No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

miércoles, 4 de enero de 2017

Preparándome para el nuevo año

Queridos lectores, 

Pues ya se pasó mi cumpleaños y la euforia de Año Nuevo y yo casi tengo hecho el TFG 2.0, eso sí, si mi tutor le da el visto bueno a la nueva discusión. Realmente espero que sí, porque creo que me ha quedado muy bien y si me hace borrarla o cambiar demasiado me va a dar pena. Con lo que me cuesta que me salgan las palabras seguidas cuando escribo TFG es todo un milagro haber hecho unas 3.000 palabras en apenas un día y medio. Y además he hablado de libros en la discusión así que eso, cruzo los dedos para que le guste. 

Aún me queda pensar algo más para que el final quede apoteósico. Tengo cierto problema de conciliación para cuando escribo trabajos y artículo por estar acostumbrada a escribir relatos, novelas y entradas del blog. Me gusta poner un principio que más o menos enganche o despierte el interés y un final que te deje como con ganas de más o no sé cómo expresar lo del final. Cuando yo leo un buen final de una buena novela tiene que ser como una frase o párrafo que te deje extasiado, como satisfecho, como cuando te comes un buen trozo de chocolate que está riquísimo o algo así. Pues eso, me gusta escribir finales así. Cuando cuentas una historia es normal, es lo que se espera, pero cuando estás escribiendo tu Trabajo de Fin de Grado, es algo más difícil dar con una frase final que resuma el trabajo de manera académica y que pueda imaginar dejando con esa sensación de estar satisfechos a un grupo de profesores. Así que me está costando esa frase final. 

Pero sí, la verdad es que estoy contenta con cómo va quedando el TFG. Para estar del todo contenta solo me falta que mi tutor me diga lo mismo. Pero yo creo que me ha quedado científico y académico sin perder mi esencia, no es aburrido, básicamente. O, al menos, no lo es para mí. No como cuando me tocaba hacer trabajos sobre enfermedades variadas y me dedicaba a copiar del Harrison u otros y tratar de disimularlo para que quedara más o menos bien. Aquí pues en la discusión me he dejado algo más libre para dar mi opinión fundamentando con información. 

La verdad es que los trabajos son difíciles, ¿eh? y ni siquiera hablo de los trabajos de verdad, sino de los que el plan Bolonia metió en nuestros planes de estudio. Hay que contrastar mucha información en un mundo en el que la información nos sale por las orejas y el verdadero reto no es tanto encontrarla, como distinguir las buenas de las malas. Además mucha está en inglés y aunque sé inglés me da mucha pereza ponerme a leer artículos científicos en inglés, si los encuentro en castellano mejor. 

Bueno, ya no os aburro más con el TFG. Solo decir que doy gracias de no tener exámenes porque con el resfriado que me llevé de urgencias en mi última semana y que me ha durado casi todas las vacaciones apenas podía con mi alma, no digamos estudiar. De todos mis planes para ponerme al día con la Cacademia y hacer esquemas y estudiarme las cosas me he tenido que ir olvidando. Aún me quedan días, claro, e intentaré hacer al menos algo. Pero como la fecha de presentación del TFG se acerca creo que me dedicaré en exclusiva a eso. A retocarlo mil veces cambiando palabras y signos de puntuación xD. 

Nuevo año, aunque nada de vida nueva, en apenas una semana volvemos a la rutina de las prácticas y la academia y ya tengo ganas de huir a Hawai o a cualquier otro sitio. Encima este año me gradúo. Apenas me lo creo. ¿Han pasado seis años ya de verdad? Creo que me han timado, han pasado demasiado deprisa y algunas noches se me va el sueño pensando que yo no estoy preparada para ser la responsable de la salud de nadie. Apenas puedo contener mi resfriado a base de paracetamoles. Pero supongo que la única forma de aceptar la responsabilidad es enfrentándote a ella. Cosa que haré cuando me suelten en el hospital y me dejen bajo mi propia responsabilidad, como quien suelta a un pajarillo en una voraz selva. 

Pero si alguien está menos asustado que yo de empezar a ejercer como médico se está engañando a sí mismo. Y ni siquiera me parece normal. Quiero decir, vale que después de seis años de carrera sabemos recetar paracetamol e ibuprofeno si alguien viene con un cuadro gripal; o que sabremos decirle lo típico "es un virus estomacal, toma suero preparado que es mejor que el aquarius y otras bebidas azucaradas". Todas esas cosas para las que casi no hace falta ni tener la carrera de médico porque mi madre ya me decía de pequeña. Pero  yo estoy hablando de cosas gordas eh, de que estés en urgencias y te llegue alguien con un posible infarto o un ICTUS o en parada y realmente la vida de esa persona dependa de ti. Espero que tener algún adjunto siempre cerca para estos momentos. Y en realidad los suele haber porque he estado en Urgencias y estas cosas no se las dejaban al R1, no son tan crueles. 

Aunque yo creo que ni siquiera cuando sea un adjunto dejaré de sentir miedo. Quizás no es tanto miedo, sino respeto por la responsabilidad que recae sobre mis hombros y no creo que sea algo que se debe perder, porque sino, uno corre el riesgo de relajarse demasiado y dejar de actualizarse y de aprender y eso no se debe hacer .

En fin, ha llegado un punto de la entrada en el que me voy enrollando para ver si mi internet responde y me deja publicar. 

Ah quería deciros, sobre todo para los que me leéis desde fuera de España, que ya han puesto mi libro en Amazon y está más barato que en la página de la editorial. Os pongo el link para interesados.

Libro: https://www.amazon.es/Rosa-Sangre-Laura-Alcantarilla-Chaves/dp/8494592947/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1483521851&sr=8-1&keywords=la+rosa+de+sangre

Bueno aprovecho ahora que va internet para publicar la entrada y desearos un feliz año nuevo. Mucha suerte en los exámenes y demás torturas. Y yo, me vuelvo con mi TFG que me espera con los brazos abiertos ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario