No tiene que ser de noche para alcanzar las estrellas, están siempre ahí, esperando ser tocadas.

martes, 11 de julio de 2017

¿A cuánta gente he ayudado hoy?

Queridos lectores, 

Uff, lo sé, cuánto tiempo sin escribiros. No creáis que no me acuerdo de vosotros, pero es que cuando tienes que estudiar de 8 a 10 horas al día hay un número limitado de cosas que te da tiempo a hacer en tus ratos libres, esa es la verdad. Y, teniendo en cuenta que me paso la mayor parte del día sentada en mi casa, una de las tareas prioritarias que ocupan mi tiempo libre es hacer algo de ejercicio. Aunque solo sea para poder comer con menos culpabilidad al día siguiente. Porque soy una de esas personas que come mucho cuanto está estudiando. Culpo al aburrimiento la verdad. Es que es tan fácil poner la excusa del hambre para bajar a la cocina a por un tentempié y descansar unos minutillos y vaguear algo más. 

¿Y qué  os puedo contar sobre mi preparación para el MIR tras estas semanas familiarizándome más con el estudio en verano? Pues como ya os adelanté en mi anterior entrada justamente lo de estudiar no me molesta, la verdad es que me ayuda a ocupar un tiempo que no sabría utilizar de otra manera. Lo sé, qué sad ;.;. Una cosa que me gusta de estudiar es que hace que todo lo que no sea estudiar me guste mucho más. Un ejemplo: cuando tenía días libres y pensaba en ponerme a leer y estaba ya bastante rato leyendo, llegaba un punto en el que me aburría un poco y pensaba si no se me ocurriría otra cosa que hacer; pero, ahora que tendría que estar estudiando, ponerme a leer se convierte en algo mucho más interesante y tentador. Y no debería sentirme orgullosa de esto, lo sé, y no lo estoy, lo prometo, me daría de golpes contra la pared si no necesitara mi cerebro en las mejores condiciones posibles. Porque no tendría que leer mientras estudio, no tendría que leer "y punto". Uno pensaría que con las ganas que tengo de irme de mi casa, independizarme de mis padres, irme a vivir por mi cuenta, tal vez con mi hermano que empezará la universidad pero eso está bien porque tenemos buena relación y se me hará más ameno que vivir sola (al menos podré cocinar y que alguien se lo coma, porque si no engordaré un montón). En fin, que cualquiera pensaría que tengo motivación de sobra para estudiar como si no fuera un mañana. Y así es. Pero es que...me aburro taaaaanto. Oh madre del amor hermoso, como me aburro si no leo. Y los libros son tan bonitos. Estoy tan enganchada a las historias de amor que no puedo ni daros una cifra de la de fics que podría leerme en un día si me pongo a ello xD. 

Así que, mientras estudio, me parece una buena idea y algo muy merecido, el ponerme a leer un poquito como descanso para relajar la mente. Pero entonces me engancho y "un par de páginas" se convierten en "un capítulo más" y luego en "media hora más" y "aún tengo tiempo". Y, cuando me doy cuenta, voy de culo y me tengo que apresurar. Arg ¿por qué me gustará tanto leer? ¿Por qué? Porque no es como si pudiera deshacerme de la tentación, ¡mi cuarto está lleno de libros! Y la única posibilidad de ir a estudiar a un sitio tranquilo que no sea mi cuarto es ir a la Biblioteca de mi pueblo que, sorpresa, sorpresa, está llena de libros. Vida cruel, como sufres con mi desdicha. Total que cuando termina el periodo de estudio me quedo sintiéndome tremendamente culpable y me veo repitiendo el MIR por no haber sacado plaza, y me digo firmemente que el día siguiente estudiaré con una dedicación que rallará la locura y la obsesión. Pero luego me pongo a leer desayunando y ya estoy perdida...

Es trágico. 

El lado bueno es que los dos libros que he terminado estos días han sido bastante bonitos. El de intriga ha tenido un final bueno y el que estaba escrito por una psiquiatra, aunque al final de su trayecto se metió en temas de espiritismo y cosas que no sé muy bien cómo interpretar, me dejó un mensaje muy bonito con el que me guío ahora cada día. Que al final de la vida o, sin ser tan dramáticos, al final del día, la pregunta más importante es ¿a cuánta gente has ayudado? ¿a cuántos has amado? ¿cuánto amor has dado y recibido? Y me gusta. Vale que no ayudo a alguien cada día, sobre todo no estando en el hospital y estando en este estado de clausura, pero cuando tengo momentos de bajón en los que me digo que ya tengo 24 años y no voy a hacer nada con mi vida (porque no importa que acabe de terminar la carrera más larga y complicada que existía seguramente o que haya publicado un libro que ha gustado a los lectores que se han aventurado a leerlo, sigo teniendo esos momentos casi diariamente), me digo que he hecho algo: he ayudado a mis pacientes. Y me acuerdo de una señora que se llamaba Flora a la que iban a operar de un glaucoma y, en oftalmo las operaciones se hacen con el paciente despierto, y yo estuve hablando con ella de su nieto para que se relajara y me dijo que era "un ángel" (tal vez influida por la anestesia que la dejó drogui, pero qué más da); me acuerdo de Remedios, a la que aferré de la mano y dejé que me apretara mientras le clavaban una aguja para meterle una vía por la arteria y después me dio las gracias y me dijo que la había hecho sentir como si su hija (que estaba estudiando en el extranjero y no había podido ir a verla) hubiera estado con ella; me acuerdo de una mujer a la que acababan de diagnosticarle artritis reumatoide siendo relativamente joven y, literalmente, lloró en mi hombro porque el tratamiento le impedía seguir con sus planes de intentar ser madre; o de la mujer de un paciente oncológico que me abrazó cuando fui a darle el pésame porque había pasado a saludarlos todos los días que roté por onco aunque no me tocaran ellos, me gustaba pasarme a saludar a todos. 

Y bueno, podría seguir con la lista, aunque no he hecho nada maravilloso, no he salvado vidas, no he sacado a alguien de un paro cardíaco con una RCP, ni he operado yo sola a nadie, claro está. Pero me gusta pensar que no es necesario ser tan drástico, que no es necesario salvar una vida para mejorar una vida, a veces el mero hecho de sentirse escuchado o comprendido puede ayudar mucho a una persona. Así que os invito a que no dejéis de haceros esa pregunta

También tengo muchas luchas internas, precisamente por esto, sobre qué especialidad debería elegir (en el optimista supuesto de que me ponga a estudiar en serio y saque un número que me permita elegir): psiquiatría o pediatría. Son mis dos grandes dudas. Porque pienso que es importante hacer algo en lo que pueda estar contenta y pasarlo "bien", en el sentido de estar feliz con mi trabajo, y, sin duda, me divierto más cuando estoy con niños que cuando estoy con pacientes psiquiátricos. Pero también creo que tenemos, cada persona y quizás sobre todo en medicina, la responsabilidad de no hacer solo aquello que nos gusta, sino también aquello en lo que mejor podemos ser. Quiero decir, si tú tienes cualidades para ser un buen, no sé yo, cardiólogo porque tienes un oído finísimo para los soplos, pero se te da fatal hablar con personas deprimidas, por interesante que te parezca la psiquiatría, ¿no es más responsable para con tus pacientes que uses tus mejores habilidades en su mejor interés? No lo sé, es lo que pienso. Porque yo creo que se me da bien la psiquiatría, sea de escribir o de leer o de que va conmigo mejor, identifico las patologías psiquiátricas con una facilidad relativa que no tengo para las cuestiones más "médicas", también creo que se me da bien hablar con gente que tiene problemas psiquiátricos, por experiencia; y que, no sé si será por mi cara de niña buena o qué, pero muchas veces es fácil para la gente crear un vínculo conmigo y contarme cosas, sobre todo con niños, es verdad. Se me dan bien los niños, también, al menos eso creo yo, pero el problema es que no sé si se me da tan bien las cuestiones más clínicas. ¿Y si no sé identificar un shock o una sepsis? Sí, estos pensamientos me ocupan. También es verdad que la psiquiatría me gusta más como conocimiento en general, a la hora de hacer trabajos e investigaciones, me parece que la mente humana es interesante. 

Pero bueno, hablaremos de eso más adelante, por ahora creo que me iré a leer y volveré a prometerme a mí misma que mañana estudiaré a tope. Esperemos que lo cumpla. Deseadme suerte ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario