No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

lunes, 19 de junio de 2017

El bajón del calendario

Queridos lectores, 

Se acerca el invierno... O, en otras palabras menos dramáticas (o quizás más, según quién opine), el final de mis pequeñas vacaciones. 

Como sabéis, hace apenas una semana hice mi último examen de la carrera. Sigo sin saber la nota, la verdad, ni me preocupa porque son vacaciones. Había vivido en una pequeña y hermosa nube desde el pasado martes, cocinando, viendo series, bailando, leyendo y con unos días en la playa, hasta hoy. El fatídico sonido que anunciaba la llegada de un mail no podría haberme preparado para la funesta noticia que iba a recibir. Y no importaba cuánto hubiera previsto aquel mensaje, ni que hubiera sabido desde el principio que este día llegaría. Mis temores y más oscuras pesadillas se volvieron tangibles en el momento en el que abrí dicho e-mail y me encontré con el calendario y horario de la Cacademia para este verano. 

Y, en aquel preciso instante, en ese fugaz momento en el que mis ojos se encontraron con las coloridas guías de la academia, toda la energía y felicidad que podía haber sentido durante estos breves días de vacaciones se esfumó, probablemente se fugó con las mejores y más inteligentes partes de mí misma, que sabían lo que les esperaba, a algún recóndito y tranquilo lugar del mundo. O me las dejé el domingo cuando volví de la playa, sabía que me dejaba algo, siempre me dejo algo...

En fin, como os iba diciendo en este, mi tono de narradora drama-queen, me han enviado el calendario de la academia que te detalla que asignatura tienes que estudiar y los temas, y las clases, Uff. Sé que es absurdo porque sabía la fecha en la que tendría que empezar a estudiar desde hace meses. Sabía que me iba a pasar todo el verano estudiando desde quinto de carrera. Pensaba que ya estaba mentalmente preparada y que podía hacerlo, pero estaba equivocada. Ni estaba preparada ni lo voy a estar. Que poco ánimo tengo. 

Por si fuera poco, he hecho galletas para intentar animarme y se me han pegado. Maldita sea xD

Como le he dicho a una amiga, ojalá pudiera mandar el calendario a la porra, pero a estas alturas es algo tarde para echarse atrás. ¿Y siendo mi vida como ha sido, qué es un año más estudiando? Nada, la verdad es que estaré en mi salsa. Creo que más que el tema de estudiar es lo de que me controlen tanto lo que no me gusta. Pero qué le vamos a hacer.

Sé que soy muy breve hoy, pero solo quería compartir con vosotros este día tan aciago y ahora voy a ver si puedo hacer otras galletas para resarcirme de las quemadas de esta tarde. 

¡Ánimo!

jueves, 15 de junio de 2017

Extraoficialmente médica

Queridos lectores,

Os escribo ya, después de seis años de carrera y tres de blog, como médica!!! (Extraoficialmente porque me faltarán los papeles que lo acrediten, pero yo creo que casi lo podría decir ya). Ayer fue mi último examen, ese famoso ECOE, en este caso, el de pediatría y ginecología. 

Así que, ya puedo decir que soy médica, ¿no? Yo casi lo digo ya y me da hasta vértigo pensarlo, es algo extraño, pensar que soy médico después de tanto tiempo, bueno seis años que no es poco, aunque aún no tengo especialidad ni un título que lo demuestre, ni siquiera grandes conocimientos que me acompañen xD pero si ahora fuera por la calle y alguien cayera inconsciente y fuera una parada cardíaca tendría mucha más responsabilidad para hacer una RCP de calidad. Menos mal que no salgo mucho de casa...

Estoy en esos escasos días libres que durarán hasta finales de este mes cuando tendré que ponerme a estudiar para la Cacademia. Y podéis matarme si queréis, pero llevo dos días libres y ya casi quiero que lleguen esos días. Me voy a entretener mucho más. No sé organizar mi tiempo bien si no tengo que estudiar. Por ahora, ayer, en ese primer y esperado (casi me atrevería a decir merecido) día libre, hice una lasaña de verduras, una empanada de cereza (cherry pie) receta típica americana con las cerezas de mi cerezo que estaban algo tocadas, para aprovechar las partes buenas, ordené un poco mi cuarto y leí. Mi hermano se fue justamente ayer de viaje de fin de curso, así que voy a estar en mis días libres sin él, que es el que más buena cuenta da de lo que cocino. Así que hoy no puedo hacer otra tarta o dulce porque mis padres se quejan de que los cebo. Puede que le lleve un trozo de tarta a alguien para poder hacer otra. Cocinar me relaja. Y aunque sigo sin pillarle el truco al puno de sal porque cuando empecé con la dieta me metían que la sal era tan mala para todo y tengo miedo de que me quede la comida salada (porque soy incapaz de comerme algo si sale excesivamente salado, me da demasiada sed) bueno, por lo demás, y salvo que quede algo soso algunas cosas, está bueno. Me gusta improvisar en la cocina y hacer cosas raras, cuanto más manipule mejor, por eso me gusta hacer postres, porque puedo hacer masas y amasar con las manos y pringarme, es divertido. También da cierto sentido de orden el cocinar, porque tienes que priorizar los pasos, qué poner primero al fuego porque va a tardar más, como aprovechar al máximo la comida, el tiempo, limpiar entre un paso y otro para que la cocina no sea un desastre...

Pienso que el año que viene, cuando empiece a trabajar y me independice oficialmente, puede que me apunte a clases de cocina, pero se pone a la cola en las clases de baile y de escritura narrativa xD. Aún no sé el tiempo libre que tendré y ya lo estoy ocupando. 

Otro tema importante es el de escribir, que todavía no he podido arrancar. Tengo que corregir mi segunda novela, que es la continuación de la Rosa de Sangre, aunque corregir me da taaaanta pereza... También quería acabar la tercera novela, aunque estoy pensando en reescribirla. Y eso, tengo ideas, pero tengo que ponerme a leer en serio (y en castellano, porque últimamente leo muchas cosas en inglés) para activar el modo narrativo. Obviamente y conociéndome, no estaré inspirada para escribir hasta que empiece el MIR y no pueda y entonces esté enfadada con la Academia por no poder escribir más horas al día. Pero eso es solo porque soy una contrahecha, al menos lo admito xD.

Y la verdad es que mis días libres son tan poco emocionantes como mis días de estudio. Os podré escribir más, eso sí, pero resulta que ahora que ya no vivo con las chinas, no voy a prácticas y no tengo exámenes de los que quejarme, ando algo escasa de temas de los que hablar xD. Y ni siquiera estoy tan libre porque tengo unos cuantos manuales sin subrayar atrasados, porque me centré en los ECOES y me olvidé de subrayarlos. Bueno, no me olvidé, solo pasé de hacerlo. Y eso que mientras me los estudiaba podría haber subrayado, pero no me apetecía ni me quedaba tinta en los subrayadores. 

Que dura es la vida de los estudiantes...Aunque técnicamente soy graduada ya. Tengo hasta una beca amarilla que lo confirma. Y la experiencia de estas 24 horas como médica recién graduada en las que ya me han bombardeado con consultas médicas, desde un tío recién operado hasta una amiga de la amiga de mi madre que no sabía qué crema ponerse. Oh, queridos míos, esto no ha hecho más que empezar. A este ritmo y si todo el mundo, sobre todo mi madre, se dedica a bombardearme así, creo que solo se reafirmará mi idea de vivir cual ermitaña en algún lugar recóndito de la montaña. Eso sí, con wifi para poder contaros mis aventuras criando gallinas y cabras xD. 

Pero no, en serio, no creo que pueda transmitiros la emoción que sentí el martes pasado al salir de mi último examen de la carrera y pensar "ya está, no me quedan más exámenes, ni prácticas, ni trabajos ¿ya soy médica?...¡Ya soy médica!" Y sigo teniendo esta pesadilla recurrente en la que me dejé algún crédito sin saberlo y todavía me queda algo por hacer para graduarme porque parte de mí piensa que es imposible...increíble...inconcebible...que ya esté, que lo haya logrado, que me haya graduado. Que sea algo además de "estudiante". Quiero decir, claro, sigo siendo estudiante, del MIR, pero podría estar trabajando si quisiera, me han ofrecido varios puestos para cubrir vacaciones este verano, pero 1)Tengo 10 horas de estudio diarias con el MIR y no es plan de ponerse a trabajar 2)Realmente no estoy preparada para enfrentarme a la vida, la enfermedad y la medicina, como diría Celine Dion, all by myself. Porque en la residencia sigues siendo un "aprendiz", sí, aún eres como un becario y cobras menos, pero estás aprendiendo y hay alguien por encima de ti que te guía y te ayuda cuando estás más perdido que las sardinas por el monte tralará, por no hablar de que tu responsabilidad penal sigue recayendo sobre un superior, y eso alivia un poco el estrés. 

Igualmente, y sé que voy a pasar los próximos meses (me niego a contarlos) en esta relación de amor-odio con la academia, tan parecida a la que viví con la carrera, pero recordad este momento cuando me esté quejando de mi vida y la Cacademia, porque realmente cuando me quitan las responsabilidades y todo lo que tengo que estudiar, hay una pequeña (no diré minúscula, aunque me gustaría), parte de mí que se queda vacía. Me lo podéis recordar, lo tendré merecido xD. 

Ánimo para los que aún estéis de exámenes, por imposible que parezca, un día se acaba!!! Y te da pena y todo xD


jueves, 1 de junio de 2017

Adiós, Santiago, adiós.

Queridos lectores,

Siento haberos tenido tan tremendamenta abandonados. Hace más de una semana que empecé a escribir la entrada de despedida de la universidad porque era mi último día de prácticas y todo fue muy emotivo y muy bonito, el problema es que no la terminé y me sumí en el océano de nervios por los ECOES y, aquí estoy ahora, tras mi primera tanda en estos encantadores exámenes prácticos con los que el nuevo sistema de estudios nos regala.

Pero no nos liemos, esta es una historia que merece ser narrada con mimo y, no temáis, pues hoy ya me he dado a mí misma el día libre, a pesar de lo que esa pequeña voz en mi mente (también conocida como conciencia, que ha ido perdiendo fuerza con los años) me pueda decir.

Como os decía, hace unas dos semanas terminé mis prácticas en la universidad y, supongo que con ello, las clases y realmente podríamos decir que fue el final de esta tortuosa historia de amor que he tenido con la carrera de medicina, a la que cuando más he querido ha sido en el momento en el que tenía que abandonarla, para dejar mi puesto a nuevas mentes más jóvenes e idealistas, aunque claro que no es el final de mi relación con la medicina, solo de nuestro idilio protegidos entre las paredes de la universidad que nos vio conocernos, aprender el uno del otro, gritarnos, odiarnos, llorar (probablemente la Medicina no hizo nada de esto y fui solo yo, pero me siento mejor hablando en plural mayestático), mi continua aventura "extra-profesional" con la literatura, y poco a poco, a paso lento pero seguro, tras seis años de convivencia, llegamos a un entendimiento mutuo, cargado de afecto y apoyado por tantas personas (pacientes) que nos vieron crecer de polluelos ignorantes y asustados a... polluelos que saben ocultar mejor su miedo. Y así, llegamos a este maravilloso sexto año. Maravilloso porque no había época de exámenes, ni clases, ni seminarios... solo días de hospital, hablando con la gente y haciendo como que aprendía cosas o, con suerte, hasta aprendiéndolas de verdad. Con un par de trabajillos, un trabajo gordo y muchas tardes en la biblioteca igualmente para huir de las chinas.

Y, así es la vida, queridos lectores míos, seis años de carrera para mí, tres años de blog y quejas para vosotros y llegamos al final de la aventura universitaria. No es el final de la historia, ni mucho menos, pero sí el final de un importante capítulo. Dentro de poco tendré que cambiarle el título al blog.

En fin, que en mi último día, que fue algo apresurado, porque me dijeron que no hacía falta que fuera el último día a prácticas y no había previsto la despedida temprana, me paseé por los pasillos de la universidad para decirle adiós con el corazón, que con el alma no puedo. Y el resto de la canción. Sobre todo, fue especialmente emotiva mi despedida a Santiago, sí hombre, Santiago, ese hombre que ha estado esperándome a la puerta de la Facultad para recibirme con su más sincero rostro durante mis seis años de carrera, sin fallar ni un solo día, lloviera, tronara o fuera huelga. Todos y cada uno de los días, ahí estaba, en la puerta, para recibirme un nuevo día. No, no penséis que tengo un acosador del que no sabíais nada, Santiago no es otro que Santiago Ramón y Cajal, cuyo busto reina y preside en el centro del Hall de la Facultad y es una de las primeras cosas que ves en la entrada. Siempre me ha gustado Santiago, no solo porque podía confiar en él para que me recibiera cada día en clases y que fuera un gran médico-investigador. Mi relación con él se hizo más profunda el día en el que, en Historia de la Medicina, el profesor contó cómo él no quería estudiar medicina, sino que quería ser pintor y fotógrafo, le gustaba el dibujo, el arte, las imágenes, y eso lo ayudó, mezclando sus habilidades con lo que había estudiado para hacer los famosos dibujos de las neuronas y en sus investigaciones. Cada vez que pienso que hubiera sido mejor que estudiara algo de letras para escribir y me siento mal, porque no sé si estoy en el camino adecuado, pienso en él y me digo que quizás hay algo en mí, en la parte de mi ser que se va hacia las letras, que me puede ayudar a ser una gran médica.

Pero bueno, hablemos ya de los ECOES, antes de que mi conciencia gane y me tenga que ir a estudiar. Ayer fue el de medicina, cirugía y psiquiatría. Los ECOES son exámenes prácticos en los que hay actores que hacen de pacientes y tienes que hacerles la anamnesis, dar un diagnóstico, pedirle pruebas y todo eso. Estaba tan nerviosa que al principio, con el primer actor que hacía de paciente, me estaba trabando y no sabía si me saltaba cosas de la anamnesis porque no sabía muy bien cómo iba a ir la cosa. Luego en la siguiente estación no sabía si el médico hacía de examinador, de paciente o de familiar y me lié yo sola...pero bueno, más o menos fue saliendo bien. En el de psiquiatría había un paciente con Manía y la cosa es que si hubiera durado un poco más la estación hubiera intentado ligar con él. Bueno no tanto, pero nada más entrar me dijo que mi fone era bonito, pero no tanto como mis ojos y me tomó de las manos y yo como "muy bonito todo". Claro, estaba tan nerviosa que ni lo pensé, seguí intentando convencerlo de que tenía que ingresar (aunque casi me convence él a mí, porque usaba argumentos muy contundentes sobre por qué era mayor de edad y podía gastarse su dinero como quisiera). Total, esa me salió algo regular, porque con tanto hablar no tuve tiempo de decirle medicación ni nada y no sé si lo hice bien. Pero sé que desde ayer, me estoy preguntando si el chico este diría lo de mis ojos de verdad o era parte del acto y si no podría haber pedido su número en otras circunstancias... La vida está llena de oportunidades perdidas. Pero mi prioridad era no cagarla demasiado en el examen, así que otra vez será.

En fin, la cagué, a pesar de mis mejores esfuerzos, en muchas pequeñas cosas, como en la RCP que estaba tan estresada que se me olvidó poner la carga de las palas. Todo una locura. Menos mal que el actor de ahí era super majo y me colocó hasta las palas bien sobre el muñeco porque yo ni miré xD qué desastre. Bueno, se supone que no van a suspender y no me puedo quejar porque los profesores que me tocaron fueron bastante majos y los actores también en general. Aunque ayer no podía dormir porque no dejaba de pensar y repasar mentalmente todas mis cagadas.

Ahora queda otro, del que empezaré a preocuparme en cuanto acabe esta entrada y meriende y os contaré cómo me va con ese. Y hasta aquí todo lo que podía contar.

Mucha suerte a todos los que tengáis exámenes!