No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Tres razones para mi vagueza

Queridos lectores,

A ver si acertáis esto: ¿qué tienen en común una serie, mi perra y mi ojo derecho? Pues que son los motivos (o tal vez excusas) por lo que no he hecho nada útil esta semana con fiestas de por medio en la que me había planificado adelantar tanto. Pero iré por orden. 

Primero, la serie. Resulta que tenemos (bueno, mis padres tienen) la cosa esta de movistar con canales y películas y eso y alcahueteando encontré la serie de Poldark, la cual me sonaba porque mi madre la había nombrado antes como una serie que le encantó de joven y a la que había estado muy enganchada. Esta era la versión moderna claro, una que empezaron en 2015 o así, la que ella veía era la de 1975 me parece, pero se lo dije y se emocionó, así que nos pusimos a ver capítulos y nos enganchamos como locas. Pensaba que yo era la fangirl obsesiva de la familia pero mi madre me gana, no quería que dejara de poner capítulos y yo tenía que parar porque había días que madrugaba para ir al hospital o me tenía que poner a estudiar o cosas así. Por lo que mi madre aprendió a ponerse ella los capítulos y los veía sin mí. Ah que gran traición, ¿verdad? Pero bueno, por suerte no había demasiados capítulos porque la serie es corta y está a medias, así que ahora tenemos que esperar al año que viene. 

Segundo, mi perra. Esto ya podéis imaginarlo. Entre que me da pena dejarla sola y/o dejarla encerrada, la saco a pasear y en cuanto me pongo a estudiar, al cabo de media hora o menos ya estoy temiendo que se esté haciendo pis otra vez y vuelvo a sacarla. También intento subirla a mi cuarto, con su serie de catastróficas consecuencias porque esta perra es una auténtica lagartija terremotillo: se meó en mi alfombra, cosa que mi madre no va a perdonar y que tuve que limpiar a mano; muerde todo lo que pilla, lo que es más doloroso si es mi mano, pero más peligroso si es la alfombra del comedor que mi madre adora, aunque el resto de los habitantes de la casa pensamos que es fea y casi alentaríamos a la perra a comérsela (es broma xD); cualquier cable peligra y, por su puesto, se hace pis donde le da la gana. Total que aunque la suba a mi cuarto está bien porque no está sola y yo finjo que leo, pero tampoco me concentro porque me pongo a jugar con ella o a vigilarla para que no desmonte nada de la casa. Ahora hace aproximadamente media hora que la he metido en su casita y ya estoy pensando que debería sacarla y con escribir la entrada aún no me he puesto a estudiar, así que ya podéis pillar la dinámica. 

Y, por último, y quizás lo más raro: mi ojo derecho. Resulta que el martes que era fiesta salí a montar a caballo con mi padre. El mayor problema fue que ese día estaba algo aletargada, creo yo que porque estaba incubando algún virus respiratorio y mis defensas lo combatían, por ahora no he llegado a caer en el virus así que no sé, pero ese día me notaba la garganta que me dolía y estaba algo más somnolienta de lo normal. Quizás si por mí hubiera dependido no hubiera salido a montar, pero mi padre quería y el pobre hace tantos viajes para recogerme de la Cacademia en Valencia y me pueda venir a casa en vez de quedarme con las chinas que pensé que era lo menos que podía hacer. 

La verdad es que el día ya empezó algo caótico. Como estaba algo amerluzada por el posible resfriado no me enteraba bien de lo que mi padre me mandaba hacer y no lo hacía bien, incluso me equivoqué de cabezada y mi padre venga a reñirme porque no me fijaba. Pero en fin, el quid de la cuestión con mi ojo es que en una de las veces cuando mi padre se puso a galopar, una piedra del suelo salió disparada por el casco del caballo y me golpeó en el ojo derecho. En el momento no vi nada, el ojo me fue llorando, lo limpié, llegué a casa y lo volví a limpiar y al día siguiente, que no era fiesta, me fui al Hospital a prácticas, pero todo el día iba notando la molestia y el dolor en el ojo así que por la tarde fui al centro de salud y me vieron una úlcera corneal. Así que tuvieron que taparme el ojo. Y, la verdad, fue horrible. Pensé que podría hacer cosas, pero el otro ojo se me cansaba enseguida de ser el único que veía y entonces me dolía más que el otro, se irritaba o me picaba y entonces tenía que ir con los dos ojos cerrados. Menudo aburrimiento. No podía hacer nada. Estaba desesperada porque me quitaran la venda. Porque, oye, una cosa es no hacer nada porque no te apetece y otra porque no puedes. 

No podía ver la tele porque me picaba el ojo, ni escribir porque no podía mirar pantallas, ni leer, ni siquiera jugar con la perra porque como es tan bicheja me saltaba y me mordía y yo ni la veía venir (obviamente). 

Por no hablar de que fue el día que más visitas recibieron mis padres y como yo estaba en el comedor aburrida me encontré con todos: vinieron mis tías y amigos de mis padres (a por lotería porque es la época) y yo con mi súper parche en el ojo sin poder mirar a nadie. 

Intenté tomármelo como un reto porque mi bisabuela era ciega, murió justo el año que yo nací, así que no la recuerdo, pero siempre me han contado muchas historias sobre ella porque la pobre se las apañaba tan bien que mi madre decía que sus amigos dudaban de que estuviera ciega. La verdad es que era todo un personaje, por lo que me han contado, y podía limpiar la casa, cocinar y tejer sin ver, así que yo quería poder ir por la casa tuerta, no era tan difícil. Y andar y hacer mi cama y todo eso bien, pero resulta que todas las cosas que me gustan y me entretienen precisa del sentido de la vista, así que fue un día muy aburrido xD. Menos mal que me quitaron el parche pronto porque haber ido así por ahí o a la cacademia y eso hubiera sido un poco desastroso. 

Y aparte de eso, no quiero que mañana sea lunes y tenga que volver al hospital. Bueno, no es por el hospital, es más por irme a Valencia otra vez, pero bueno, son solo dos semanas y vacaciones. Pocas vacaciones porque como no tengo exámenes este año empiezo antes en enero, pero vacaciones al fin y al cabo. 

Así que mejor será que deje de enredarme e intente hacer algo de TFG que apenas lo he tocado en toda la semana. ¡Ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario