No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

lunes, 15 de mayo de 2017

Con mis mejores galas

Queridos lectores, 

El último día en el que os escribí para poder contaros todo sobre mi acto de graduación, apenas tuve tiempo de acabar porque el tiempo pasa y la Cacademia me reclamaba, tenía que llegar a clase y todo eso. Pero está bien, porque resulta que no terminé de celebrarlo hasta unos días después. 

Parece que haya pasado mucho desde mi graduación simbólica, ¿no? A mí al menos me parece como si hubiera pasado mucho tiempo y, al mismo tiempo, como si no hubiera llegado a pasar porque esto de estar en prácticas siendo la misma estudiante pringada de siempre pero decir: "no, si yo ya me he graduado" como que se me hace raro. Pero así es la vida de un estudiante de medicina, no más ni menos. 

En fin, como de costumbre, me estoy yendo por las ramas. Os decía que estaba bien no haber terminado de contar todo lo de la graduación el otro día porque lo terminé de celebrar unos días más tarde ¿cuándo? Pues el sábado por la noche, al volver a casa tras un duro día de Cacademia, mis padres me dijeron que íbamos a cenar nosotros para celebrarlo y, sobre todo, darle un segundo uso al vestido ya que me había gastado el dinero. Lo último que me imaginaba yo era que, al llegar al restaurante, me iba a encontrar allí a toda mi familia para una cena-celebración sorpresa. Y una auténtica sorpresa fue, no me lo esperaba en absoluto. Yo entré, completamente ajena a lo que pasaría, y de pronto veo a mi abuelo ahí sentado, a él el primero que vi, y por un segundo me quedé en shock y luego pensé que ¡vaya casualidad, habíamos coincidido para cenar! (Algo raro, si me hubiera dado tiempo a seguir pensando me habría dado cuenta, porque mi abuelo nunca sale a comer fuera, es muy mirado con sus comidas) Pero ya os digo que apenas tuve tiempo de pensar porque enseguida vi al resto de tías, tíos y primos que gritaban y me aplaudían y no supe qué decir. Me supo un poco mal que se hubieran reunido todos para la celebración y solo hubiera sido una graduación simbólica porque aún puedo suspender los ECOES o cagarla en algo, que gran responsabilidad. Me pregunto si, en caso de fastidiarla y no hacer oficial la graduación, tendré que reembolsarles el coste de la cena *aquí me iría bien el emoticono del Whassap pensando*.

Ah, pero ya sé lo que me vais a decir, que deje de ser tan negativa, que claro que voy a aprobar. Desde luego, eso espero porque después de seis años la meta está a tan solo dos exámenes y dos trabajos de distancia. En realidad antes era solo un trabajo pero me han puesto otro, oh pero no me tiréis de la lengua que nos vamos de tema. Dejamos esto para luego. 

En fin, que me hizo mucha ilusión que toda mi familia se reuniera para celebrar mi graduación. Y aunque el vestido me apretaba el estómago y el exceso de tela me dio un calor importante, me lo pasé muy bien. Luego fui a bailar y todo. 

Pero bueno, como de costumbre, esta entrada me ha costado más de lo que tenía previsto y eso significa que se ha juntado con otro gran día: La Cena de Gala. Como su nombre indica, significa ir a cenar con tus mejores galas. Lo mejor de todo es que ahora que ha pasado puedo volver a comer con tranquilidad y sin sentirme culpable por si luego no me entra el vestido. Así que llevo un par de días comiendo helado como si no hubiera mañana y puede o puede que no, esa sea la razón de que ayer terminase por vomitar la cena. Los excesos nunca son buenos. 

En la Cena de Gala, aunque no lo creáis, conocí un mundo nuevo: el mundo del protocolo alimentario. He visto suficientes películas de Barbie y de princesas como para saber lo que es pero nunca, nunca, me había visto en la necesidad de usarlo ni creí que fuera a llegar el día. Eire y Sadee me hablaron de cómo en su casa usan servilletas de tela y tienen su propio servilletero y yo alucinaba, pensaba que era cosa de películas, de verdad os lo digo xD En mi casa usamos, en este orden de prioridad: una servilleta de papel, la manga, un trapo compartido. Y no es que no me guste la elegancia y la sofisticación, pero a veces está tan alejado del modelo con el que he crecido que me sigue impactando su existencia. También Eire me dijo que el truco para poder comerme toda la cena con el vestido ceñido apretándome en el estómago era no terminarme los platos y dejarse siempre algo. Aunque en realidad me preocupaba por nada porque las porciones eran mucho más pequeñas de lo que estoy acostumbrada xD así que me pude comer todo. Menos una bola de helado de chocolate, lo siento mundo, pero no me apasiona el chocolate. Aunque el helado sí, pero de otros sabores. 

Por cierto, si me permitís que lo diga, estaba bastante sexy con mi vestido rojo ceñido y de espalda al aire 7u7...casi diría que entraba en el top ten de las mejor vestidas que, con mis camisetas de minions, Dory y Juego de Tronos, no es algo que pueda decir a menudo xD. Fui a casa de Sadee antes de la fiesta, para vestirnos juntas. Sobre todo yo era la que necesitaba ayuda porque para cerrar mi vestido hacían falta dos personas y, ahora, me dedico a lanzarle a la gente que conozco indirectas directas para que se casen y me inviten y pueda volver a usar mi caro, incómodo pero favorecedor vestido XD.

Bueno y hoy da comienzo la última semana. Parece mentira, a mí me parece increíble estar ya en la última semana. Estoy contenta, claro, porque me voy del piso y adiós chinas, podré ver a mis perros todos los días, no tendré que ir al hospital todos los días, no tendré clases (solo la cacademia). Sí, suena bien. Pero también me da tanta pena irme de la universidad, dejar de refugiarme entre sus paredes. Hoy, en un arrebato emotivo, me he abrazado contra una pared y seguro que me han mirado raro, ni siquiera iba sola que será lo más raro, me han visto abrazándome a una pared, pero yo solo pensaba en lo que echaría de menos este sitio. Y no deja de ser irónico porque en esta carrera me he sentido tan atrapada a veces, aún hay días en los que pienso en lo que me espera y me entra vértigo, náuseas y escalofríos pensando en ser médica y en seguir estudiando a todas horas y en la responsabilidad que me espera y en ¿y si no estoy bien preparada? ¿y si la cago mucho? ¿y si tenía que haberme dedicado a poner una mercería en mi pueblo? En resumen, aún hay días en los que me agobio y el peso de la responsabilidad que adquirimos en esta profesión me sigue abrumando y ni siquiera he empezado. Pero es verdad que en todos esos malos momentos la universidad, no solo ha sido mi segundo hogar como decían en todos los discursos de la graduación, ha sido mi refugio, y este año, con las invasiones asiáticas ininterrumpidas, ha sido mi refugio y mi salvación. Y también echaré de menos tener un sitio así cuando me pase los siete días de la semana conviviendo con mi madre...

Ya tengo ganas de empezar a trabajar para independizarme! xD

Pero bueno, va siendo hora de ponerme con los dos últimos trabajos de la carrera (si no pasa nada y según mis cuentas). Una semana, chicos, apenas cinco días y tendré que decirle adiós a mi Alma Mater, como dijo el Decano, a mi universidad. Acabaré llorando, verás xD Os lo contaré, próximamente. 

Ánimo! 

1 comentario:

  1. ¿Y bien? ¿Lloraste finalmente? ¡No nos dejes así!
    Al final, hasta a las chinas vas a echar de menos.
    Por cierto, en mi casa lo del trapo compartido, no. Algo peor: la jarra de agua comunitaria...
    :)

    ResponderEliminar