spam, pero aquí lo puedo hacer libremente y ser escritora novel es muy duro, incluso cuando me pongo de nombre Laura Novel. Por cierto, ¿os había dicho que Novel es por el nombre de mi protagonista? Aunque no es exactamente así, ella se llama así por mí. Y todo viene de cuando mi hermano se puso los Sims en la Nintendo y me creó un personaje. Le puse Laura y busqué entre los apellidos que te ofertaba el programa, estaba Novel y me gustó. Así que mi personaje se llamó Laura Novel. Luego hice el blog y no sabía cómo ponerme y el libro, aunque el libro fue antes que el blog, así que técnicamente en el blog sí que viene por mi libro, pero en el libro viene por mí en los Sims. Un poco lioso, pero todo era una excusa para retrasar el ponerme a estudiar :D

Venga va, ahora sí. ¡Ánimo!

lunes, 21 de noviembre de 2016

Pepe sobrevivió!

Queridos lectores,

Ese es uno de esos días que dedico unos diez minutos de mi tiempo a hacer una lista de todo lo que tengo pendiente junto con un bonito horario organizado para convencerme a mí misma de que tengo tiempo de hacerlo todo, para terminar tumbándome en la cama sin tener ganas de hacer nada de nada xD. Todo tiene realmente una explicación sencilla y es que hoy es lunes. Puede que no necesitara decir más, pero lo haré. Es lunes y como casi todos los lunes he venido hoy desde mi pueblo directa al hospital, lo que significa levantarse a las 5:30 y sin haber dormido muy bien la verdad. 

Con el extra añadido de un pequeño miembro más de la familia, una perrita llamada Kira que estaba ladrando y en vez de desayunar he bajado a verla y he desayunado con ella, pero luego casi no me deja irme y ya temía que perdía el autobús. En fin, mi perrita ha sido lo mejor del fin de semana. 

Ay tengo mucho que contaros. A ver, voy a intentar ir en orden para no perder nada. Estuve en psiquiatría y pensé que os tenía que escribir una entrada de lo que aprendí en ese servicio, pero la dejaré para luego o para otro día, porque es demasiado profunda para mi estado mental actual. A ver, ahora estoy en otorrino y todavía no he sacado ninguna enseñanza vital. Pero en general me sorprende lo mucho que me están gustando las prácticas. A lo mejor es porque ya estoy en sexto y los profesores me hacen más caso o puedo hacer más cosas o como paso más tiempo me da tiempo a integrarme más. Puede que un poco de todo. También es un plus el conocer a gente nueva muy maja. Puede que como no he salido mucho a fiestas y esas cosas y suelo tener esta idea de mí misma como poco sociable, no siempre me relaciono mucho o hago por hacerlo, y así pues claro como cada mes roto con gente distinta de cualquier grupo pues estoy conociendo a mucha gente maja. Y creo que es uno de los puntos más positivos del Practicum. 

Aunque no es un curso nada light, sí que es muy distinto y te aporta más que las meras clases, creo que motiva más, si estás a gusto en el servicio claro, a decir: voy a enterarme de cosas o voy a repasar para no quedar mal o cosas así xD por lo menos a mí me motiva para esforzarme. Aunque lo malo de eso es que mi tercera novela está en stand by desde septiembre. Pero bueno, no os preocupéis que como aún tienen que publicar la segunda tengo tiempo xD. 

¿Qué más? Ah hoy he hecho un taller de cardio con simulación en la que teníamos a un muñeco que respondía a estímulos y ha estado muy guay. Al principio me ha dado un pequeño amago de ataque de ansiedad cuando he visto que iba a consistir en meterse en un box con el muñeco y te grababan y el resto de gente te miraba desde fuera. Pero una vez dentro ya no he pensado en las cámaras y me he centrado en salvar a Pepe. Pepe, que es como he llamado al muñeco porque tenía cara de Pepe, sufría un ataque al corazón, para algo el taller era de cardio. Para los médicos que me leen o estudiantes os diré que era un SCA con elevación del segmento ST con dos horas de evolución aproximadamente. Entonces hemos seguido el protocolo: antiagregante, analgesia, vía oxigenación...y llamar a hemodinámica porque estaba a tiempo de ser reperfundido. Hasta aquí lo hemos hecho bien y el profe que hacía de hemodinámico ha aceptado al paciente y todos contentos porque Pepe se recuperaría pronto. 

¿El problema? Que al profe le ha dado por jugar ¬.¬ y entonces le ha dado al botón de la complicación y Pepe ha empezado a estar bradicárdico, le caía la frecuencia cardiaca. 
Nos pregunta: ¿qué hacéis ahora?
Y le contesto: Yo ya te lo he pasado a ti y has aceptado, es tu responsabilidad. 

Pero no ha colado. Y nos hemos emocionado, hemos empezado una RCP innecesaria y venga fiesta. Yo diciéndole: Pepe reacciona. Y así hasta que nos han dicho que había que ponerle atropina xD

En fin, tranquilos todos, Pepe sobrevivió y no ponían nota así que todos contentos. Menos yo cuando pienso que en el ECOE tendré que hacer algo así pero sola. Madre del amor hermoso. 

En otro ámbito de cosas, sigo con la invasión asiática, esto es un chinos non-stop. Pensaba que me había librado por hoy porque vinieron y se fueron pero acaban de volver, así que mi gozo en un pozo oscuro y tenebroso. Y creo que ha venido más gente todavía. Está bien. Preparaos para otra posible entrada de emergencia que me evite ser un peligro para el mundo. 

Bueno me da tiempo a escribirla ahora porque ya los oigo. Oh que desastre. Lo que te da este año, te lo quita. Me lo paso mejor en el horario de clases, es un asco en casa con las compañeras de piso de este año. En fin, c'est la vie. 

Centrémonos en que Pepe sobrevivió y nosotros también. Y yo voy a ponerme mis cascos anti ruido xD Buenas noches ;)

lunes, 14 de noviembre de 2016

Popurrí más aumento de criminalidad

Hola queridos lectores, 

Estoy un poco plof ahora mismo. Estoy con el tema del libro y si conseguiré que esté en las librerías en algún momento. Pensaréis que lograr que te publiquen es lo más complicado...pues resulta que no. Todo en el proceso es complicado. ¿Quién me lo iba a decir? Bueno supongo que tendría que habérmelo imaginado. Nada en la vida es fácil. En fin, el hombre que estuvo en mi presentación de parte de la editorial porque también trabajó con ellos me ha estado explicando todo el proceso, porque la editorial no hace mucho más que imprimirlos, así que el trabajo de marketing me toca hacerlo a mí. Pensaba que por lo menos en La Casa del Libro estaría sin que yo lo pidiera. Eso me dijeron al menos, pero es algo más complicado que eso. En fin, tendré que ir hablando con las librerías. Lo que significa que mañana no tendré tiempo de comer porque con mi horario de prácticas y la academia tengo poco tiempo para hacer visitas turísticas por las librerías. 

Por lo menos sí que está en la página web de la editorial:
http://www.edicionesatlantis.com/catalogo/3/la-rosa-de-sangre/1233/

Por si alguien lo quiere ya. Aunque creo que se paga por paypal que no sé usar, la verdad. Bueno poco a poco, empezaré a hablar con las librerías y llamaré a la distribuidora para que lleve libros a mi pueblo.

La verdad es que realmente creía que publicar iba a ser lo más difícil (inocente de mí), pero a veces parece que la lucha no acaba nunca. Y, sinceramente, mis fuerzas escasean cada vez más. Estoy en prácticas, creo que no en todas partes es así, pero aquí en Valencia, 6º es todo prácticas, el Practicum que se llama para darle cierto toque de solemnidad. Ya, ya lo sé, parece menos pesado que si tienes alguna asignatura que estudiar por medio, pero lo bueno de tener asignaturas es que tienes clases y en clase se puede escribir xD y relajarse más.

La verdad es que me está sorprendiendo gratamente lo mucho que me están gustando las prácticas, la verdad, tal vez porque he empezado por los dos servicios que más me gustan. No lo sé. A lo mejor ahora que me voy a otorrino que es una cosa que no me ha llamado nunca mucho se acabe mi buena racha de estar contenta en prácticas. Ya os iré contando (aunque con lo que me cuesta escribir últimamente es posible que para cuando publique esta entrada ya esté en otorrino y os lo pueda decir directamente). Pero el caso es que por chachi que sea estar en prácticas, es más agotador, al menos para mí. A lo mejor es porque de verdad estoy atendiendo y no escribiendo ¿quién sabe? pero el nivel de agotamiento mental y físico es mucho mayor que cuando salía solo de clase. Ah, pero si solo fueran las clases...casi cada semana o cada poco tiempo tengo algún taller o clase o cosa extra para repasar o para el ECOE. y ¿cómo no? Mi tortura favorita: la Cacademia para el Mir (sé que suena infantil llamarla cacademia, pero así es como la llamo) porque es mega cara y me roba días de vida. Me roba en general, contamos el dinero. Pero bueno, así es la vida.

Pero bueno, vamos al punto interesante del día (a falta de más adjetivos) Trump ha ganado las elecciones. Esto es cra-azy (hay que decirlo con tonito vale xD) Bueno, no de verdad, Trump ha ganado las elecciones. Y , aunque creo que hay gente que solo lo ha votado para poder decir que los Simpsons adivinaron el futuro, lo cierto es que va a ser el presidente de uno de los países más poderosos del mundo. Primero fue el Brexit, lo de Colombia, el PP ganando las elecciones de nuevo...siempre he creído que solía tomar malas decisiones, pero veo que no soy la única, parece ser una epidemia mundial.

Realmente, lo malo de este resultado, al igual que con el Brexit, no son las consecuencias legales o políticas, ya que el Brexit está paralizado y el presidente no tiene tanto poder. O si no, mirad a Obama, todos creímos que cambiaría las cosas cuando llegó al poder y no cambió nada, porque el poder no lo tiene él. Igual pasará con Trump y espero que eso lo controle y no pueda hacer la mayor parte de las barbaridades de las que ha hablado.

El verdadero problema es que la victoria de esta clase de políticas da una excusa las ratas que viven ocultas para salir, para sentirse que están en un mundo en el que se permiten los ataques xenófobos, machistas y de odio en general. Supongo que no están desencaminados. Es tan fácil, en un momento de desesperación, apelar al odio de las personas, que realmente da miedo. No es tan distinto al método que usó Hitler para llegar al poder a principios de los años treinta.

Pero hablaré de Trump otro día, porque hoy estoy a punto de cometer un chinicidio múltiple. Os pongo en situación: como aveciné antes en la entrada han pasado varios días desde que empecé a escribirla a trozos y ahora mismo empiezo con un nuevo párrafo. ¿Por qué? Pues por la razón por la que suelo escribir: necesito desahogarme. Vivo en un piso de alquiler en Valencia y las habitaciones las alquila la casera, en general suele meter a gente maja a veces que también estudia medicina y suele ir bien. Pero este año hay una china que me está acercando al límite de la cordura y no le conviene porque estudio medicina y escribo novela negra. Esta mujer en cuestión no limpia, emboza el fregadero, fuma dentro de casa...pero lo que me enerva más y del todo es que por ejemplo ahora ha invitado a unos cuantos amigos a casa, todos chinos por cierto. No quiero ser xenófoba, pero me cae muy mal, no es porque sea china, es porque no la soporto. El caso es que se ponen a hablar y a reír y así no hay quien duerma. Y yo odio el ruido, me pone muy nerviosa. Pero ahí están en mi comedor, hablando aunque les he dicho que bajaran el tono y dando por saco y solo por la frustración me estoy atacando y estoy teniendo un ataque de todo, no sé ni de qué. Probablemente de rabia o ira o furia, no sé el nombre exacto, pero me estoy hasta mareando de contener las ganas que tengo de ir a echarlos a todos de mi piso. Porque es lunes y yo me he levantado a las 5:50 am para venir desde Utiel. Mañana tengo también hospital a las 8:00 y madrugo y ellos ahí de palique. Que se vayan a un bar. O a casa de otro, me da igual, por mí que se vayan a freír espárragos. Ah que frustración. Y como estoy muy alterada he decidido escribir porque la otra opción no sé muy bien cuál era: si tirarme de los pelos o cometer, como he dicho al inicio, un chinicidio en masa.

Estoy estudiando las definiciones de los asesinos para mi TFG y asesino en masa es aquel que mata a tres o más personas en un mismo momento o lugar sin periodo de enfriamiento.

Pues eso mismo, son más de tres sí, no los he contado, pero seguro que sí. Sé que no tengo las mejores dotes de sociabilidad, pero en serio, no sé si es que soy demasiado sensible, seguramente sí, pero no son horas ni es día y lo más seguro es que en cuanto acabe esta entrada vaya a echarlos porque si no se van no voy a poder dormir voy a estar demasiado agitada. Incluso cuando se vayan lo estaré. Voy a hacerme una infusión.

Así que bueno, acortando y para ir a por una tila o algo: mi libro, es muy difícil que las librerías lo consigan, pero si os interesa en algún momento conseguiré que llegue xD; ganó Trump e id mirando las páginas de suceso por si alguna dice: "estudiante desquiciada acomete contra sus compañeras de piso" y ah al final sí que os escribo estando ya en otorrino. A ver si saco tiempo mañana, más calmada y os cuento lo que aprendí en psiquiatría.




jueves, 20 de octubre de 2016

Ya casi está aquí!

Queridos lectores, 

Sobreviví al primer día de la Academia para prepararme el MIR, sí ya estamos en esos días. Me queda un año y algo, pero cada vez se empieza antes y, bueno, aquí estoy, gastando viernes y sábados en ir a la academia. 

Lo cierto es que me ha puesto de una mala leche como no os podríais imaginar. Lo cual es bastante porque yo, por lo general, no suelo enfadarme nunca, muy pocas veces. Hay pocas cosas que logren sacarme de mis casillas...pero cuando eso pasa, oh, entonces puede temblar el mundo. Y eso pasó con la Academia. No sé exactamente por qué, si por el hecho de tener que ir los viernes por la tarde y los sábados después de toda una semana trabajando en las prácticas, si porque al ir a la academia no me puedo venir los viernes a mi pueblo a dormir y descansar, si porque son unas cinco horas o más seguidas de tortura o quizás, y voto por esta, por saber que he pagado un riñón y parte del otro para todo lo anterior. Porque hay que ser tontos para pagar por ser torturado de esta manera. 

Ayer cuando llegué a mi casa no me tenía en pie y eso que partía con la ventaja de que el miércoles fue fiesta y pude descansar algo más, así que temo cómo va a ser esta semana. Empiezo en un servicio nuevo, además, en psiquiatría. Lo cual está bien por un lado porque se supone que no mandan trabajos, y espero que sea así porque se me acumula el trabajo. ¿Alguien dijo que sexto sería más fácil porque no había exámenes? Creo que yo lo pensé, pero ahora lo retiro totalmente. Creo que Mielina, una lectora ya lo dijo, y tenía toda la razón. 

Es posible que para Navidades esté más relajada que en las Navidades de exámenes normales, pero por ahora estoy muy más estresada que cualquier otro curso. Entre las prácticas y los trabajos que puedan mandar cada una, la Academia y sus torturas del Infierno, todo lo del libro que tengo que pensar en hacer más presentaciones y hacer cosas para que se difunda más, y el TFG! El TFG sí que me da mucho miedo porque no sé si me saldrá bien, pero bueno, ya veremos qué sale. 

Así que de relajados nada. Bueno, poco a poco. Sobre el libro La Rosa de Sangre, puedo deciros que estará pronto en librerías y en Amazon. Si lo queréis podéis encargarlo en cualquier librería que os apetezca. La verdad es que como la editorial, Atlantis, no es muy grande, ya me comentó el escritor que vino a mi presentación que yo debía hacer más fuerza en la publicidad y en hablar con librerías y todo lo demás. La semana que viene intentaré hacer un blog o algo así dedicado a la novela para la gente que la lea y le guste, que sepa que hay una continuación ya escrita y algunas cosas más. Oh y también otro perfil de facebook para lo del ámbito literario porque el que tengo ahora lo dedico fundamentalmente a los grupos de la universidad y prefiero no mezclar cosas. Así que lo pondré por aquí cuando lo tenga por si os interesa.

Así que eso, importante, podéis ir haciéndome publicidad *ojos de cachorrito*

Resultado de imagen de ojitos gato con botas

Supongo que tendré que ir yendo a las librerías a poner esos mismos ojitos para que vendan mi libro xD

La Rosa de Sangre, editorial Atlantis, de Laura Alcantarilla Chaves.


La pongo otra vez para hacerme publicidad xD.

Bueno, el mundo tiene estas cosas en las que no sabes exactamente cómo funciona. Todo el mundo en psiquiatría, que es mi nuevo destino como chica de prácticas, cuando saco el tema de mi libro a relucir, me dice lo mismo: que es muy difícil escribir. Y en cambio a mí escribir escribir me resulta quizás no sencillo porque es una tarea compleja, pero desde luego no es algo que me cueste, tengo días en los que mis musas están más inspirados que otros, pero en general disfruto haciéndolo y es algo que no me puedo quitar, suena a droga pero de las buenas. O sea que no es algo que tenga en mi mente como "difícil". Lo que sí me parece difícil es todo lo que le sigue a haber escrito una novela: publicar, la editorial, la publicidad, suministradores de libros...Estoy descubriendo conceptos que no sabía que existían. Es más complicado de lo que parece ¿eh?

Esto me recuerda a cuando empecé a escribir en fanfiction y no quería tener que estar hablando con las demás escritoras para que me hicieran publicidad, porque así suelen funcionar las cosas, le pones comentarios a gente y entonces te haces publicidad y todo eso. Pero no es algo que me guste, además no conocía a nadie. Quería escribir y simplemente, aunque fuera algo más lento, hacerme un sitio a través de lo que escribía y no por ir haciendo de relaciones públicas con la gente. Y más o menos creo que lo logré. Me gustaría poder hacer lo mismo con mis libros sin tener que sentirme tan agobiada con todas las cosas por hacer.

¿En qué momento pensé que este curso sería fácil? Me siento más estresada que nunca o que en ningún otro curso. Supongo que al empezar con las prácticas fue mucho más a tope que en cursos anteriores en los que tenemos clases y horas libres. Ah benditas horas libres, las echo de menos. Bueno todo irá bien, se hará lo que se pueda. Uff, ya necesito vacaciones y acabamos de empezar. Mucho ánimo a todos. Espero que os vaya bien. Además, espero que compréis mi libro *lo deja caer* y espero que os guste :).

domingo, 9 de octubre de 2016

Resaca post-presentación

Queridos lectores,

Pues ya está. El viernes fue la presentación de mi libro y vendí los 60 que había pedido, lo que significa que haré una tirada de 100 ejemplares no sé si al mes o cada vez que hagan, pero algo así. Y no entendáis mal el título, no me emborraché, pero era lo mejor que se me ocurría xD.

Os pondré por aquí cuándo salen a la venta, supongo que lo que tarden en imprimir otra tirada para que quien quiera pueda pedirlo en su librería favorita :)

Os agradecería mucho que lo pidierais, la verdad xD. Es una editorial pequeña y no hará mucha publicidad así que me dijo un hombre que también publicó con ellos y que vino a recoger el dinero de la presentación, que recaía más bien sobre mí el peso de hacer publicidad, difundir y que el libro llegara a más lugares. Que tendría que ir a hablar con librerías grandes si quería que lo pusieran y todo ese rollo.

Sinceramente, y aunque sea curioso, todo el mundo me preguntaba antes de la presentación, antes de que empezara, si estaba nerviosa y la verdad era que no. Seguramente gracias a que estaba Sadee que me ayudó muchísimo y me llevó a los sitios. De no haber sido por ella habría sido incapaz de llegar cargando con 60 libros al centro de la ciudad. El que estuviera ella me daba mucha seguridad y también saber que todos los invitados eran familia mía así que estaba muy cómoda. Realmente cuando me puse nerviosa fue cuando acabó, porque fue como decir: pues ya está, es oficial, he vendido libros, ahora va a ir a librerías y será la auténtica prueba de fuego sobre si se vende o no.

Así que fue cuando me puse nerviosa.

Y por lo que decía de pedirlo en librerías, pues supongo que si algunos de vosotros y vosotras lo pedís por ahí y llevan algún libro más a la librería y alguien más lo compra y todo eso...es una forma de que se vaya difundiendo.

Para los que son de fuera de España, lo digo porque Toppu me ha preguntado, en principio y según me dijeron los de la Editorial, estará en Amazon así que no creo que haya problemas para conseguirlo, y no sé si también se puede pedir a una librería normal. No sé qué saldrá mejor, la verdad. Pero por mí encantada y agradecida de que se lea el libro en otros continentes xD

En fin, últimamente, entre lo del libro, las prácticas y sobre todo el inicio de la Academia para el MIR me he sentido tremendamente agobiada. En la academia nos ponen un horario hasta de qué estudiar, tendré clases los viernes y los sábados y creo que moriré de agotamiento. Esta semana va a ser un caos, con el día festivo de por medio. Espero sobrevivir a todo. Porque este fin de semana por ejemplo tengo clases en la academia los dos días. Y lo peor es que acabo tardísimo, ya de noche. Y yo odio andar sola de noche, mi madre es algo paranoica y no lo ha pegado, lo confieso. Intentaré acoplarme a alguna compañera que viva más o menos cerca de mí.

En fin, no tengo mucho más que contar por el momento que no sea enumerar las cosas que tengo que hacer y me parece que no merecéis semejante tortura. Voy a ver si adelanto algo que con la presentación del libro no avancé con la presentación del caso clínico que tengo que hacer esta semana.

¡Muchas gracias a todos!

viernes, 30 de septiembre de 2016

La Rosa de Sangre

Queridos lectores, 

Pues sí, sobreviví al lunes. Fue un día de locos con la consulta llenísima y terminé pasadas las 15 horas desde las 6h que iba en danza, luego hice la compra e hice 50 flores de fieltro para regalar el día de la presentación. Así que fue un día completo, aunque el resto de la semana no se quedó atrás, por eso he tardado tanto en escribir.

El martes cerré la taquilla...olvidando las llaves dentro. Menos mal que guardaba una de repuesto en el piso, pero claro, las llaves del piso estaban en la mochila que había metido en la taquilla cerrada. Así que tuve que ir del hospital al piso mientras no había pacientes para despertar a timbrazos a mis compañeras de piso y recuperar la llave.

El resto de días he estado haciendo los casos clínicos para pediatría y hoy que volvía a casa, se han llevado a mi abuela al hospital. Pero no os asustéis, está bien, ha sido solo eso, el susto. Mañana, como guinda, me pasaré todo el día vendimiando así que este es el momento de escribiros.

Mielina me preguntó en un comentario de qué iba mi libro y me he dado cuenta de que con tantas cosas en la cabeza, no lo he llegado a poner por aquí. Así que, dejadme que os presente a mi novela: La Rosa de Sangre. 


Sinopsis
El pasado nos persigue, no importa lo que hagamos Aquello era algo que Emma Novel no había aprendido todavía cuando decidió tomarse un descanso de su propia vida y su trabajo como forense para buscar la paz en algún pueblo perdido de Inglaterra. Pero ni el océano ni la distancia lograrían alejarla de sus pesadillas.

Aquel día estaba nublado. Recordaba el crujido de las hojas secas bajo sus pies, el graznido de los cuerpos, un fétido hedor que le era demasiado familiar. Y la realidad la golpeó con tal fuerza que la hizo tambalear. El cadáver de una joven pendía colgado de la arrugada figura de un árbol, atada por las manos, cubierta de heridas, cardenales y una desvencijada ropa de cuerpo. La sangre había resbalado por su blanquecina piel hasta formar un charco a sus pies, donde yacía una rosa roja que comenzaba a marchitarse.

El detective Kenneth Worthing no solía enfrentarse con aquel tipo de casos. Ninguno de los pocos e inexpertos policías de la pequeña localidad de Black Castle se había enfrentado antes a un asesinato tan brutal. Quizás aquella fuera la razón por la que convenció a la forense, Emma Novel, de que trabajara como asesora en el caso, eso o el atrayente magnetismo de sus ojos verdes.
Una forense de mente analítica y un policía cuya principal arma solía ser su encanto, no parecían dos personas destinadas a entenderse. Aún así, comienzan a trabajar juntos en un caso que, pronto descubren, tiene una historia mucho más compleja de lo que podrían haber imaginado.
Años atrás, durante envueltos por el odio cegador y el hedor a muerte de la guerra, tres muchachas habían muerto en idénticas condiciones que la víctima actual. La firma siempre era la misma: una rosa bañada en sangre. En el fervor de la lucha, los habitantes del lugar no tardaron en culpar un joven de ascendencia alemana al que tomaron por espía y que sucumbió bajo las llamas.
Pero, ¿y si no todo fue así? ¿Y si los asesinatos de 1944 están tan lejos de ser resueltos como el de la actualidad? Emma y Kenneth comenzarán una investigación que solo les llevará a secretos y mutismo. Ningún habitante está dispuesto a recordar, nadie quiere despertar a los fantasmas del pasado.

La situación se vuelve acuciante cuando aparecen nuevas víctimas. El asesino sigue al acecho, ha despertado décadas después por la fragancia de la sangre y no está dispuesto a descansar hasta saciar la irreprimible ira que se despertó al contemplar la primera rosa roja que era entregada. Aunque aquella no simbolizara la muerte, una rosa siempre sería una despedida.


Emma y Kenneth aprenderán que las cosas no son siempre lo que parecen. Que el rencor y la desesperación pueden cambiar la mente de las personas hasta deformarlas y manejarlas a su antojo. Porque el horror de las grandes guerras sigue latente en el mundo, dispuesto a cobrarse la crueldad de los hombres, aunque el precio deba pagarlo sus descendientes. Y es que el pasado nos persigue, no importa lo que hagamos. 

***

Pues eso es. últimamente me dedico a hacerme publicidad indiscriminadamente, se lo digo a los médicos y a las enfermeras, a los pacientes no porque tienen una media de 5 años. Pero cuando cambie de servicio lo haré xD

La cosa es que esta novela es un caso único, es decir, no se queda en continuará, pero sí que he escrito otras novelas usando a los mismos protagonistas, Emma y Kenneth y en ellas voy desarrollando su relación. Espero que vaya bien y me publiquen la siguiente :) Y también espero que os guste (y que la compréis obviamente, porque si no es difícil que os guste xD) Pero bueno, sin presión...o casi. 

¡Deseadme ánimo con la vendimia! Y la semana que viene la presentación ya. Cuántas cosas que hacer. 

domingo, 25 de septiembre de 2016

Preparada para la semana...espero

Queridos lectores,

Volver a mi casa en el pueblo es lo más parecido al Paraíso terrenal que conozco. Llegar a casa y tener mi cama súper cómoda, la nevera llena de comida esperándome y las cosas que mi madre me compra porque sabe que me gusta. Como hoy que tenía café lattes, ensaimadas, queso de mi favorito...Es abrir la nevera y soy feliz solo por verla llena y por poder dormir en mi cama ocho horas seguidas. 

Y me acuerdo de que cuando estaba en el instituto no me gustaba tanto mi pueblo, tenía más ganas de estudiar fuera y ver mundo y cosas, pero no sé si será la edad, no hay nada mejor que volver a casa el fin de semana, poder ver a mi perro y a mis caballos.

Sí, volver a casa el fin de semana es uno de los placeres de la vida que descubrí con la universidad. Y pensar en volver a irme cuando empieza los domingos, mi pequeña pesadilla. Normalmente, ya sabéis, me llevan mis padres muchos días, mi madre se queda más tranquila así y a mí también me es más cómodo, no mentiré porque el autobús se llena los domingos y el tren es un poco tortura por lentitud y baches. Pero como a la larga, mi padre se cansa y dice que le hace muchos kilómetros al coche por mi culpa, intento irme sola siempre que puedo. Lo que ha convertido irse los lunes por la mañana en la mejor opción porque cojo el autobús, no suele ir lleno y ceno en casa. El mayor problema es que me tengo que levantar a las 6 am y ya estoy temblando ante las perspectivas de mañana. 

Levantarme a las 6, coger el autobús, ir a la universidad y dejar la mochila en la taquilla para llegar a las 8:15h a la sesión clínica y después tirarme allí hasta las 15h tal vez más, según cómo vaya el día. Cuando llegué por la tarde a casa habré muerto de cansancio o me faltará poco. Y aún quedarán otros cuatro días de la semana y dos extra de vendimia. 

El tiempo pasa rápido o despacio, según el momento. A veces parece que se escapa de tus manos y lo único que quieres es retener un único momento con fuerza, poder vivir en una especie de bucle en el que las tardes de domingo con la posibilidad de posponer tus tareas aún exista porque te puedes escudar en que es la primera semana de universidad y te mereces ver una película por el cansancio que te espera, son eternas. Ver una película, escribir, leer y no pensar en el madrugón que te espera. Pero las horas pasan y se va acercando el momento. Y luego estás en la consulta deseando que pase el tiempo y te dejen irte y las horas se hacen realmente eternas cuando tienen como música de fondo el sonido de tus tripas rugiendo. 

Últimamente me noto un peso en el pecho, malestar a veces, culpaba a mi hipocondría porque estoy en neumología pediátrica y veo muchos niños con asma que es lo que tenía de niña, aunque cuando lo pregunto porque de pronto noto que me arde la cara y temo tener fiebre, me dicen que estoy normal y son solo los nervios. Imagino que sí, ¿por qué no? En dos semanas se pondrá a la venta mi libro, al menos se hará una primera venta para definir la tirada, no sé todavía ni siquiera el precio porque es algo que pone la editorial y, supongo, que estoy asustada claro, de que no se venda bien, que pongan el precio muy alto y nadie lo compre, que no guste. Tengo que terminar los detalles y preparar lo que tengo que decir; recibir los libros y empezar a vender, organizar esa tarde sabiendo que tendré que ir a lo de la academia del MIR al menos a por el materia y hacer algún que otro malabar con el tiempo y el cansancio. 

Sé que debería empezar el TFG y a hacer los trabajos para prácticas, pero todavía ando algo perdida. Y me cuesta escribir, yo quería hacer el final del libro que estoy escribiendo antes de que se me olvidaran las líneas de acción. 

Supongo que sí, puede ser el estrés. Bueno, lo pasaremos como siempre. 

Aprovecho para dejar aquí por escrito y cuando se escribe se adquiere un compromiso mayor, que he pensado que los beneficios que saque de este libro y, con suerte, el resto de este estilo que me publiquen lo destinaré a buenas obras, porque tratan de las guerras y sus consecuencias en la gente. Sería hipócrita quedarme  todo el dinero que gane con ellos cuando siguen habiendo guerras y personas que las sufren. A ver, tal vez me quede algo si necesito comer y esas cosas, ya sabéis, pero en principio me gustaría poder hacer algo bueno con ese dinero, aunque al principio será poco. 

En fin, tendré que hacerme a la idea de madrugar y de que voy a estar completamente cansada, porque el viernes cuando vuelva tendré que ir a vendimiar todo el fin de semana. Así que respiremos hondo y a ello. Ya os iré informando de mi estado de energía mermante durante la semana. 

martes, 20 de septiembre de 2016

El primer día del último año

Queridos lectores, 

Ayer os escribí para contaros mi primer día de prácticas pero, maravillas del internet, ni se publicó ni se guardó. Una lástima. Pero bueno, eso significa que os puedo contar la experiencia con la amplia visión que me otorga un día más en prácticas. 

Llevo unos días de locos, la verdad, no he podido estudiar ni escribir ni básicamente hacer nada de provecho porque he estado ocupada haciendo manualidades, sí así es. Estoy haciendo los detalles para la presentación del libro y, la verdad, es mucho más complicado de lo que mi mente creyó en un primer momento cuando me dije que iba a hacerlos a mano. En fin, culpo a mi cabezonería pero también a la falta de presupuesto. Mi madre se ofreció a comprar o encargar los detalles, pero es parte de mi objetivo que no tengan que gastarse nada de dinero, el menos posible, en todo lo relacionado a los libros. Siempre me han machacado mucho con que era una pérdida de tiempo y que debería preocuparme en estudiar y tener un trabajo con el que mantenerme. Ahora que tengo la oportunidad de publicar, bueno sé que no voy a ganar mucho dinero porque a los escritores solo nos corresponde, en mi caso, un 10% de los beneficios, pero al meno aunque no gane, tampoco quiero que gasten, ¿sabéis? Que no me tengan que echar en cara los taitantos euros que tuvieron que gastar por "mi tontería del libro" como diría mi padre para que al final me dieran una miseria. Y como lo preveo pues intento evitarlo. 

Aparte de eso, estoy bastante ocupada. Me falta mi calendario para poder tener una imagen visual de lo que queda que, en realidad es muy poco, y tendría que empezar a hacer el discurso y todo eso y lo de los detalles que llevo dos tardes liada y no tengo ni uno terminado y tengo que hacer al menos 50. Madre mía qué desastre. 

Además a cabo de darme cuenta, todo por mirar el calendario, que la semana siguiente a lo del libro ya tengo que exponer el caso de pediatría, yo que pensaba dedicar todas las tardes a lo del libro hasta entonces, qué desastre.

A ver, básicamente necesitaría copias de mí misma en este momento porque además el fin de semana lo emplearé en vendimiar, eso está más claro que el agua. 

Pongamos orden, podemos hacerlo...Como veis es el último año pero los agobios del primer día, como si no pasara el tiempo. En fin, así está el tema, llevo días sin escribir mi novela y a este paso se me va a olvidar qué estaba pasando, tengo sin empezar el trabajo de fin de grado y todavía pensando, y se me acumula la faena. ¿Qué voy a hacer al respecto? Tomarme un descanso para ver una peli xD. No, realmente no lo sé. Darme más prisa supongo, será interesante. 

Total, que he empezado con mis estreses  y no os he dicho nada. Estoy en el servicio de neumología pediátrica y hay muchos niños, como deduciréis por pediátrica, me lo paso pipa con los nenes, me aburro cuando se ponen a hablar mucho, pero los niños son muy monos y yo los entretengo jugando con ellos o les pongo el móvil que es mano de santo. La doctora que me evalúa dice que tengo mano con los niños y espero que eso sea un punto positivo por, como dijo ella, "ser proactiva con los niños" porque lo que son conocimientos se me escapan. Tendría que ponerme a estudiar por las tardes algo más para estar más al día en las consultas pero, ya os digo, con esto del detalle no he hecho nada más. Intentaré diversificarme algo más en cuanto termine el material que compré, porque subestimé la cantidad de fieltro que necesitaría, así que hasta que no compre más la semana que viene no tendré más excusa que ponerme a estudiar también por las tardes. 

Como veis, empezamos con intensidad, viva la vida. 

Y, por si todo esto fuera poco, acabo de sufrir una crisis de ansiedad. Resulta que los bonicos de la academia donde me he apuntado (y pagado) para prepararme el MIR mandaron un mail diciendo que las clases empezarían el día 8 de octubre, sábado, y yo pensaba que iba a ser viernes pero bueno si era sábado y ya que no iba a ir a mi pueblo, era un buen día para hacer la presentación y aprovechar el día para que vinieran mis padres y eso. ¿Qué ha pasado? Que reservé el día 7 de octubre para la presentación, ya están las invitaciones mandadas y todo preparado y, pum, ahora mandan un correo diciendo que mi primera clase (y la del grupo en el que van mis amigas) es el día 7 de octubre, toda la tarde, desde las 16h hasta las 21h. 

Ha sido un golpe tremendo, entre que soy nerviosa y me agobio rápidamente, era la hora de que me llamara mi madre, al final me he puesto a llorar. Ha sido un show. ¿Conclusión? Que me perderé la primera clase porque no puedo cambiar la presentación a estas alturas, y empiezo a no contar con la gente de la universidad que pensaba que vendría. No sé cómo lo haré. Éramos pocos y parió la abuela. 

En fin, así es la vida, llena de imprevistos imprevisibles que te fastidian. Supongo que lo único que puedo hacer llegados a este punto en el que son casi las 22:00h es irme a cenar e intentar dormir y mañana será otro día. Esperemos que más tranquilo. 

Bueno ánimo y a esperar que el sol vuelva mañana, como diría Annie. 

martes, 6 de septiembre de 2016

Una cosa menos

Queridos lectores, 

Pues ya está. Estoy matriculada en la universidad (hoy he entrado en el aula virtual y parecía todo en orden, así que cruzo los dedos porque no quiero gafarme, pero creo que está bien), también he pagado lo de la academia esa que aún no se ha hecho del todo efectiva pero ya me ha dejado pobre. Estudiar es muy caro y conforme se están poniendo cada vez más, la verdad. Supongo que no puedo quejarme porque a mí todavía me han ido dando becas y ayudas y he podido pagarme la carrera y, para cuando mi hermano empiece la suya, espero estar cobrando en la residencia y poder ayudarlo si se pone muy complicada la cosa. 

Pero el otro día estaba viendo las noticias y todo esto de los másteres extremadamente caros y las pegas que ponen...Me recuerda a una cosa que vi escrita el otro día. ¿Os habéis fijado alguna vez en las frases esas que aparecen pintarrajeadas con spray en paredes o muros? ¿O las frases que la gente se entretiene a escribir en los baños públicos?

Hay algunas, quizás la mayoría, que son meras tonterías o firmas o declaraciones románticas tipo dos nombres y una fecha. Pero luego hay algunas cosas interesantes que te hace pensar quién se tomaría la molestia de ponerse a escribir allí. En esta ocasión me refiero a una que leí en un muro cerca de unas vías del tren, ponía: ¿Cómo piensan fomentar la educación si una botella vale menos que un libro?

Pues viene a pasar eso. También me gustó la de: "su para siempre duró 6 semanas", pero esa no viene al caso. 

Tampoco pensaba ponerme a hablar de lo mal que está la educación, pero tenía todo el dinero que me ha costado la academia en la cabeza y no lo he podido evitar. 

En fin, en realidad, yo quería hablar de que es mi último año de universidad y encima en el prácticum no iré con mis amigas. Me da mucha pena. No estoy lo que se dice súper motivada para el inicio del curso. Lo positivo es que al menos empiezo en pediatría que es un servicio que me gusta y que será la presentación de mi libro, aunque todavía no haya conseguido que la gente se centre porque seguían de vacaciones. Pero bueno, ya queda menos. 

También he estado mirando las fechas de presentación del TFG y la primera es en enero así que me ha quitado un poco de estrés porque tendré Navidades para repasarlo, no tiene que estar para diciembre como fue el año pasado y pensaba que era ahora también. Así que puedo respirar un poco y centrarme en acabar el libro que estoy escribiendo ahora y que ya me queda poco antes de meterme de lleno en el proyecto estudiantil. 

Pero bueno, lo peor de este año sin duda será que no veré tanto a mis amigas. Y que no voy a tener ni un día libre, en serio, incluso los sábados tendré academia (podéis matarme ya o.o). Aunque, a falta de solo un año de carrera y un mes para la presentación de mi primer libro, no es momento de caer en impulsos autolíticos. 

Lo bueno es que ya tengo lo de la academia y la matrícula solucionado. Solo me queda concretar el TFG y lo del libro, porque en la universidad el encargado no me responde a los correos electrónicos, así que iré a verlo. 

Y, hablando de temas menos académicos, hoy es la fiesta por antonomasia en mi pueblo en la que se baja a la Virgen de la iglesia que hay en el monte a la del pueblo. Es curioso porque es una tradición que me recuerda mucho a las tradiciones paganas en las que se hacían los transportes de las figuras de los dioses para ofrendas y demás. Yo, sabéis que soy muy respetuosa con las creencias de todos, pero también soy una enamorada de la mitología y me gusta lo de hacer comparaciones con lo que hacemos hoy en día y lo que comenzó milenios atrás. Al final, ves que los seres humanos siempre hemos compartido el mismo patrón. Incluso civilizaciones alejadas en tiempo y espacio tienes los mismos puntos centrales de la mitología o muy parecidos: la creación de los seres humanos, la separación del cielo y la tierra; un cielo como recompensa y un infierno como castigo tras la muerte...

Así que es curioso que las religiones sean y hayan sido históricamente la causa de tantas disputas y masacres cuando, si las analizas con cuidado, puedes ver que es una de las cosas que une a los seres humanos, sin importar tiempo o civilización. Pero así somos nosotros, nos fijamos mucho más en lo que nos separa que en lo que nos une. Todo es por vivir en una sociedad patriarcal en la que los hombres tomaron el control y la testosterona los vuelve más territoriales y agresivos, hablo en el general histórico, no os ofendáis chicos xD

En fin, si os habéis perdidos con mis divagaciones, no sois los únicos. Es que estoy nerviosa porque quiero dejar zanjado el tema de la presentación ya!! Sobre todo porque hay mucha gente que quiere venir y tiene que pedirse el día libe y demás. Así que espero hacerlo pronto, ojalá sea mañana. Deseadme suerte. Por ahora, dejaré de escribir antes de seguir con mi disertación sobre las religiones en el ser humano, y voy a aprovechar esta energía para escribir un rato :)