No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

jueves, 1 de junio de 2017

Adiós, Santiago, adiós.

Queridos lectores,

Siento haberos tenido tan tremendamenta abandonados. Hace más de una semana que empecé a escribir la entrada de despedida de la universidad porque era mi último día de prácticas y todo fue muy emotivo y muy bonito, el problema es que no la terminé y me sumí en el océano de nervios por los ECOES y, aquí estoy ahora, tras mi primera tanda en estos encantadores exámenes prácticos con los que el nuevo sistema de estudios nos regala.

Pero no nos liemos, esta es una historia que merece ser narrada con mimo y, no temáis, pues hoy ya me he dado a mí misma el día libre, a pesar de lo que esa pequeña voz en mi mente (también conocida como conciencia, que ha ido perdiendo fuerza con los años) me pueda decir.

Como os decía, hace unas dos semanas terminé mis prácticas en la universidad y, supongo que con ello, las clases y realmente podríamos decir que fue el final de esta tortuosa historia de amor que he tenido con la carrera de medicina, a la que cuando más he querido ha sido en el momento en el que tenía que abandonarla, para dejar mi puesto a nuevas mentes más jóvenes e idealistas, aunque claro que no es el final de mi relación con la medicina, solo de nuestro idilio protegidos entre las paredes de la universidad que nos vio conocernos, aprender el uno del otro, gritarnos, odiarnos, llorar (probablemente la Medicina no hizo nada de esto y fui solo yo, pero me siento mejor hablando en plural mayestático), mi continua aventura "extra-profesional" con la literatura, y poco a poco, a paso lento pero seguro, tras seis años de convivencia, llegamos a un entendimiento mutuo, cargado de afecto y apoyado por tantas personas (pacientes) que nos vieron crecer de polluelos ignorantes y asustados a... polluelos que saben ocultar mejor su miedo. Y así, llegamos a este maravilloso sexto año. Maravilloso porque no había época de exámenes, ni clases, ni seminarios... solo días de hospital, hablando con la gente y haciendo como que aprendía cosas o, con suerte, hasta aprendiéndolas de verdad. Con un par de trabajillos, un trabajo gordo y muchas tardes en la biblioteca igualmente para huir de las chinas.

Y, así es la vida, queridos lectores míos, seis años de carrera para mí, tres años de blog y quejas para vosotros y llegamos al final de la aventura universitaria. No es el final de la historia, ni mucho menos, pero sí el final de un importante capítulo. Dentro de poco tendré que cambiarle el título al blog.

En fin, que en mi último día, que fue algo apresurado, porque me dijeron que no hacía falta que fuera el último día a prácticas y no había previsto la despedida temprana, me paseé por los pasillos de la universidad para decirle adiós con el corazón, que con el alma no puedo. Y el resto de la canción. Sobre todo, fue especialmente emotiva mi despedida a Santiago, sí hombre, Santiago, ese hombre que ha estado esperándome a la puerta de la Facultad para recibirme con su más sincero rostro durante mis seis años de carrera, sin fallar ni un solo día, lloviera, tronara o fuera huelga. Todos y cada uno de los días, ahí estaba, en la puerta, para recibirme un nuevo día. No, no penséis que tengo un acosador del que no sabíais nada, Santiago no es otro que Santiago Ramón y Cajal, cuyo busto reina y preside en el centro del Hall de la Facultad y es una de las primeras cosas que ves en la entrada. Siempre me ha gustado Santiago, no solo porque podía confiar en él para que me recibiera cada día en clases y que fuera un gran médico-investigador. Mi relación con él se hizo más profunda el día en el que, en Historia de la Medicina, el profesor contó cómo él no quería estudiar medicina, sino que quería ser pintor y fotógrafo, le gustaba el dibujo, el arte, las imágenes, y eso lo ayudó, mezclando sus habilidades con lo que había estudiado para hacer los famosos dibujos de las neuronas y en sus investigaciones. Cada vez que pienso que hubiera sido mejor que estudiara algo de letras para escribir y me siento mal, porque no sé si estoy en el camino adecuado, pienso en él y me digo que quizás hay algo en mí, en la parte de mi ser que se va hacia las letras, que me puede ayudar a ser una gran médica.

Pero bueno, hablemos ya de los ECOES, antes de que mi conciencia gane y me tenga que ir a estudiar. Ayer fue el de medicina, cirugía y psiquiatría. Los ECOES son exámenes prácticos en los que hay actores que hacen de pacientes y tienes que hacerles la anamnesis, dar un diagnóstico, pedirle pruebas y todo eso. Estaba tan nerviosa que al principio, con el primer actor que hacía de paciente, me estaba trabando y no sabía si me saltaba cosas de la anamnesis porque no sabía muy bien cómo iba a ir la cosa. Luego en la siguiente estación no sabía si el médico hacía de examinador, de paciente o de familiar y me lié yo sola...pero bueno, más o menos fue saliendo bien. En el de psiquiatría había un paciente con Manía y la cosa es que si hubiera durado un poco más la estación hubiera intentado ligar con él. Bueno no tanto, pero nada más entrar me dijo que mi fone era bonito, pero no tanto como mis ojos y me tomó de las manos y yo como "muy bonito todo". Claro, estaba tan nerviosa que ni lo pensé, seguí intentando convencerlo de que tenía que ingresar (aunque casi me convence él a mí, porque usaba argumentos muy contundentes sobre por qué era mayor de edad y podía gastarse su dinero como quisiera). Total, esa me salió algo regular, porque con tanto hablar no tuve tiempo de decirle medicación ni nada y no sé si lo hice bien. Pero sé que desde ayer, me estoy preguntando si el chico este diría lo de mis ojos de verdad o era parte del acto y si no podría haber pedido su número en otras circunstancias... La vida está llena de oportunidades perdidas. Pero mi prioridad era no cagarla demasiado en el examen, así que otra vez será.

En fin, la cagué, a pesar de mis mejores esfuerzos, en muchas pequeñas cosas, como en la RCP que estaba tan estresada que se me olvidó poner la carga de las palas. Todo una locura. Menos mal que el actor de ahí era super majo y me colocó hasta las palas bien sobre el muñeco porque yo ni miré xD qué desastre. Bueno, se supone que no van a suspender y no me puedo quejar porque los profesores que me tocaron fueron bastante majos y los actores también en general. Aunque ayer no podía dormir porque no dejaba de pensar y repasar mentalmente todas mis cagadas.

Ahora queda otro, del que empezaré a preocuparme en cuanto acabe esta entrada y meriende y os contaré cómo me va con ese. Y hasta aquí todo lo que podía contar.

Mucha suerte a todos los que tengáis exámenes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario