No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

miércoles, 26 de abril de 2017

El principio del fin

Queridos lectores, 

¡Feliz Día del Libro!...Atrasado. Lo sé. Y no es que me olvidara de tan noble fecha, no. La verdad es que fue un día lleno de eventualidades. Mi padre y yo nos fuimos, como es costumbre los domingos, a montar a caballo. Tenía mis sospechas previamente, pero mis temores de confirmaron cuando noté que a mitad del camino y en plena naturalezs con los caballos... me bajó la regla. Oportuna como ninguna -.-' pero por suerte el almuerzo es una cita obligada y mi madre me trajo...em...elementos femeninos. Espero que no estéis en la edad en la que nos daba vergüenza hablar de la regla y no os escandalice que yo lo publique hasta en mi blog xD.

En fin pero eso no fue el final, que va, ni siquiera fue el principio del final, citando medianamente a Churchill, tal vez fuera el final del principio xD. A ver, sin liarnos. Lo verdaderamente malo pasó después cuando, sin motivo aparente, me fijé en que mi perro Brave estaba tumbado en el suelo y no nos seguía. Al principio parecía que le dolía una pata pero al observarlo vi que cuando trataba de ponerse en pie, se tambaleaba y caía. Asustados, mi padre y yo bajamos de los caballos y fuimos a ver. Mi padre me cargó con las riendas de los caballos, pero andaba listo si creía que me iba a quedar mirando. Los medio sujeté en unas ramas y fui a socorrer a mi Brave. Mi padre empezó a decir que se estaba paralizando y que si le habría picado algún  insecto venenoso o una víbora. Sin embargo, yo mantuve la calma porque, vamos a ver, ni en España ni menos en mi pueblo hay serpientes venenosas que causen parálisis.  Tumbé a Brave y lo relajé, soltándole el collar para que respurara mejor mientras pensaba. Por suerte, todos mis planes sobre llamar a mi madre e ir a algún veterinario de urgencias fueron innecesarios puesto que en un rato Brave se recuperó y siguió como si nada. Mi padre no paraba de decir que se había asustado mucho. Y la verdad es que me sorprende que yo no me sentí asustada realmente, quizás alarmada, pero para mí miedo suele significar ansiedad y eso no me llegó a pasar. Me alegra poder pensar que en casos de urgencia vital toma el control la Yo más capacitada y con ciertos conocimientos médicos y es capaz de pensar con claridad. De hecho yo solo me sentí preocupada pasadas unas horas sin verlo tras dejarlo en su casita e ir a comer fuera porque para asegurarme de que no era algo digamos agudo quería  tenerlo en vigilancia y controlar que no se repitiera. Pero está bien eh, tranquilos todos.

Lo siguiente que pasó pero que después de esto pierde relevancia, es que el caballo de mi padre me dio un cabezazo cuando se giró bruscamente negándose a cruzar un río y ahora llevo un chichón. Ah y como guinda del pastel, se me rompió un estribo. Pero estuvo chachi porque se me ocurrió que podía usar una de las cadenas que llevábamos para atar a los perros para enganchar el estribo. No podía apoyar todo el peso, pero ya no era ir solo con una pierna. Y eso me reafirma en mi convemcimiento de que todo tiene solución menos la muerte, es una frase hecha. Pero que si lo piensas un poco y eres algo imaginativo y creativo puedes encontrar soluciones para estas cosillas.

Así que, en general, y ahora que lo escribo y me doy cuenta. Fue un día en el que demostré mi potencial: manteniendo la calma ante la urgencia y con buenas ideas. Ya era hora de tener un día inspirado después de una semana y media retrasando el ponerme a estudiar.

Y tras esta narración de mis heroicidades, comenzaré con el tema que nos ocupa y es que ayer empecé mi último rotatorio. ¿Os acordáis cuando en la entrada pasada no hacía más que repetir "4 semanas"? Bueno, pues ya son 3 semanas y 2 días. El tiempo vuela cuando no miras. ¿Adónde han ido a parar estos 6 años de carrera? ¿Cómo han pasado tan rápido? Si ya lo decían los antiguos literatos, Tempus Fugit, el tiempo vuela (menos cuando te aburres estudiando y esperas a que llegue la hora de la merienda, o estás esperando a que sea la hora de salir de prácticas.

¿A qué venía todo esto? Ah, sí, es mi último rotatorio, en ginecología y obstetricia. La verdad es que ayer me gustó para ser el primer día, pero hoy no tanto. Ayer estuve viendo ecos de bebés, y es bonito ver la cara de emoción de las mamás. Hoy he estado en urgencias y he visto muchas cosas, entre ellas, un parto y, llamadme rara, pero me dan casi más asquito los partos que las operaciones que he visto o, incluso, las autopsias. Es que me dan muchas más ganas de adoptar, sinceramente. Con cada parto que veo se incrementa en un 1% mi deseo de adopción xD. Quizás incluso sea mayor el porcentaje pero las matemáticas ya se me han oxidado.

Aunque quizás lo verdaderamente interesante es que se trata de mi último rotatorio. En apenas unas semanas tendré los ECOE que son los exámenes finales prácticos en el que tienes que hacer de médico delante de profesores que te ponen casos y me lo tengo que preparar porque tengo la sensación de que no tengo ni puñetera idea de medicina y que a menos que la señora me venga con un resfriado y le pueda mandar paracetamol, no voy a saber qué hacer con mi vida...ni con la suya. Dicen que en realidad es muy fácil y que nadie suspende, que solo el presentarte e ir aseado y ser como simpático te suma puntos, pero qué queréis que os diga, llega un punto en el que yo ya no sé qué preguntar en una anamnesis.

Por si fuera poco, se nota que se acerca el final de curso porque la biblioteca está petada. Hoy casi no encuentro sitio al volver de mi paseo (hoy no voy a decir ni la palabra correr porque solo he andado, la verdad). Todos aquí estudiando como pollicos y yo escribiendo en el blog y pensando en qué puedo hacer hasta que sea hora de irme al piso xD.

Ah ya sé qué más os tenía que contar, en gine el jefe de servicio está enamorado conmigo, yo no me había fijado pero una compañera me lo ha dicho hoy y me ha hecho gracia. El primer día me llamó por mi nombre (que se lee en mi tarjeta de identificación, no es que se lo supiera) y me preguntó si era alumna interna en algo del hospital porque me veía mucho por ahí, yo no le hablé de mi misión de huir de las chinas ni de mi uso del hospital como refugio, más bien y por una vez quedé bien diciéndole que iba siempre a todas las prácticas e intentaba aprovecharlas al máximo, por eso estaba mucho en el hospital. Y, hoy nos han hecho presentarnos diciendo algo de nosotros, justo delante de mí hablaba Adele que claro ha dicho que es enfermera, sueca y cantante y para tener algo a su altura pues he hablado de mi novela, hasta he dejado caer que estaba en Amazon y que si la querían se la firmaba, yo toda diva xD, y entonces luego me ha estado preguntando sobre mi novela.

Es difícil creer que ya queda tan poco, sobre todo cando es necesario encontrar algo de ganas de estudiar para prepararme los ECOE, pero bueno en realidad si lo pienso bien, acabar la carrera no es el final, ni mucho menos, aún me quedará el MIR y la Residencia y trabajar y algo que la gente conoce como vivir, que no está mal. Así que, como dijo Churchil, de nuevo lo repito pero esta vez habiendo buscado la frase en internet para asegurarme: "No, este no es el final, no es ni siquiera el principio del final. Puede ser, más bien, el final del principio". Lo dijo en plena Segunda Guerra Mundial, creo que tras el desembarco de Normandía, no estoy segura ahora mismo, y no podría ser más adecuado, porque menuda batallita de seis años llevamos.

¿Y qué más os puedo contar que no sepáis ya mis queridos lectores? Desde luego mis pocas ganas de estudiar ya las conocéis. Así que no os mareo más por hoy y me sacaré algún libro para fingir que soy uno más en la biblio ;)

Ánimo!

2 comentarios:

  1. Hola Lau!
    Tengo mucha curiosidad en saber a que te refieres con el MIR? Acá en México terminamos los 4 o 5 años de carrera en la facultad y después comenzamos 1 año de internado en el que eres médico pero aún estás aprendiendo pero no eres estudiante jaja, terminando comenzamos otro año de servicio social en donde ya somos el médico responsable del paciente pero sin título, después debemos presentar dos exámenes, el ceneval y el ecoe para que nos den el título. Y ya después presentamos el ENARM que es el examen para la residencia la cual es la especialidad.... y al final de todo eso mueres.... jajaa ok no jaja.

    Me gustaría saber como es en españa... me explicarías porfavor :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Como es una cosa larga y me daba para hablar, te he puesto una entrada sobre eso, la última que he hecho, vamos, explicando lo que sería el último año de carrera acá y el MIR. Si te han quedado dudas, porque lo he acabado algo corriendo como tenía hambre, me puedes preguntar más xD

      Besos :)

      Eliminar