No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Que comience el estrés

Queridos lectores, 

Un año más, no me ha llegado mi carta de Hogwarts y he tenido que matricularme en medicina. Mi último año ya en la universidad, parece mentira cómo pasa el tiempo. Pero todo sigue como el primer día: me sigo poniendo tan nerviosa en la matriculación como la primera vez que lo hice, sigo teniendo pesadillas pensando que me equivoqué de botón, mi madre sigue viniendo conmigo a Valencia con la excusa de que así sale del pueblo...

Todo igual. Y yo sigo siendo un desastre. No hay sorpresas ahí. Resulta que me he enterado hoy de que ayer era el último día para pagar la Academia para el Mir en un solo pago que te sale más barato. No sé qué pasó, porque lo explicaban en un mail pero o no se me cargó bien en el móvil que, a veces me pasa y no lo leí, o me fue directo al correo basura, que el outlook tiene la puñetera costumbre de mandarme ahí correos importantes o simplemente estaba nerviosa o con prisa y lo pasé por alto. Lo bueno es que he llamado y me han dicho que no pasa nada, que el lunes lo puedo pagar también, no me van a echar xD...me quedo sin excusa para el año sabático, cachis -.-' . Así que espero poder solucionarlo el lunes. Por si acaso, ya he mandado un mail diciendo que soy una tonta despistada demasiado bohemia para la burrocracia, a ver si cuela y no hay problemas, así que bien. 

Me he matriculado. Eso es una cosa hecha, vale, espero haberlo hecho bien...pero pensemos que sí por ahora. 

Ahora me queda hablar con el Coordinador de Actividades de la universidad que vuelve también el lunes de vacaciones porque me gustaría hacer la Presentación de mi libro en la universidad porque es bonita y he pasado allí, ya va para 6 años, la escribí allí...Y sí, es más sentimental que práctico porque tal vez no es el mejor lugar pero me da igual. Luego ver qué me dice y hablar con la editorial y fijar eso. 

Por otro lado tengo el Trabajo de Fin de Grado, tengo que imprimir papeles, rellenarlos, quedar con mi tutora para que los firme y entregarlos y que no se me pase la fecha como con la academia, por favor. Y leer las instrucciones y decidir de una vez de qué lo voy a hacer. 

No he nacido para una vida de papeles y organización. Escribo novelas de 500 páginas con decenas de personajes, datos médicos, forenses e históricos, muchas líneas temporales y giros en la trama...y me parece muchísimo más fácil que organizarme con tantas cosas y papeles por rellenar. 

A parte de eso, y siempre que el lunes solucione todo lo de la academia, ya quedarán 2 cosas menos y solo me faltará organizar lo del libro y entregar lo del tfg...¿ a quién quiero engañar? Esto no acabará nunca. No sabéis cuánto me gustaría poder quedarme en algún lugar tranquilo y recluido y dedicarme a estudiar sin ninguna preocupación más. 

Pero vivimos en un mundo sumamente estresante, incluso para cumplir mi sueño de publicar se necesita papeleo: el contrato, la organización, las cuentas a Hacienda cuando me paguen los derechos de autora...No nos dejan tranquilos. 

Mi amiga Kim acaba de venir de un viaje por toda India y, además de traerme una figurita del kamasutra, nos ha estado contando todo el viaje. Allí la vida es muy diferente, hay mucha más pobreza claro, la higiene según Kim brilla por su ausencia y es más un paraíso para la Escherichia Coli y la Vibrio Colerae que para las personas, sospecha ella, también para las vacas, claro, que son sagradas. Acabo de pensar que si sigo engordando me tendré que ir a la India, pero era una broma. En fin, sí, mucha menos higiene pero también mucho menos estrés. Me recuerda un poco a cuando Sadee y Mael se fueron de luna de miel a Bali (en Indonesia, no en Benidorm) y contaban que allí la gente también tenía mucho menos, pero vivía mucho más tranquila y relajada. 

Quiero decir, ¿de qué nos sirve tener tantas cosas? Móviles de última generación, ordenadores a tope de chachis, cohes, casas... (bueno, quien tiene la suerte de tenerlo, claro) si no nos sirve para vivir mejor sino más agobiados. Vivimos en un mundo esclavizado por su propia codicia y lo peor es que nos empuja a seguir su ritmo. Chico, yo solo quiero escribir y dedicarme a ayudar a la gente con mis escasos pero apreciados conocimientos médicos, ¿es necesario que me someta a tantas pruebas que ponen a prueba mi tolerancia a la burrocracia y los límites de mis nervios? La señora Bennett me entendería, nuestros pobres nervios *se lleva la mano a la frente dramáticamente*

A ver entiendo que tiene que existir cierta organización y tampoco digo que estaríamos mucho mejor si las calles estuvieran llenas de heces, como Kim dice que estaban muchas calles de la India, pero por qué tanto estrés, tantos plazos límites, tantas normas opresivas, tantas cosas asfixiantes, por el amor de Darwin... Qué ganas tengo de tener mi propia isla desierta. 

Oh, ya lo sé. Esto me recuerda mucho a algo que una vez dijo un gran profesor mío de historia (Irene, tú lo conoces, Don Miguel) que contó la historia de un pescador que pescaba un pez o dos y luego se tumbaba a dormir sobre la hierba. Un día llegó otro hombre y le dijo: 
- Oye, ¿por qué no sigues pescando y consigues más peces?
Y él decía: ¿por qué?
- Porque así podrías venderlos y con lo que te dieran comprar una barca. 
Y él decía: ¿por qué?
-Porque con la barca pescarías más peces y después ganarías más dinero y podrías contratar a otra persona para que te ayudara. 
Y él decía: ¿por qué?
-Porque así pescarías más y podrías comprar otra barca y a más gente para que te ayudara y tú podrías dedicarte a descansar tumbado en la hierba. 

Sí, lo sé, eso era exactamente lo que ya hacía el pescador, ¿os dais cuenta? Qué calor que tengo...De eso no, perdón, se me ha colado. De que nos estresamos porque nos obligan, el mundo podría ser mucho más fácil. Pero bueno, claro, también podría ser mucho más justo, mucho más igualitario, mucho más solidario, mucho más feliz...Podría ser muchas cosas, pero es como es, hasta que lo cambiemos, supongo. 

Pero poco a poco, no me pongáis más estrés encima porque lo primero es terminar con todas las matrículas y los papeles. Y después ya intentaremos lo del mundo...Mmm oye, a lo mejor por eso nos estresan tanto, para que no pensemos en cambiar el mundo. Está bien, está bien, queridos lectores, por mi bien y el del mundo, procuraré no estresarme más. Aunque no prometo nada. 

Suerte a los que os matriculáis también! Ah y ya se acerca la vendimia!!



4 comentarios: