No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

martes, 13 de diciembre de 2016

Primer día en urgencias

Queridos lectores, 

Hoy no estoy teniendo mi mejor día. Los lunes, en general, me vengo en el autobús desde mi pueblo lo que se traduce en un madrugón considerable a las 6 de la mañana. Y mi día ya vaticinaba no ir a mejora. Lo he sabido cuando he entrado a la universidad para dejar mis cosas y lo he primero con lo que me he encontrado ha sido con, no uno, sino dos coches funerarios que traían los cadáveres para anatomía patológica, sala de autopsias que están en los sótanos. Sí, entro por el sótano a la universidad. 

He pensado en cuanto lo he visto que os lo escribiría, lo que no pensaba es que sería tan profético con mi día. Y no, no he matado a nadie, pero ha sido una locura y con muchos pacientes al borde de la muerte. 

Y ahora me duele la cabeza. 

En fin, poco a poco que así no hay quien se entere de los acontecimientos. Lo sé, lo sé. Hoy era mi primer día en el servicio de urgencias. Lo que ha comenzado, después de ver lo que os he comentado de los cadáveres. Y al principio me aburría un poco la verdad, no me hacían demasiado caso. Pero la cosa se ha puesto interesante cuando un hombre ha entrado en parada de repente y se ha congregado un montón de gente para reanimarlo. 

Pff siento que no me voy a expresar con nada de claridad porque estoy agotada y lo siguiente. 

He llegado al piso donde vivo y he visto tantos altavoces y tantos trastos por todas partes que con las mismas, he cogido mis cosas y mi bocata para comer y me he venido a la universidad a estudiar o intentarlo, porque me siento la cabeza abotargada. Como estar entre el borde entre el desmayo y el sueño. Una cosa así rara. 

Mi segundo día en urgencias (y es que ayer no terminé de escribir la entrada así que puedo contaros más cosas de hoy) no ha sido tan movido como ayer, pero también ha habido unas cuantas urgencias. Claro, como su nombre indica. Quizás lo más digno de mención ha sido un infarto, que es donde más ha habido que correr. Y había una señora la mar de maja que no paraba de decirme guapa cada vez que pasaba. Y, la verdad, cuando nadie me hacía caso y no tenía nada que hacer, me iba a charlar con la señora, que la pobre se aburría y yo también xD. Me ha dicho que me hiciera una trenza que estaría más guapa, pero es que se me va el pelo a la cara y no me gusta. 

¿Qué más, qué más? Ah sí, ayer por lo menos, me permití un momento de lujo para dejar de estudiar y merendar un café con leche fuera. Fue el único momento de la tarde en el que me desperté algo más. Así que creo que hoy haré lo mismo. Aunque es una lástima porque he cogido buen sitio en la sala de estudio. Justo unas que estaban se han ido cuando llegaba. Y tengo una mesa tranquila y apartada, con silla cómoda y enchufes. Aunque una chica de otra mesa ha venido a robarme mis enchufes  ¬.¬ menos mal que ya tenía uno pillado y no me lo ha podido quitar. En fin, tengo como una hora y 45 minutos para cargar y chupar electricidad a la facultad antes de irme a merendar. 

Ahora que lo pienso, la sala de estudio está hecha de una manera poco logística. La mayor cantidad de enchufes está en las bancas más incómodas porque están al lado de la puerta y molesta más el ruido de la gente entrando y saliendo, además de que hace más frío. Ayer me tuve que poner ahí, por eso lo tengo vívido. Me gusta mirar a la gente que entra y mira buscando el mejor sitio. Es más difícil si vas en grupo porque tienes que encontrar un sitio para más gente. Pero bueno, si a la vuelta de merendar me han quitado el sitio, me iré a la biblioteca que hay muchos más enchufes. Hay en cada mesa. Yo prefiero la sala de estudio porque hay más luz, tiene ventanas. Pero en el momento en el que se haga de noche dará un poco igual. 

Ya divago oye. En resumen, estoy muy cansada y voy a ver si puedo hacer algo útil ;)

1 comentario:

  1. Jaja cómo te comprendo en lo de los sitios de la biblioteca; a mí el otro día me tocó uno en el que no funcionaba la luz :l Me quise cambiar pero no podía porque era el único hueco libre disponible jaja Estudié robándole la luz a la compañera de al lado.

    ¡Mucho ánimo en las prácticas!

    ResponderEliminar