No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

jueves, 30 de junio de 2016

Adiós a Howgarts

Queridos lectores, 

Sí, ya sé que os dije que escribiría al volver de mi pequeña escapada romántica y ya ha pasado una semana de eso. Tranquilos que no me perdí ni me raptaron ni nada por el estilo (aunque a Ana no le faltaron ganas xD)

Pero bueno, nada más llegar me esperaba la emocionante sorpresa de ir a la viña a espuntar y no tenía muchos momentos ni demasiada energía restante como para escribiros. Aprovecho antes de volver a irnos, ya que hoy el día nos regala ciertas nubes que apaciguan el intenso calor y me permiten escribir tranquila sin que el bochorno ase a mis musas. 

Han sido unos días muy intensos, y no lo digo por el cansancio de la viña, sino por el panorama mundial con Reino Unido abandonando la unión Europea tras el triunfo del Brexit y que en España volvieran a ganar las elecciones los de siempre. Mi hermano, que es un ferviente seguidor de la unión mundial y en su mundo ideal todos seríamos vecinos de todos sin que existieran las nacionalidades quedó muy afligido con la noticia del Brexit. Yo misma también me llevé un buen susto, y no solo porque ahora me sea mucho más caro y complicado ir a Howgarts si es que algún día encuentran mi carta perdida, sino porque realmente no esperaba que ganara. 

No sé si estáis muy enterados de las noticias de la actualidad, yo realmente prefiero no estarlo porque mi pobre kokorito no aguantaría tantas emociones trágicas ni tragedias, pero cerrar los ojos a la realidad no impide que esta exista, así que no hay más remedio que saber. Saber que el mundo está hecho, en su mayor parte, un auténtico asco. Y, ante situaciones apremiantes, de urgencia y necesidad mundial, gana el "sálvese quién pueda" a la solidaridad. 

Eso es lo que ganó en Reino Unido cuando el 51% de la población votó salir de la Unión Europea. Votaron por su soberanía propia, sí, por conservar intactos sus valores y costumbres inglesas, y que a nadie se le ocurriera cambiar la hora del té. Pero también votaron no saber nada de los problemas que sacuden el mundo. Votaron hacerse los suecos a la crisis con los refugiados sirios, millones de personas que se han quedado sin hogar por una guerra sin causa ni remedio que ha destruido su país y sus vidas, y que han pasado de ser personas independientes a ser tratados casi como animales, en condiciones inhumanas, pasando frío y hambre, a la espera de que alguien les haga un hueco en su opulencia. 

Ayer vi la película de Tomorrowland y hubo una frase que me llamó muchísimo la atención refiriéndose a la Humanidad: "Tenéis al mismo tiempo epidemias de hambruna y de obesidad, ¿cómo es eso posible?" Pues obviamente por la estupidez humana, que como bien dijo Einstein, es algo sin límites. 

Pero volvamos a los ingleses. Han decidido que preferían seguir a su aire que ayudar a estas personas, porque en su isla, aislados, se está la mar de bien. 

No me entendáis mal, a mí me encanta la cultura inglesa, sobre todo, la literatura y tienen una historia muy interesante. Y claro que entiendo que quieran guardar su propia cultura y costumbres, como el resto de naciones. Pero sinceramente no entiendo por qué ven una amenaza la inmigración en este caso o que lleguen más culturas. Que tus ideas se mezclen con los de otros no las pierde, sino que las mejora, las completa. ¿Qué somos los humanos sino mezclas? ¿O acaso podríamos a ver nacido de un solo genoma? No, obviamente, necesitamos la unión de dos para que se forme un nuevo individuo. Las religiones que tan fervientemente se defienden del "ataque extranjero" por las que se vive y, todavía peor, se mata, no serían lo que son en la actualidad de no haber sido por la influencia de otras culturas. 

Así es la Historia y así somos los humanos, ya desde los inicios, híbridos (según las últimas investigaciones antropológicas) de los llamados Cromañones y los primeros sapiens. Lo miremos como lo miremos, todos venimos de una mezcla y cuantas más culturas se unan más se enriquecen porque todas aportan algo. 

Claro que da miedo lo nuevo, lo desconocido, me lo van a decir a mí con mi agorafobia y miedos a casi todo. Pero basta ya de que el miedo sea una excusa para el rechazo, para el odio y para la muerte. No es tan difícil comprender lo que nos rodea si nos permitimos mirar sin la venda que parece cubrir los ojos de la sociedad. 

En fin, todo esto porque a veces todavía me sorprende la condición humana y eso que estoy investigando sobre asesinatos en serie para el trabajo de fin de grado. Debe de haber alguna conexión rara en mi cabeza, porque estar voluntariamente leyendo sobre toda clase de crímenes de lo más horrendos mientras escucho mi pista de 3 horas de canciones Disney es cuanto menos raro de narices, pero en fin no hablábamos de mi locura, sino de la del mundo. 

Y como no sé lo que tardaré en irme a la viña, por si acaso, voy a empezar a acortar.

Que me da mucha pena no poder ir a Howgarts y, más aún, que haya ganado el miedo a la solidaridad. Y ahora volveré a sumergirme en el apasionante mundo de los asesinatos en serie para seguir convenciéndome de la maldad humana, es broma, luego veré la Princesa Sofía para compensar xD

No hay comentarios:

Publicar un comentario