No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

lunes, 19 de junio de 2017

El bajón del calendario

Queridos lectores, 

Se acerca el invierno... O, en otras palabras menos dramáticas (o quizás más, según quién opine), el final de mis pequeñas vacaciones. 

Como sabéis, hace apenas una semana hice mi último examen de la carrera. Sigo sin saber la nota, la verdad, ni me preocupa porque son vacaciones. Había vivido en una pequeña y hermosa nube desde el pasado martes, cocinando, viendo series, bailando, leyendo y con unos días en la playa, hasta hoy. El fatídico sonido que anunciaba la llegada de un mail no podría haberme preparado para la funesta noticia que iba a recibir. Y no importaba cuánto hubiera previsto aquel mensaje, ni que hubiera sabido desde el principio que este día llegaría. Mis temores y más oscuras pesadillas se volvieron tangibles en el momento en el que abrí dicho e-mail y me encontré con el calendario y horario de la Cacademia para este verano. 

Y, en aquel preciso instante, en ese fugaz momento en el que mis ojos se encontraron con las coloridas guías de la academia, toda la energía y felicidad que podía haber sentido durante estos breves días de vacaciones se esfumó, probablemente se fugó con las mejores y más inteligentes partes de mí misma, que sabían lo que les esperaba, a algún recóndito y tranquilo lugar del mundo. O me las dejé el domingo cuando volví de la playa, sabía que me dejaba algo, siempre me dejo algo...

En fin, como os iba diciendo en este, mi tono de narradora drama-queen, me han enviado el calendario de la academia que te detalla que asignatura tienes que estudiar y los temas, y las clases, Uff. Sé que es absurdo porque sabía la fecha en la que tendría que empezar a estudiar desde hace meses. Sabía que me iba a pasar todo el verano estudiando desde quinto de carrera. Pensaba que ya estaba mentalmente preparada y que podía hacerlo, pero estaba equivocada. Ni estaba preparada ni lo voy a estar. Que poco ánimo tengo. 

Por si fuera poco, he hecho galletas para intentar animarme y se me han pegado. Maldita sea xD

Como le he dicho a una amiga, ojalá pudiera mandar el calendario a la porra, pero a estas alturas es algo tarde para echarse atrás. ¿Y siendo mi vida como ha sido, qué es un año más estudiando? Nada, la verdad es que estaré en mi salsa. Creo que más que el tema de estudiar es lo de que me controlen tanto lo que no me gusta. Pero qué le vamos a hacer.

Sé que soy muy breve hoy, pero solo quería compartir con vosotros este día tan aciago y ahora voy a ver si puedo hacer otras galletas para resarcirme de las quemadas de esta tarde. 

¡Ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario