No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

martes, 16 de febrero de 2016

Estrés de vida

 Queridos lectores, 

Aquí estoy de nuevo, gracias a otro entretenidísimo tema de Endocrinología sobre nutrición que me da hambre y me hace sentir mal a partes iguales. Con el añadido de que hoy se me ha olvidado el almuerzo u.u, así que prefiero no escuchar hablar de comida que me da más hambre. 

Así está la vida, toda estresada, he de admitirlo, no estoy en mis mejores días y en parte se lo debo a mi adorada universidad (hágase notar la ironía) y su nueva moda de ponerme prácticas de hospital en mis días libres, o lo que es lo mismo guardias. Guardias antes de tiempo y sin que me paguen. Y habrá gente a la que le guste, pero a mí me tiene indignada. 

Ya el viernes pasado tuve que pasarme la noche en el hospital y luego el sábado el autobús a mi pueblo estaba lleno. Pero bueno, pase porque era en un hospital que conocía. Pero este sábado han tenido la gran idea de mandarnos dispersos por el mundo y me toca ir a un hospital de un pueblo de alrededores que no conozco. Y al principio dijeron que podíamos cambiarlo, así que lo iba a hacer en mi pueblo y yo feliz por ello porque allí no habrá nada y me iría a casa pronto, pero luego dijeron que no porque había que avisarlo, luego que solo se cogían a los que habían avisado hasta determinada hora. Y yo creo que entré, pero hasta que no me lo confirmen estaré en un sinvivir (acabo de mirar y no me han respondido u.u)

En el fondo tendría que ir al pueblo ese, coger el metro, aprender a moverme por el mundo... es algo bueno, es como una oportunidad para ir enfrentándome a mi miedo a hacer cosas, que después de ir en avión y eso no debería ser tanto. Pero sigo sintiéndome paralizada por él.  

Tengo hambre U.U

Bueno, pues eso, soy un desastre de persona. Recuerdo que estas navidades estudiando para los exámenes, estuve mirando lo del viaje a ver a Anna y me ponía tan nerviosa la idea de moverme por el mundo que con solo pensarlo estaba al borde de un ataque de ansiedad. Eso y que en Farmacología no sé si recordáis que hacían como exámenes parciales cuyos resultados no llegaban a decir, con lo cual yo conocía más o menos mi nota y me salía aprobada, pero por muy poco y con haber cometido un error al contar pensaba que suspendía, así que no sabía si presentarme al examen global de enero o no. Lo cual era tomar una decisión y me ponía nerviosa también (al final no fui a enero y estaba aprobada)

Pero el caso es que estaba tan nerviosa en ese momento, solo pensando en un viaje y teniendo que tomar una decisión así, sentía que mi corazón se desbocaba, mi estómago se volvía loco, sudaba, tenía calor y frío, me sobrevenía como una oleada de calor que me subía por el cuerpo...Y estaba fatal, pero era capaz de ver que era por cosas tan tontas que me sentía mal. Y cuanto más lo pensaba más me decía que si me ponía así de nerviosa por algo tan nimio, cuando fuera médica y la vida de alguien dependiera de mis decisiones, entonces, ¿cómo lo iba a hacer? ¿qué clase de profesional podría ser si iba a sufrir un ataque de ansiedad cada día? Y entonces sí que me daba ya de todo. Un gran ambiente de estudio. 

Me siento tonta, pero soy incapaz de controlarlo por más que lo intente. Y al final logro hacer cosas esforzándome, fui a ver a Anna, no me perdí, iré al hospital ese si tengo que ir, he ido a los sitios de Valencia a los que me han hecho ir, pero me cuesta tanto. 

Esto me recuerda que he soñado con algo de medicina, que estaba en el Hospital con mi profesor de dermatología del año pasado y su séquito y tenía un mata muy extraño para moverme por el servicio que se parecía más a una sede de espías que a un hospital, la verdad. Otro día, durante exámenes, soñé que me perseguían los endocrinos para hacerme "una de los suyos" y yo huía de ellos. Las enfermeras eran buenas y me ayudaban a esconderme por el hospital, pero el personal de limpieza se iba chivando de mí. Al final del sueño, me tenían arrinconada en la sala de ordenadores del personal administrativo y yo me iba escondiendo por debajo de las mesas, comiéndome un bocata de calamares que no sé de dónde saqué, mientras los endocrinos daban una charla sobre por qué deberían entregarme, porque mi lugar estaba en la sala de médicos, pero en mi sueño eso era como un mal sitio, tipo película en la que te llevan para lavarte el cerebro o algo así. Creo que es un sueño muy gráfico para mostrar lo que siento xD claro que Freud le sacaría alguna visión pervertida, que no tendría por qué no asemejarse a lo que siento, pero vamos, que el tema ese de huir de médicos porque me querían hacer una de los suyos me impactó. 

Me siento desbordada últimamente con esto de las guardias, de ir a sitios, de buscar el tutor para el trabajo de fin de grado, tengo que hacer papeles para cosas de la academia del mir y aún no he sido capaz de descargármelos. 

A veces, necesitaría que el mundo se detuviera un rato, que no corriera tanto, que me diera tiempo a descansar entre problema y problema y cargar energía para poder afrontarlos. Pero parece que eso es mucho pedir, la vida nunca para. Y es estresante, como mínimo. 

Y bueno chicos, creo que iré finalizando ya o corréis el riesgo de que me ponga un par de párrafos más quejándome de lo mucho que me estresa que se pongan ahora a hablar de MIR y plazas y especialidades. Que ganas de que llegue la profesora de legal a enseñarnos a matar con arte. Ah mira, ya ha venido, seguro que eso me desestresa xd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario