No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

lunes, 31 de julio de 2017

Curar sin secuelas

Hola mis queridos lectores, 

Sí, he vuelto a cambiar la apariencia del blog. Me gusta la hierba, pero no me convencía del todo, demasiado verde fosforito que, por otro lado, me recordaba a mi color de subrayador favorito. Así tenemos libros, yuju, libros en honor al que he publicado, al que tengo que corregir pero se me hace eterno; al que quiero escribir pero me falta tiempo; y a los que quiero leer a escondidas. Y, por supuesto, en honor a los que me tengo que estudiar. 

Hace tiempo que no escribo por aquí, y es que ya sabéis que básicamente tengo una hora libre al día y no me da tiempo a hacer todo lo que me gustaría. Es verdad que muchas noches de estas, sea por el calor, el ruido de la calle o vete a saber el qué, me está atizando con fuerza el insomnio y hay días en los que pareciera que Sabina cantaba solo para mí porque "me dieron las diez y las once, las doce, la una, las dos y las tres..." y dejo de mirar el reloj porque sé que cuanto más lo miro, menos probabilidades hay de que me duerma. Es como una regla proporcional. Así que aprovecho para dormir o para soñar despierta disfrutando de mi cómoda cama e intentando no pensar en lo mucho que querré matar a alguien cuando mi despertador suene por la mañana y tenga que ponerme a estudiar. Aunque podría escribiros a esas horas, pero cuando uno está falto de sueño a veces es tan peligroso escribir como cuando va sobrado de bebida (no que yo lo sepa, que en toda mi inocencia y santidad no me he emborrachado nunca, pero eso me han dicho las malas lenguas...)

Como iba diciendo, hay poco tiempo libre, pero la verdad es que no me molesta tanto como hubiera predicho, sobre todo viendo que casi entré en depresión cuando nos mandaron el horario de la academia y vi que se acercaba el momento. No, la verdad es que estar de 8 a 10 horas estudiando cada día no me molesta demasiado, casi me entretiene. Y mis ratos de enfado van más dirigidos a cuando llego a esas pocas horas del día y no puedo hacer lo que quiero porque mis padres están, como es una costumbre muy paternal, listos para tocar las narices. No pasa tampoco tan a menudo, no creáis, pero sí que me trastocan porque me dicen de hacer cosas que no estaban en mi lista de opciones o no me dejan el coche o cosas por el estilo. En fin, no importa. 

El caso es que estudiar en sí no me está matando y puede que sea por la fuerza de la costumbre. Pero a ratos también me entran las dudas y pensaré ¿que no estoy demasiado tranquila? ¿Y si estoy estudiando mal o poco o no lo suficiente? Y me entra todo el agobio y entonces es el acabose. Aaaah ¡muerte y destrucción! Mis neuronas se dedican a correr despavoridas por mi mente con las manos sobre la cabeza gritando como si no hubiera un mañana y todas las luces de alarma encendidas. O si no es el agobio porque me va a salir fatal y no voy a sacar plaza, es el agobio por lo mucho que voy a engordar porque en esa hora libre si mis padres me empiezan a marear no me da tiempo ni a hacer algo de ejercicio, o si hago ejercicio no escribo y estoy en una encrucijada. El MIR como tantas otras cosas en la vida, será una patología que dará su comorbilidad asociada (a saber un aumento de brotes psicótico y del riesgo cardiovascular por pasar más de seis horas sentados) que, llegado el día, curará, si será con o sin secuelas, ya depende de nosotros, y por ahora yo me veo con un hermoso panículo adiposo como regalo por estos estupendos Juegos Del Estudio, en el que solo falta que en clase nos empiecen a disparar con flechas para poder sentirme toda una heroína superviviente de mi tiempo. 

Ah pero no toméis mi pobre intento narrativo de mis peripecias en el MIR por negativismo, qué va, solo a ratos y no usaré ese rato para escribiros, lo usaré para contenerme en no tirar los libros por la ventana y fugarme a las Vegas. Además hoy es mi día libre, ni siquiera tendría que estar hablando del MIR pero tengo poco más que contaros si no hablo de eso. Qué sad todo, lo sé, lo sé. 

También me he terminado un libro buenísimo, El laberinto de los Espíritus de Carlos Ruiz Zafón. Es el último de una saga de cuatro libros, independientes pero conectados. Y hay varias cosas que me enfadan de este hecho: 1) que voy a tener que rectificar con mi hermano de cuando le dije que las sagas son o deberían ser siempre números impares y que pueden ser tres o cinco o siete, tal vez es admisible dos, pero que cuatro no era un número para una saga. 2) Que es un libro buenísimo como os decía, pero tardó tanto tiempo en sacarlo desde los anteriores que he olvidado muchas cosas y ahora siento que debería releerlos todos para poder sacarle de verdad todo el sabor a la historia, en realidad, tendría que haberlos leído primero los anteriores. Aunque lo que más me mata siempre que leo a este autor es lo bien que escribe y mi alma de autora lo envidia tanto y al mismo tiempo lo admira tanto que no sé ni como expresarlo. 

Además hay muchos personajes escritores que se dedican de lleno a la literatura a pesar de ser una amante caprichosa y, cuando lo dicen así, me hacen sentirme mal por no dedicarme solo a la literatura. Eso es algo que me pasa cuando me rodeo de literatos, como si haber estudiado medicina me restara valor en el tema de los libros porque no he perseguido a las letras como a una estrella fugaz. Y, bueno, podéis dadme vuestras opiniones, pero desde que me propuse trabajar en mi autoestima para convertirme en alguien con cierta confianza en su persona (empresa ardua y en la que empiezo a trabajar) he decido que en vez de sentirme mal por no dedicarme solo a la literatura, debería sentirme, no mejor, pero sí bien conmigo misma, especial, por tener dos mundos entre los que poder moverme. Es cierto que a veces es algo locura porque no terminas de encajar en ninguno o porque el tiempo es más finito que mis obligaciones y quehaceres y no siempre se pueden coordinar bien. Pero tengo menos posibilidades de aburrirme si puedo pasearme entre las Letras y las Ciencias como uno de aquellos antiguos Humanistas que podían ponerle nombre a un hueso y escribir una novela, ser abogados, filósofos y teólogos sin que fuera nada extraño. Es una lástima que el mundo se haya especializado tanto. 

Así que, como decía, no voy a sentirme mal por no ser escritora las 24 horas del día porque estoy orgullosa también, aunque a veces me pese o me sature o me asuste lo que no está escrito, de ser médica y poder dedicar mi vida a ayudar a los demás de una forma más o menos directa, dándoles desde apoyo a tratamientos, además de ponerle voz a mis personajes y contar las historias que descubra y se me presenten en este loco mundo en el que vivimos. 

También he aprendido algo para ser escritora y es que hay que tener mucha paciencia y no lanzarse a escribir sin pensar o a no pensar en lo ya escrito y solo seguir hacia delante. Más que me pese, y creedme que me pesa, apenas llevo dos capítulos de mi nueva novela por lo del MIR y aún así he decidido que tengo que empezar de cero porque no estoy logrando transmitir lo que quería, no es el camino que necesita esta historia para ser contada. 

Hay días en los que me levanto con una gran sensación y esa intención de estudiar a fondo y mejorar, de superarme. Luego me tomo el café, me pongo delante de los manuales y el intento se pierde, no en la ausencia de ganas o intención, sino en la capacidad de mis neuronas sobrecargadas. 

En fin, mis queridos lectores, no me cabe duda de que, con tiempo y paciencia, se puede lograr casi de todo. Y de que el MIR llegará y pasará y dentro de unos cuantos años, cuando estemos luchando por la vida de personas reales y no solo de casos clínicos en papel, todo esto nos parecerá casi una quimera y un tiempo, quizás no dorado, pero sí más fácil al que desearíamos volver, o al menos no nos parecerá esa gran montaña en la que se convierten los retos que uno solo ve cuando la está subiendo. Mi pronóstico, pues, es que el MIR curará con las secuelas necesarias, con suerte sin ninguna, y todo será menester de volver a la configuración inicial y seguir con el tratamiento de esta vida a base de paciencia, confianza (y no diré polvo de hadas por si alguien piensa que hago referencias a productos ilícitos xD)

Ánimo y buena suerte. 

martes, 11 de julio de 2017

¿A cuánta gente he ayudado hoy?

Queridos lectores, 

Uff, lo sé, cuánto tiempo sin escribiros. No creáis que no me acuerdo de vosotros, pero es que cuando tienes que estudiar de 8 a 10 horas al día hay un número limitado de cosas que te da tiempo a hacer en tus ratos libres, esa es la verdad. Y, teniendo en cuenta que me paso la mayor parte del día sentada en mi casa, una de las tareas prioritarias que ocupan mi tiempo libre es hacer algo de ejercicio. Aunque solo sea para poder comer con menos culpabilidad al día siguiente. Porque soy una de esas personas que come mucho cuanto está estudiando. Culpo al aburrimiento la verdad. Es que es tan fácil poner la excusa del hambre para bajar a la cocina a por un tentempié y descansar unos minutillos y vaguear algo más. 

¿Y qué  os puedo contar sobre mi preparación para el MIR tras estas semanas familiarizándome más con el estudio en verano? Pues como ya os adelanté en mi anterior entrada justamente lo de estudiar no me molesta, la verdad es que me ayuda a ocupar un tiempo que no sabría utilizar de otra manera. Lo sé, qué sad ;.;. Una cosa que me gusta de estudiar es que hace que todo lo que no sea estudiar me guste mucho más. Un ejemplo: cuando tenía días libres y pensaba en ponerme a leer y estaba ya bastante rato leyendo, llegaba un punto en el que me aburría un poco y pensaba si no se me ocurriría otra cosa que hacer; pero, ahora que tendría que estar estudiando, ponerme a leer se convierte en algo mucho más interesante y tentador. Y no debería sentirme orgullosa de esto, lo sé, y no lo estoy, lo prometo, me daría de golpes contra la pared si no necesitara mi cerebro en las mejores condiciones posibles. Porque no tendría que leer mientras estudio, no tendría que leer "y punto". Uno pensaría que con las ganas que tengo de irme de mi casa, independizarme de mis padres, irme a vivir por mi cuenta, tal vez con mi hermano que empezará la universidad pero eso está bien porque tenemos buena relación y se me hará más ameno que vivir sola (al menos podré cocinar y que alguien se lo coma, porque si no engordaré un montón). En fin, que cualquiera pensaría que tengo motivación de sobra para estudiar como si no fuera un mañana. Y así es. Pero es que...me aburro taaaaanto. Oh madre del amor hermoso, como me aburro si no leo. Y los libros son tan bonitos. Estoy tan enganchada a las historias de amor que no puedo ni daros una cifra de la de fics que podría leerme en un día si me pongo a ello xD. 

Así que, mientras estudio, me parece una buena idea y algo muy merecido, el ponerme a leer un poquito como descanso para relajar la mente. Pero entonces me engancho y "un par de páginas" se convierten en "un capítulo más" y luego en "media hora más" y "aún tengo tiempo". Y, cuando me doy cuenta, voy de culo y me tengo que apresurar. Arg ¿por qué me gustará tanto leer? ¿Por qué? Porque no es como si pudiera deshacerme de la tentación, ¡mi cuarto está lleno de libros! Y la única posibilidad de ir a estudiar a un sitio tranquilo que no sea mi cuarto es ir a la Biblioteca de mi pueblo que, sorpresa, sorpresa, está llena de libros. Vida cruel, como sufres con mi desdicha. Total que cuando termina el periodo de estudio me quedo sintiéndome tremendamente culpable y me veo repitiendo el MIR por no haber sacado plaza, y me digo firmemente que el día siguiente estudiaré con una dedicación que rallará la locura y la obsesión. Pero luego me pongo a leer desayunando y ya estoy perdida...

Es trágico. 

El lado bueno es que los dos libros que he terminado estos días han sido bastante bonitos. El de intriga ha tenido un final bueno y el que estaba escrito por una psiquiatra, aunque al final de su trayecto se metió en temas de espiritismo y cosas que no sé muy bien cómo interpretar, me dejó un mensaje muy bonito con el que me guío ahora cada día. Que al final de la vida o, sin ser tan dramáticos, al final del día, la pregunta más importante es ¿a cuánta gente has ayudado? ¿a cuántos has amado? ¿cuánto amor has dado y recibido? Y me gusta. Vale que no ayudo a alguien cada día, sobre todo no estando en el hospital y estando en este estado de clausura, pero cuando tengo momentos de bajón en los que me digo que ya tengo 24 años y no voy a hacer nada con mi vida (porque no importa que acabe de terminar la carrera más larga y complicada que existía seguramente o que haya publicado un libro que ha gustado a los lectores que se han aventurado a leerlo, sigo teniendo esos momentos casi diariamente), me digo que he hecho algo: he ayudado a mis pacientes. Y me acuerdo de una señora que se llamaba Flora a la que iban a operar de un glaucoma y, en oftalmo las operaciones se hacen con el paciente despierto, y yo estuve hablando con ella de su nieto para que se relajara y me dijo que era "un ángel" (tal vez influida por la anestesia que la dejó drogui, pero qué más da); me acuerdo de Remedios, a la que aferré de la mano y dejé que me apretara mientras le clavaban una aguja para meterle una vía por la arteria y después me dio las gracias y me dijo que la había hecho sentir como si su hija (que estaba estudiando en el extranjero y no había podido ir a verla) hubiera estado con ella; me acuerdo de una mujer a la que acababan de diagnosticarle artritis reumatoide siendo relativamente joven y, literalmente, lloró en mi hombro porque el tratamiento le impedía seguir con sus planes de intentar ser madre; o de la mujer de un paciente oncológico que me abrazó cuando fui a darle el pésame porque había pasado a saludarlos todos los días que roté por onco aunque no me tocaran ellos, me gustaba pasarme a saludar a todos. 

Y bueno, podría seguir con la lista, aunque no he hecho nada maravilloso, no he salvado vidas, no he sacado a alguien de un paro cardíaco con una RCP, ni he operado yo sola a nadie, claro está. Pero me gusta pensar que no es necesario ser tan drástico, que no es necesario salvar una vida para mejorar una vida, a veces el mero hecho de sentirse escuchado o comprendido puede ayudar mucho a una persona. Así que os invito a que no dejéis de haceros esa pregunta

También tengo muchas luchas internas, precisamente por esto, sobre qué especialidad debería elegir (en el optimista supuesto de que me ponga a estudiar en serio y saque un número que me permita elegir): psiquiatría o pediatría. Son mis dos grandes dudas. Porque pienso que es importante hacer algo en lo que pueda estar contenta y pasarlo "bien", en el sentido de estar feliz con mi trabajo, y, sin duda, me divierto más cuando estoy con niños que cuando estoy con pacientes psiquiátricos. Pero también creo que tenemos, cada persona y quizás sobre todo en medicina, la responsabilidad de no hacer solo aquello que nos gusta, sino también aquello en lo que mejor podemos ser. Quiero decir, si tú tienes cualidades para ser un buen, no sé yo, cardiólogo porque tienes un oído finísimo para los soplos, pero se te da fatal hablar con personas deprimidas, por interesante que te parezca la psiquiatría, ¿no es más responsable para con tus pacientes que uses tus mejores habilidades en su mejor interés? No lo sé, es lo que pienso. Porque yo creo que se me da bien la psiquiatría, sea de escribir o de leer o de que va conmigo mejor, identifico las patologías psiquiátricas con una facilidad relativa que no tengo para las cuestiones más "médicas", también creo que se me da bien hablar con gente que tiene problemas psiquiátricos, por experiencia; y que, no sé si será por mi cara de niña buena o qué, pero muchas veces es fácil para la gente crear un vínculo conmigo y contarme cosas, sobre todo con niños, es verdad. Se me dan bien los niños, también, al menos eso creo yo, pero el problema es que no sé si se me da tan bien las cuestiones más clínicas. ¿Y si no sé identificar un shock o una sepsis? Sí, estos pensamientos me ocupan. También es verdad que la psiquiatría me gusta más como conocimiento en general, a la hora de hacer trabajos e investigaciones, me parece que la mente humana es interesante. 

Pero bueno, hablaremos de eso más adelante, por ahora creo que me iré a leer y volveré a prometerme a mí misma que mañana estudiaré a tope. Esperemos que lo cumpla. Deseadme suerte ;)