No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Preparada para la semana...espero

Queridos lectores,

Volver a mi casa en el pueblo es lo más parecido al Paraíso terrenal que conozco. Llegar a casa y tener mi cama súper cómoda, la nevera llena de comida esperándome y las cosas que mi madre me compra porque sabe que me gusta. Como hoy que tenía café lattes, ensaimadas, queso de mi favorito...Es abrir la nevera y soy feliz solo por verla llena y por poder dormir en mi cama ocho horas seguidas. 

Y me acuerdo de que cuando estaba en el instituto no me gustaba tanto mi pueblo, tenía más ganas de estudiar fuera y ver mundo y cosas, pero no sé si será la edad, no hay nada mejor que volver a casa el fin de semana, poder ver a mi perro y a mis caballos.

Sí, volver a casa el fin de semana es uno de los placeres de la vida que descubrí con la universidad. Y pensar en volver a irme cuando empieza los domingos, mi pequeña pesadilla. Normalmente, ya sabéis, me llevan mis padres muchos días, mi madre se queda más tranquila así y a mí también me es más cómodo, no mentiré porque el autobús se llena los domingos y el tren es un poco tortura por lentitud y baches. Pero como a la larga, mi padre se cansa y dice que le hace muchos kilómetros al coche por mi culpa, intento irme sola siempre que puedo. Lo que ha convertido irse los lunes por la mañana en la mejor opción porque cojo el autobús, no suele ir lleno y ceno en casa. El mayor problema es que me tengo que levantar a las 6 am y ya estoy temblando ante las perspectivas de mañana. 

Levantarme a las 6, coger el autobús, ir a la universidad y dejar la mochila en la taquilla para llegar a las 8:15h a la sesión clínica y después tirarme allí hasta las 15h tal vez más, según cómo vaya el día. Cuando llegué por la tarde a casa habré muerto de cansancio o me faltará poco. Y aún quedarán otros cuatro días de la semana y dos extra de vendimia. 

El tiempo pasa rápido o despacio, según el momento. A veces parece que se escapa de tus manos y lo único que quieres es retener un único momento con fuerza, poder vivir en una especie de bucle en el que las tardes de domingo con la posibilidad de posponer tus tareas aún exista porque te puedes escudar en que es la primera semana de universidad y te mereces ver una película por el cansancio que te espera, son eternas. Ver una película, escribir, leer y no pensar en el madrugón que te espera. Pero las horas pasan y se va acercando el momento. Y luego estás en la consulta deseando que pase el tiempo y te dejen irte y las horas se hacen realmente eternas cuando tienen como música de fondo el sonido de tus tripas rugiendo. 

Últimamente me noto un peso en el pecho, malestar a veces, culpaba a mi hipocondría porque estoy en neumología pediátrica y veo muchos niños con asma que es lo que tenía de niña, aunque cuando lo pregunto porque de pronto noto que me arde la cara y temo tener fiebre, me dicen que estoy normal y son solo los nervios. Imagino que sí, ¿por qué no? En dos semanas se pondrá a la venta mi libro, al menos se hará una primera venta para definir la tirada, no sé todavía ni siquiera el precio porque es algo que pone la editorial y, supongo, que estoy asustada claro, de que no se venda bien, que pongan el precio muy alto y nadie lo compre, que no guste. Tengo que terminar los detalles y preparar lo que tengo que decir; recibir los libros y empezar a vender, organizar esa tarde sabiendo que tendré que ir a lo de la academia del MIR al menos a por el materia y hacer algún que otro malabar con el tiempo y el cansancio. 

Sé que debería empezar el TFG y a hacer los trabajos para prácticas, pero todavía ando algo perdida. Y me cuesta escribir, yo quería hacer el final del libro que estoy escribiendo antes de que se me olvidaran las líneas de acción. 

Supongo que sí, puede ser el estrés. Bueno, lo pasaremos como siempre. 

Aprovecho para dejar aquí por escrito y cuando se escribe se adquiere un compromiso mayor, que he pensado que los beneficios que saque de este libro y, con suerte, el resto de este estilo que me publiquen lo destinaré a buenas obras, porque tratan de las guerras y sus consecuencias en la gente. Sería hipócrita quedarme  todo el dinero que gane con ellos cuando siguen habiendo guerras y personas que las sufren. A ver, tal vez me quede algo si necesito comer y esas cosas, ya sabéis, pero en principio me gustaría poder hacer algo bueno con ese dinero, aunque al principio será poco. 

En fin, tendré que hacerme a la idea de madrugar y de que voy a estar completamente cansada, porque el viernes cuando vuelva tendré que ir a vendimiar todo el fin de semana. Así que respiremos hondo y a ello. Ya os iré informando de mi estado de energía mermante durante la semana. 

2 comentarios:

  1. Hola Laura!! creo que no nos conocemos, yo soy una chica de 24 años que actualmente se está preparando el MIR.

    Jo, al leer tu entrada me he visto un poco reflejada a mi misma en los últimos años. Yo también vivía en la ciudad durante la carrera y los fines de semana iba a mi pueblo. Así que creo que me puedo hacer una idea de la sensación de domingo de la que hablas. Era horrible.

    Sexto es un curso super bonito, pero a mi me sorprendió. Me sorprendió porque entré pensando que no sería para tanto, que iba a ser genial e iba a tener tiempo para todo porque iba a tener las tardes libres, pero a pesar de eso (y de que finalmente no termina siendo así) estaba cansadísima, me levantaba sin fuerzas y cuando llegaba a casa tenía menos fuerzas aún, sólo pensaba en comer y en hacer la siesta. A mi me fué bien empezar con vitaminas y gingseng, aunque la verdad es que me considero bastante dormilona y cuando tengo sueño, he de dormir jeje

    Mucho mucho ánimo y disfruta del curso, que es precioso.

    Por cierto, de qué va el libro que vas a sacar a la venta? Qué buena idea! A mi me encanta leer, aunque escribir no se me da tan bien así que de momento me quedo en este bando.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Mielina,

    Por tu nombre ya se ve que vienes del mundo médico xD. Bueno lo primero gracias por tu comentario y por leer y mucho ánimo con el MIR. Me está gustando mucho sexto (al menos pediatría que es lo que estoy haciendo) pero estas primera semana se me ha acumulado mucho trabajo. No descarto las vitaminas, por desgracia yo duermo bastante mal :/...

    Ah y sobre la novela pues es una novela negra/policíaca en la que la protagonista es forense y se encuentra en medio de la investigación de un caso de asesinato múltiple en el que las víctimas son mujeres jóvenes y el asesino firma con una rosa. Pero que encima resulta están relacionados con la segunda guerra mundial...Hacemos una cosa, como tengo una sinopsis más en condiciones pero me costará un poco más luego haré una entrada del blog dedicada a tu comentario y aprovecharé para ponerla mejor. En cuanto termine los casos clínicos de pediatría la escribo (ya sabes como va el estrés aquí xD)
    Muchas gracias.
    Besos :)

    ResponderEliminar