No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

jueves, 6 de abril de 2017

El día del casi infarto

Queridos lectores,

Vengo para anunciaros que gratamente solucioné el problema de la nota del TFG y además me siento aú  más orgullosa de anunciar que fue gracias a mí... *se inclina ante los aplausos* "Gracias, gracias, hice lo que cualquier buen ciudadano habría hecho y blablabla..." Y no, no voy a reclamar mi derecho a un monumento, ni siquiera al agradecimiento de los otros compañeros beneficiados por mi actuación (aunque me hubiera gustado xD) solo voy a dejar de dármelas de héroe del momento y contaros como, por una vez, la Ley de Murphy actuó a mi favor en algo relacionado con el TFG.

Veamos, todo comenzó un agitado día de prácticas en el que no me dejaron lavarme porque eran ya unos cinco cirujanos alrededor del paciente, frotándose las manos ante la perspectiva de adentrarse en las entrañas o, más específicamente, huesos de una nueva víctima (digo, paciente). Cierto es que la operación era bastante complicada y no envidio nada al pobre hombre que iba a ser reintervenido por tercera vez de la cadera por una complicación infecciosa. Aunque lo que más pena me dio fue que no tenía una intubación fácil y tuvieron que intubarlo despierto, lo cual debe ser una de las peores cosas que te pueden pasar, aunque básicamente me pareció como una fibrobroncoscopia, que también es otra tortura médica a la que espero no tener que someterme.

En fin, eso no tiene nada que ver con el TFG pero es cómo empecé mi día: pasando cuatro horas de pie mirando espaldas azules y, a ratos, sangre salpicando por los aires. Mientras, y para evitar futuros dolores de piernas, iba moviéndome de un lado a otro o moviendo las piernas hasta que se me ocurrió que podía bailar disimuladamente. Y si alguien lo notó, nadie me dijo nada. No penséis que tomé el quirófano po discoteca, solo me dediqué a mover los abdominales al más puro estilo danza del vientre, pero era algo.

En fin, me marché con la certera excusa de un taller de RCP pediátrica a las 15:30 en la que nos explicaron lo que dice el título del taller. La boca me sabía plástico de practicarle el boca a boca a muñecos, y cuando hacías el masaje cardíaco, parecían una fuente del chorro de clorhexidina que salía xD. Y, al salir de dicho taller y dirigirme a mi segundo compromiso de la tarde, fue cuando el milagro ocurrió, mi primer golpe de suerte en lo referente al TFG, me encontré con un antiguo profesor que es el secretario de Decanato o alguna cosa así, o sea, que manda y entiende y controla de estas cosas. Le conté la situación más que nada por si podía darme pistas de cómo se impugnaban notas o cosas así y me dijo que al día siguiente tenían una reunión y lo hablarían, que yo le mandara un mail con los nombres de los afectados y la explicación completa y todo lo que supiera, y eso hice. Al día siguiente nos comunicaron que había sido todo por un error informático y que en breve se solucionaría. Y, efectivamente, así ha sido, hoy ya teníamos todos un 10 en la nota. 

Y fueron felices y comieron perdices...

Al menos por ahora en lo que eso respecta si no pasa nada más con el TFG, pero lo importante es que se solucionó y que, aunque solo me lo reconozca yo a mí misma, puedo decirme que fue gracias a mi labor de hablar con dicho secretario del Decanato o lo que leches sea y mandarle el mail. Con lo cual me siento incluso útil y productiva. 

Además que llevo dos días consecutivos en los que me han dado prácticamente la mañana libre en prácticas porque mi residente salía de guardia o no tenía ganas de trabajar (quien sabe) el caso es que he ido a biblioteca y he adelantado bastante, tanto que ya me he dejado hecho todo lo que tenía por hacer esta semana, por eso ahora os estoy escribiendo, para hacer tiempo entre que pienso qué hacer y eso. Aunque siempre hay cosas por hacer, no os preocupéis por eso. 

Ah además es el segundo día consecutivo en el que salgo a correr. La verdad es que pasaba más tiempo andando que corriendo y me adelantaban hasta los abuelos (pero los abuelos entrenados, que conste. También me he dado cuenta de que me falta mucha más ropa que convine con mi estilo de vida saludable de runner. Ah, vale verga todo en verdad, me duelen las plantas de los pies y cuando llevaba más de cinco minutos corriendo seguidos sentía una opresión centrotorácica y un dolor que me bajaba por el brazo que me hacía plantearme seriamente si me estaría dando un ataque al corazón por mi falta de entrenamiento antes de este sobreesfuerzo casi sobrehumano, luego me daba cuenta de que a mí me dolía el brazo derecho y tendría que ser el izquierdo y se me pasaba, pero luego me acordaba de que en mujeres los dolores que acompañan al síndrome coronario agudo son más inespecíficos y volvía a preocuparme. Pero bueno, como podéis suponer, he llegado a la universidad sin que persista el dolor, así que intentemos que con el caminar/correr algo más continuado se me pase la obstrucción de las arterias o lo que sea que tengo. Ahora, lo que necesito son unas plantillas porque mis zapatillas son ya algo viejas y fueron baratas en su momento y lo que más me duelen son los pies, pero porque apenas me queda suela, está desgastada. 

Me acaban de decir que hoy es el día del deporte así que fíjate que entrada tan congruente por una vez en la vida. Y aquí estoy yo pensando cuándo se hará hora de merendar para reponer las calorías perdidas. 

Bueno, ahora ya que he hecho ejercicio y os he escrito y puedo sentirme satisfecha conmigo misma voy a intentar recuperarme de mi casi infarto que no ha sido tan infarto como mala forma física y ponerme a estudiar. 

Mucha suerte y éxitos mis queridos ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario